Financial TimesExclusivo Members

Preocupación en EE.UU: crece la deuda de las tarjetas de crédito

La morosidad y las tasas están en un momento récord. Los republicanos están aprovechando el tema para mostrar cómo las políticas del presidente norteamericano han desencadenado lo que llaman una crisis del costo de vida.

En esta noticia

Los consumidores estadounidenses pagaron el año pasado casi un 50% más en gastos de tarjetas de crédito que en 2020, el año anterior a que Joe Biden asumiera la presidencia, lo que supuso una presión sobre los presupuestos familiares y avivó un tema electoral sobre lo que los republicanos dicen que es una crisis del costo de vida.

Los intereses y comisiones de las tarjetas de crédito aumentaron en u$s 51.000 millones en ese periodo, hasta u$s 157.000 millones, según los datos facilitados por los bancos estadounidenses a la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC, por sus siglas en inglés).

Según datos de Moody's Analytics, la morosidad de las tarjetas de crédito también se encuentra en su nivel más alto en casi 13 años, a pesar de que los bancos han registrado beneficios récord con los préstamos de tarjetas de crédito.

Elecciones EE.UU: los votantes no confían en Biden, a pesar de que la economía está en uno de sus mejores momentos

El aumento de los costos de las tarjetas de crédito se produjo luego de que la Reserva Federal de Estados Unidos elevara las tasas de interés a su nivel más alto en 23 años, pero los bancos han aumentado aún más las tasas de préstamos a los consumidores. No se espera que el banco central, que se reúne este miércoles, empiece a bajar las tasas hasta el verano boreal.

Los republicanos están usando la deuda de las tarjetas de crédito como ejemplo de cómo las políticas económicas de Biden han desencadenado lo que consideran una crisis del costo de vida para los estadounidenses de bajos ingresos, mientras que su administración ha tratado de demostrar que está tomando medidas drásticas contra las compañías de tarjetas de crédito que cobran comisiones excesivas.

La preocupación por la deuda se produce en medio de encuestas que muestran que los estadounidenses siguen pesimistas sobre la economía de Biden, a pesar del auge de la Bolsa, el saludable crecimiento del PBI y el bajo desempleo, lo que supone una gran amenaza para su candidatura a la reelección este año.

La mitad de los estadounidenses se sienten peor que hace cuatro años, con Donald Trump, y valoran los resultados económicos del expresidente muy por encima de los de Biden.

Los saldos de las tarjetas de crédito están en máximos históricos

Los votantes están estresados por la deuda de las tarjetas de crédito: el 28% la citó como una de sus mayores fuentes de estrés financiero en una encuesta para el Financial Times y Michigan Ross realizada a principios de este mes.

No están tan estresados como por la inflación, fuente de preocupación para el 80% de ellos. Pero, a diferencia de la inflación, el número de votantes preocupados por las tarjetas de crédito ha ido en aumento, incluso cuando la administración Biden ha introducido normas para recortar en unas tres cuartas partes el límite de las comisiones por demora.

Semana clave para la Fed: los pronósticos de los economistas sobre qué va a pasar con las tasas

Los estadounidenses han acumulado miles de millones de dólares de deuda en tarjetas de crédito en los últimos tres años. En su informe sobre el último trimestre de 2023, la Fed de Nueva York señaló que la deuda por tarjetas de crédito alcanzó la cifra récord de u$s 1,13 billón, creciendo a uno de los ritmos más rápidos en más de 20 años, aunque en términos reales se mantiene por debajo de los niveles de la crisis financiera. Los ingresos también han aumentado en ese periodo, haciendo más accesible el pago de los saldos más altos de las tarjetas de crédito.

Aun así, los analistas afirman que el aumento de la deuda de las tarjetas de crédito es señal de que un número creciente de consumidores tiene dificultades para hacer frente a sus gastos, dado el incremento de los precios de todo tipo de productos, desde los alimentos hasta los pasajes de avión, en los dos últimos años.

