Política monetaria

Tasa de la Fed: cuántas subas esperan los bancos de Wall Street para 2022

Las minutas de la Reserva Federal de la semana pasada y el dato de empleo en EE.UU. convencieron a los bancos de inversión de que este año se verán cuatro incrementos de tasas.

Wall Street se prepara para un giro de la Reserva Federal (Fed). Dada la persistente inflación, los economistas de los bancos más importantes de los Estados Unidos ahora proyectan para este año cuatro aumentos de interés, a partir de marzo. 

Esto implica una previsión más agresiva que la de hace una semana, cuando se esperaban tres aumentos de tasa para este 2022.

Dada la elevada inflación y los bajos niveles de desempleo en Estados Unidos, el futuro de la política monetaria de la Fed se ubica como el principal driver de los mercados financieros.

La inflación anual alcanzó niveles de 7% en diciembre, mientras que la Reserva Federal mantiene en niveles de 0 su tasa de política monetaria.

Dada la elevada inflación, y con expectativas de que el fin de compras de activos financieros se alcance en marzo, el mercado se alinea y espera que la suba de tasas comience en dicho mes.

Bancos de inversión se volvieron aún más pesimistas respecto de la política monetaria de la Fed y esperan que eleve en cuatro ocasiones la tasa de interés de referencia.

Los bancos de inversión Goldman Sachs, JP Morgan y Deutsche Bank publicaron notas a sus clientes recientemente, pronosticando que la Reserva Federal endurecerá la política monetaria al menos cuatro veces en 2022. Esto implica posturas aún más negativas respecto de las tres subas que esperaban a comienzo de este 2022.

El director ejecutivo de J.P Morgan, Jamie Dimon, incluso le dijo a CNBC que "se sorprendería si fueran solo cuatro aumentos este año", y agregó que esos cuatro aumentos "serían muy fáciles de absorber para la economía".

La caída del desempleo en EE.UU. al 3,9% el viernes pasado, colocándolo cerca del pleno empleo, fue lo que terminó de convencer a los economistas de los bancos de inversión de que la Reserva Federal tendrá un sesgo aún más contractivo en su política monetaria.

Stephen Juneau, economista de Bank of America, dijo que "aunque la cifra de las nóminas fue un poco más débil, cuando examinas los detalles, hay razones para ser un poco más optimista". 

"Todos los datos apuntan a un mercado laboral muy ajustado. Todo eso respalda la idea de que la Fed seguirá adelante con un alza en marzo", agregó.

Con una misma visión, los economistas de Barclays dijeron que los datos del viernes aumentaron su convicción de que la Fed subiría las tasas en marzo y agregaron que la Fed podría incluso anunciar abruptamente el final de su programa de compra de bonos en su reunión de este mes.

Las proyecciones de cuatro subas de tasas de la Fed están en línea con la probabilidad implícita que se desprende del mercado de bonos.

Según datos de Bloomberg, la probabilidad de ver cuatro subas de tasas este año se disparó al 87% recientemente, pegando un salto la semana pasada, en la  que se publicaron las minutas de la Fed, primero, y el dato de desempleo, después.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo ayer que estaba preparado para comenzar a elevar las tasas de interés para enfriar la economía, pero que también era optimista de que los cuellos de botella en la cadena de suministro se aliviarían este año para ayudar a reducir la inflación.

"El banco central utilizará sus herramientas para evitar que se arraigue una mayor inflación", dijo Powell el martes en su audiencia de confirmación ante el Comité Bancario del Senado.

Quantitative Tightening

No solo se espera que la Fed suba la tasa, sino que incluso algunos bancos de inversión proyectan también que procederá al desarme de su hoja de balance, la cual ascendió a u$s 8,7 billones.

Este desarme de la hoja de balance de la Fed es conocido como el Quantitative Tightening e implica un endurecimiento aun mayor en su política monetaria.

Si la Fed sale a vender los bonos del Tesoro que tiene en cartera, implicaría una fuerza alcista aun mayor en las tasas de interés del mercado y un argumento de política monetaria contractiva adicional.

Goldman prevé que la Fed inicie el proceso de reducción de su balance de más de u$s 8,7 billones tan pronto como en julio.

El banco de inversión alemán Deutsche Bank también espera cuatro subas de tasas, según se supo en una nota de investigación publicada el viernes de la semana pasada.

En su informe señalaron que la economía de EE.UU. mostró un mayor progreso hacia el máximo empleo a la vez que esperan que la liquidación del balance de la Fed comience en el tercer trimestre.

Steven Blitz, economista jefe para EE.UU. de TS Lombard, dijo: "No hay nada en los datos que diga que la Fed debería continuar conteniéndose en subir la tasa. Ciertamente estamos en un nivel de empleo lo suficientemente completo como para que no haya razón para que el nivel actual de flexibilización monetaria siga vigente".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios