La FED, con la guardia en alto por las criptomonedas y el cambio climático

Los candidatos de Joe Biden son idóneos para lidiar con un mundo de cambiante riesgo financiero. Foco en el sistema bancario en la sombra, el cambio climático, las criptomonedas y la ciberseguridad

El presidente Joe Biden ha nombrado a tres candidatos inteligentes y diversos para cubrir las vacantes en la Junta de Gobernadores de la Reserva Federal. Como era de esperar, los republicanos ya se están quejando de sus puntos de vista, en particular los de Sarah Bloom Raskin, la candidata a vicepresidenta de supervisión, quien ha expresado su preocupación por los efectos del cambio climático en la estabilidad financiera y ha mostrado interés por los riesgos que plantea el sistema bancario en la sombra, las criptomonedas y la ciberseguridad. Los conservadores dicen que su nombramiento "politizaría la supervisión bancaria".

Los argumentos son cínicos y erróneos. Para empezar, la noción de "politización" de la Reserva Federal ignora el hecho de que desde hace varias décadas es cada vez más política, en el sentido de que los banqueros centrales se han convertido, por elección y por obligación, en los principales actores económicos del país.

Desde Alan Greenspan en adelante, la Reserva Federal ha utilizado con éxito las tasas de interés bajas para reforzar los precios de los activos y alargar el ciclo económico. El promedio de los ciclos de recuperación se ha estado ampliando desde 1982. Esto ha hecho que a los políticos de ambos partidos les resulte conveniente no tomar decisiones difíciles que impliquen compromisos entre grupos de interés. En lugar de ello, le pasan a la Reserva Federal la responsabilidad de mantener una economía cada vez más impulsada por la inflación de los precios de los activos, en lugar de por el crecimiento de la productividad y los salarios.

Jerome Poweell, el titular de la Fed, detrás de Joe Biden

Este baile disfuncional se aceleró después de la crisis financiera de 2008 e incluso más después de 2010, cuando se amplió el programa de flexibilización cuantitativa de la Reserva Federal. La política monetaria, y no la fiscal, ha impulsado la recuperación desde entonces. Biden intentó cambiar esto, con su programa Build Back Better (Reconstruir Mejor). Pero la polarización de la política en el Congreso hace que aprobar un estímulo fiscal serio y a largo plazo sea más difícil que nunca. Esto aumenta la presión política sobre la Reserva Federal.

La política del dinero fácil

La inflación ha obligado al banco central a empezar a reducir su política de dinero fácil, al menos por ahora. En última instancia, esto tendrá un gran impacto en el mercado. En la última década, el riesgo financiero ha migrado desde el sector bancario tradicional hacia áreas como el capital privado, las empresas no financieras y la tecnología financiera. Es el momento adecuado para considerar ampliar el mandato de los tipos de riesgos que la Reserva Federal examina, desde el cibernético, la criptografía y el clima hasta la geopolítica.

Tarjetas de débito, autos eléctricos y los fantasmas de la tecnología pasada

Para América latina, el crecimiento es el gran desafío 

De hecho, esto ya ocurría con Randy Quarles, vicepresidente de supervisión durante el mandato del presidente Donald Trump. Presidió el Consejo de Estabilidad Financiera, el organismo internacional que coordina la regulación financiera nacional, en julio de 2021, cuando publicó un libro blanco sobre los riesgos financieros relacionados con el clima. Estas cosas simplemente no son tan polémicas como dicen los republicanos.

Mientras tanto, la industria se adelanta a los reguladores y a los políticos. Las compañías de seguros llevan años exponiendo los riesgos económicos y de mercado asociados al cambio climático. Cada vez más, las propias compañías están recibiendo un impacto comercial por no lidiar con ello. En realidad, los directores generales están desesperados por recibir más orientaciones sobre las expectativas coherentes en este aspecto. Para la Reserva Federal, ignorar el clima sería un incumplimiento del deber.

La Fed, las criptomonedas y el dólar

Lo mismo ocurre con la ciberseguridad, de la que Bloom Raskin se ocupó cuando ella era subsecretaria del Tesoro, así como con las criptomonedas y las monedas digitales. Si esto es "político", lo es en todo el mundo. Decenas de bancos centrales están explorando o experimentando con monedas digitales. Su adopción más amplia representa una oportunidad, pero también un reto, para los reguladores. Esto no será menos cierto con el paso del tiempo para la posición del dólar como moneda de reserva mundial, un riesgo que la Reserva Federal debería analizar detenidamente.

La Reserva Federal debería colaborar estrechamente con reguladores como la Comisión de Bolsa y Valores, que han convertido las criptomonedas y el riesgo cibernético en temas de interés, quizás a través del Consejo de Supervisión de Estabilidad Financiera. Este grupo de convergencia reúne a todos los organismos reguladores financieros estadounidenses para evaluar los riesgos futuros. Unas conversaciones más amplias, dentro y fuera del banco central, son cruciales para detectar el riesgo, que a menudo cae en las lagunas entre los organismos reguladores, especialmente ahora que estamos sufriendo cambios tecnológicos, geopolíticos y de mercados financieros tan considerables.

También vale la pena recordar que la Reserva Federal tiene en realidad un triple trabajo, que implica no sólo mantener la inflación baja y el empleo alto, sino también hacer que las comunidades sean más estables económicamente. Este mandato comunitario ha recibido mucha menos atención durante muchos años que los detalles de las normas de negociación o los requisitos de capital. Pero podría decirse que es más importante, dada la cantidad de inversiones especulativas minoristas en la actualidad.

Por qué Estados Unidos está peligrosamente polarizado y Europa no

Inflación vs concentración: la cruzada de Biden por la competencia y qué dice sobre el futuro de la globalización

Una de las cosas más preocupantes de la "burbuja de todo" que ha creado la Reserva Federal es que nos ha convertido a todos en especuladores. No sólo los profesionales, sino también los particulares, están comprando bitcoin y otros activos altamente especulativos, utilizando nuevas plataformas de negociación en línea y moviendo el mercado de una forma que requiere un examen mucho más detallado.

Por eso, ampliar la diversidad de pensamiento en la Reserva Federal, y el universo de riesgos que se estudian, es algo excelente. Como escribió recientemente el expresidente de la Reserva Federal de Mineápolis, Narayana Kocherlakota: "Los funcionarios de la Reserva Federal son demasiado homogéneos, y es demasiado probable que sientan más simpatía por los bancos y los inversionistas que por el conjunto más amplio de estadounidenses cuyo bienestar deben defender". Los nuevos candidatos de Biden ayudarían a arreglar eso, ampliando la perspectiva y la gestión del riesgo en el proceso. Esperemos que sea una confirmación sin obstáculos.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios