Tarjetas de débito, autos eléctricos y los fantasmas de la tecnología pasada

Muchos productos sobreviven a su utilidad, pero por alguna extraña razón, a las empresas les cuesta mucho dejarlos ir.

Esta semana me ha llegado por correo una novedad: la primera tarjeta de débito emitida por mi banco de siempre sin un número largo y en relieve en el anverso que se desgasta constantemente y se vuelve ilegible al guardarlo con las demás en mi cartera. Es un cambio agradable tener una tarjeta plana.

No recuerdo la última vez que un comerciante sacó una impresora de tarjetas de crédito, introdujo una hoja de papel carbón y deslizó una barra metálica por el número en relieve para realizar un cobro. Incluso tener que pasar la banda magnética que llevan incorporadas las tarjetas desde 1970 resulta raro ya.

Los números en relieve introducidos en las tarjetas de pago en 1959 por American Express están desapareciendo, y las bandas magnéticas aguantarán inútilmente durante unos años más. Mastercard fijó el año 2033 para su retirada definitiva. Han sobrevivido a su utilidad, como fantasmas de la tecnología pasada.

Para América latina, el crecimiento es el gran desafío 

La tarjeta de crédito en relieve no es más que una molestia, pero es representativa de otros restos históricos que perduran porque unos pocos los siguen utilizando o porque las empresas están demasiado comprometidas como para deshacerse de ellos. Los autos modernos tienen pantallas planas y conexiones Bluetooth, pero conservan los enchufes redondos que nacieron como mecheros en la década de 1920.

El ejemplo clásico de una tecnología que se niega a desaparecer a pesar de haber quedado obsoleta es la disposición del teclado QWERTY, introducida en 1873 en una máquina de escribir Remington estadounidense para evitar que sus teclas se atascasen. La disposición Dvorak diseñada en 1932 permitía escribir mucho más rápido, pero el teclado de mi notebook está anclado en el siglo XIX.

Paul David, un profesor de economía de Stanford, escribió una vez sobre las "delicias absorbentes y los terrores silenciosos de la exploración de los mundos QWERTY" -tecnologías que se han hecho populares a pesar de sus defectos. Los reactores nucleares de agua ligera, la cinta de vídeo VHS e incluso la insípida cerveza estadounidense son algunos de los productos que los académicos han citado como inferiores pero dominantes a lo largo de la Historia.

Suba de tasas de la Fed: un alto funcionario ve al menos tres alzas y dice que podría empezar en marzo

El término económico es dependencia del camino: una vez que las industrias se atascan en una trayectoria o han adoptado una tecnología común, no hay vuelta atrás. Pueden quedar bloqueadas aunque surja una alternativa mejor. Las compañías han invertido demasiado y los clientes han dedicado tiempo y esfuerzo a aprender un sistema, como el de teclear a la manera tradicional.

Para escapar del bloqueo, las preferencias de los consumidores tienen que cambiar radicalmente o producirse una revolución tecnológica. El chip inteligente encriptado que ha ido sustituyendo a las tarjetas de pago con banda y en relieve fue una mejora tal en términos de eficiencia y seguridad de las transacciones que los bancos minoristas se vieron obligados a cambiar.

Pero las viejas costumbres son difíciles de cambiar. Muchos bancos estadounidenses han dejado de grabar en relieve sus tarjetas (el cambio fue permitido por Mastercard en 2009) y los bancos digitales británicos emiten tarjetas planas para indicar modernidad. Pero mi banco de siempre siguió cubriendo sus apuestas manteniendo las tres tecnologías en las suyas.

El cambiante problema de la inflación, el nuevo desafío de los bancos centrales 

Los gobiernos suelen resistirse hasta el final a los cambios en las normas: si se quiere renovar un pasaporte en los Estados Unidos, todavía hay que pagar mediante cheque o giro postal. Las burocracias no suelen ver la urgencia en abandonar un método que ha funcionado bien desde que se tiene memoria.

Los sellos hanko que se han utilizado de forma generalizada en Japón como firmas personales desde el siglo XIX todavía resisten. El Gobierno se ha esforzado por eliminar la mayoría de los 14.900 trámites oficiales que requerían estampar un hanko en papel, pero en 2020 aún tuve que pagar mi factura de la luz en efectivo y hacerla sellar con un hanko en Tokio.

Estos anacronismos de pago consumen tiempo y distraen, pero la dependencia del camino puede tener efectos más perjudiciales. Hubo un periodo a principios del siglo XX en el que las baterías eléctricas (o la energía a vapor) estuvieron a punto de convertirse en la forma de propulsión dominante para los autos, antes de que triunfase el motor de combustión de gasolina.

Estadios virtuales y el futuro del fútbol en el metaverso

Todavía estamos tratando de superar el impacto medioambiental destructivo de ese acontecimiento histórico, aunque las mejoras en la tecnología de las baterías, las iniciativas regulatorias y los cambios en las preferencias de los consumidores están haciendo progresos. Se trata de un ejemplo excelente de lo que se conoce como 'emisiones bloqueadas': la consolidación de las industrias y las tecnologías que emiten dióxido de carbono en la vida cotidiana.

No sólo es que las empresas hayan invertido en la extracción, el refinado y la venta de combustibles fósiles, sino que a la gente le gusta tener y manejar autos. Se trata de hábitos de consumo arraigados.

Así que la lenta desaparición de la tarjeta en relieve tiene una moraleja. Si una tecnología obsoleta tarda tanto en desaparecer, incluso cuando lo que está en juego es poco, ¿cuánto más difícil será desviar a las sociedades de un camino dependiente del CO2? Es una perspectiva preocupante.

Al menos me consuela llevar tarjetas planas en la cartera. La gente es "esclava de la Historia que les precede", escribió León Tolstoi en Guerra y Paz. Es una diminuta vía de escape.

Tags relacionados
Noticias del día
COTIZACIONES

Dólar blue hoy domingo 15 de mayo: a cuánto cotiza

Dólar blue hoy domingo 15 de mayo: a cuánto cotiza
El dólar blue tuvo un leve aumento en la última semana y mañana comenzarán las operaciones que determinarán el futuro de su cotización. A cuánto están los dólares financieros y bancarios.

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios