Empobrecidos y asustados, los oligarcas rusos no se atreven a criticar a Putin

Los multimillonarios rusos no aceptan las sanciones que les han sido impuestas a raíz de la invasión de Ucrania y que los han condenado al ostracismo en Occidente.

Los magnates se han visto seriamente afectados por las sanciones que les han condenado al ostracismo en Occidente y a la impotencia en su propio país

Cuando la invasión rusa de Ucrania causó estragos esta primavera, el multimillonario oligarca Mikhail Fridman llamó a Kristina Kvien, entonces la enviada más veterana de Estados Unidos a Kiev, para hacerle una propuesta.

Fridman -que creció en el oeste de Ucrania, pero tiene pasaportes ruso e israelí y ha hecho la mayor parte de su fortuna, estimada en u$s 13.000 millones, en Rusia-donaría parte de su riqueza para reparar los daños de la guerra.

Guerra Rusia Ucrania: Putin reconoce la "preocupación" de China por la invasión

A cambio, Estados Unidos le ayudaría a sortear las sanciones impuestas a los oligarcas, que las autoridades occidentales confiaban en que los obligarían a romper relaciones con el presidente ruso Vladimir Putin.

Después de que Kvien planteara preguntas sobre la propuesta de Fridman, la conversación se volvió rápidamente acalorada, según tres personas familiarizadas con el asunto. Fridman empezó a gritar e insultar a Kvien e insistió en que no tenía poder para influir en Putin.

Kvien respondío a Fridman diciendo que su conversación había terminado y colgó el teléfono. Fridman escribió a Kvien un mensaje de texto para disculparse, pero no recibió respuesta.

El Departamento de Estado declaró que no haría comentarios sobre "conversaciones diplomáticas". Fridman, por su parte, ha negado haber hablado con Kvien, haber presionado a Estados Unidos para que le ayudara a evitar las sanciones o haberle ofrecido ayuda para los esfuerzos de reconstrucción de Ucrania.

Desde que Putin invadió Ucrania, decenas de magnates rusos han visto congeladas sus cuentas bancarias en Occidente y algunos se han visto obligados a renunciar a sus participaciones en empresas occidentales y sus mansiones en el Mediterráneo han sido confiscadas.

Pero seis meses después, hay pocos indicios de que las sanciones hayan llevado a los oligarcas a rebelarse contra Putin.

Al menos 21 empresarios rusos han demandado a la Unión Europea para intentar invalidar las sanciones

Por el contrario, han tenido un impacto muy diferente. Cada vez más indignados con los gobiernos occidentales, los oligarcas rusos buscan formas de salvar lo que les queda de riqueza, incluso mediante el tipo de propuestas de compra que presentó Fridman.

Muchos de los que antes disfrutaban de su estancia en Occidente se han resignado a volver a Rusia. Los que están en Moscú se han resignado a aceptar una pérdida de estatus en un país en guerra.

A través de entrevistas con siete magnates rusos víctimas de sanciones -así como con altos banqueros, directivos de grandes empresas, ex funcionarios, y amigos y familiares-, la imagen que surge es la de un grupo de oligarcas que se oponen a la guerra de Putin y que están resentidos porque han perdido sus fortunas. Sin embargo, también están indignados con Occidente, que creen que los ha convertido en chivos expiatorios de una situación que escapa totalmente a su control.

Guerra en Ucrania: la contraofensiva de Kiev "condena" los objetivos rusos en Donbás

"Para dar un golpe de estado y derrocar al zar, hay que estar en el palacio. Ninguna de estas personas está allí", sostiene un empresario ruso sancionado. "¿Cómo va a influir Fridman en las decisiones del presidente desde Reino Unido? Y si Fridman estuviera en su casa de Moscú, seguiría sin tener ningún contacto con el presidente. ¿Cómo podría influir en sus decisiones?", se pregunta.

Según los documentos presentados ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en Luxemburgo, al menos 21 empresarios rusos han demandado a la Unión Europea para intentar invalidar las sanciones impuestas.

En privado, algunos reconocen que es probable que estas acciones legales no sean suficientes para recuperar sus activos en Occidente.

Sin embargo, muchos están decididos a plantar cara a las sanciones hasta el final, sobre todo Fridman y su socio Petr Aven, famosos por librar interminables batallas en los tribunales, desde la City de Londres hasta los campos petrolíferos de Siberia.