"El nivel de endeudamiento ha estado aumentando mucho, y los préstamos de tarjetas de crédito llevan las tasas más altas de la mayoría de las deudas de consumo", dijo Robert Sockin, economista global de Citi. "Realmente es una señal de que las familias de menores ingresos en EE.UU. enfrentan a una tensión financiera adicional".

La morosidad más alta en una década 

 La morosidad de las tarjetas de crédito ha alcanzado sus niveles más altos desde abril de 2011, superando a la de los préstamos prendarios, según datos de Moody's.

Con un 4%, las tasas de morosidad siguen estando muy por debajo del récord del 7,1% registrado en el peor momento de la crisis financiera, gracias en parte al aumento de los ingresos y a las prósperas cifras de empleo en EE.UU.

Aun así, tanto la distribución de la deuda de las tarjetas de crédito como la capacidad para devolver los préstamos varían enormemente entre los distintos grupos.

Trump necesita u$s 454 millones: por qué nadie se los quiere prestar

Un estudio realizado por la Fed en 2023 reveló que, si bien la posesión de tarjetas de crédito era menor entre los que menos ganaban, los que tenían una tarjeta eran más propensos a mantener un saldo.

Los adultos negros e hispanos tenían más del doble de probabilidades de tener saldo que los asiáticos. Los adultos mayores de 60 años eran el grupo más numeroso de titulares de tarjetas de crédito, pero los que tenían entre 45 y 59 años eran los más propensos a refinanciar la deuda.

Un análisis de la Fed de Nueva York realizado en noviembre mostró que el aumento de la morosidad está impulsado de forma desproporcionada por los millennials, especialmente los que ya tienen préstamos prendarios o para estudios, o los que tienen saldos más elevados en sus tarjetas de crédito.

El impacto de la suba de tasas

Las tasas de interés de las tarjetas de crédito estadounidenses han subido al mismo tiempo que los saldos, lo que ha aumentado la presión sobre los deudores. Las tasas anuales alcanzaron un récord del 22,8% a finales de 2023, según datos de Bloomberg, superando los máximos anteriores establecidos en la década de 1980.

La culpa no la tiene sólo la suba de las tasas básicas: las compañías de tarjetas de crédito han aumentado el margen que agregan hasta un récord, según descubrió el mes pasado la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB).

Aunque los bancos aún no enfrentan mayores pérdidas, el aumento de las tasas de morosidad podría apuntar a un incremento de los incumplimientos en el futuro. Los bancos también se enfrentan a normas que encarecerán la oferta de líneas de crédito -incluso si los clientes no las utilizan-, aunque estas normas aún no han entrado en vigencia y se espera que se suavicen.

Los bancos con beneficios récord

El cocktail de suba de las tasas de interés y de los saldos ha contribuido a que los bancos tengan ganancias récord.

Se calcula que el año pasado obtuvieron u$s 92.000 millones en beneficios por los préstamos con tarjetas de crédito, una vez tenidos en cuenta los costos de financiación y las pérdidas por préstamos, según cálculos del FT basados en datos de la FDIC -más del doble de los u$s 45.000 millones estimados hace una década, y muy por encima del periodo anterior a la crisis financiera.

La concesión de tarjetas de crédito es un negocio concentrado: aproximadamente la mitad de los préstamos son concedidos por cuatro grandes bancos, encabezados por JPMorgan Chase.

Según un estudio publicado el mes pasado por la CFPB, las tasas de interés suelen ser más altas que las de las tarjetas emitidas por bancos más pequeños.

Aun así, los analistas afirman que la carga de la deuda de las tarjetas de crédito afecta a un subconjunto relativamente pequeño de la población estadounidense y no puede explicar por qué los estadounidenses se sienten deprimidos en una economía en la que los salarios suben y el desempleo está cerca de mínimos históricos.

"Las tarjetas de crédito no son el problema", afirma Mark Zandi, responsable de Moody's Analytics, sobre la economía en general. "Es una pequeña parte de EE.UU. la que tiene un gran problema".

Temas relacionados
Más noticias de tarjetas de crédito

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.