ESCAPAR DEL KREMLIN 

Apenas unos meses después de su llegada al poder en el año 2000, Putin reunió a los oligarcas más destacados del país en el Kremlin para explicarles las nuevas reglas bajo las que funcionarían sus negocios en Rusia. Les dijo que podrían conservar las fortunas que habían amasado en privatizaciones a menudo turbias, siempre que se mantuvieran "alejados" de la política.

Cuando convocó a un grupo de destacados oligarcas el día de la invasión de Ucrania en febrero, Aven era uno de los dos únicos miembros de la semibankirschina -los siete banqueros que financiaron la reelección de Boris Yeltsin como presidente en 1996- que seguían en el país. Otros, que habían desafiado a Putin, ya no estaban: algunos se encontraban en el exilio, como el exmagnate del petróleo Mijail Jodorkovski, y otros ya habían fallecido, como Boris Berezovski.

La diatriba televisada de los empresarios, dócilmente colocados en orden alfabético, fue una muestra del servilismo que han adoptado durante las dos décadas de Putin en el Kremlin.

De todos los oligarcas, Fridman y Aven son los que más han hecho por echar raíces en Occidente. Respaldados por las fortunas obtenidas en los sectores rusos del petróleo, los bancos, la logística y las telecomunicaciones, crearon la empresa de capital riesgo LetterOne en Londres en 2013, creando un nuevo imperio en Europa que incluye a la cadena británica de alimentos saludables Holland & Barrett, el grupo energético alemán Wintershall Dea y la cadena de supermercados española Dia.

Fridman compró una propiedad de 65 millones de libras en el norte de Londres y había recibido un permiso indefinido para residir Reino Unido antes de perder ese estatus por las sanciones; también se estaba planteando solicitar la ciudadanía británica antes de la guerra. Aven, por su parte, tiene una colección de arte moderno de 300 millones de libras repartida entre su mansión de Surrey y su residencia de St James.

FT | La guerra Rusia-Ucrania cumple 6 meses: "El enemigo aprendió rápido"

Para Fridman, establecerse en Londres significaba tener un papel importante en la escena mundial, opina un antiguo socio comercial. "Fridman siempre detestó Rusia. No soportaba vivir allí. Quería salir y trasladarse a Occidente en cuanto tuviera la oportunidad para hacer negocios allí. Quiere ser un hombre de mundo", explica su exsocio.

Al parecer, los oligarcas sometidos a sanciones que permanecen fuera del país suelen recibir llamadas del Kremlin en las que se les anima a regresar a Rusia. Muchos han argumentado también que, por culpa de las sanciones se ven obligados a volver a Rusia. En opinión de un empresario, las sanciones están obligando a las élites a acercarse aún más al Kremlin aunque prefieran distanciarse de él.

HABLANDO CLARO 

Al no tener muchas más opciones, oligarcas se sienten atrapados entre aceptar su destino en Rusia o enfrentarse a represalias por hablar contra la guerra.

Hasta ahora, Ucrania ha confiscado al menos u$s 1100 millones de oligarcas rusos

"Dicen que tienen miedo de ser envenenados, pero lo que realmente les preocupa es perder su dinero y su reputación, que tanto les ha costado ganarse", explica un importante empresario ruso. "No saben cómo actuar en esa situación. Están totalmente desorientados", añade el empresario.

Cuando se les pregunta por qué no han sido más activos a la hora de pronunciarse en contra de la guerra, varios oligarcas señalan el caso del banquero Oleg Tinkov. El excéntrico magnate reconoció que se vio obligado a vender su participación en su banco Tinkoff en mayo después de criticar a Putin.

Tinkov reconoció en una entrevista que Fridman lo llamó y le dijo: "has perdido la cabeza. Deberías haber vendido primero antes de decir nada".

"Se cayó por la ventana": muere el presidente de una petrolera rusa que se opuso a la guerra en Ucrania

Para algunos oligarcas, el incidente fue una advertencia sobre las consecuencias que tiene cuestionar la guerra en público. Pero para Tinkov, decir lo que pensaba libremente era más importante.

Fridman, que declinó hacer comentarios sobre la llamada, ha descrito la guerra como una "tragedia", pero dijo que una crítica más explícita pondría en peligro a sus empleados en Rusia.

La mayoría de los oligarcas han limitado sus declaraciones públicas al Tribunal de Justicia de la Unión Europea en Luxemburgo, donde se acumulan sus demandas.

Guerra en Europa: Rusia, Ucrania u Occidente ¿quién está perdiendo la batalla económica?

Entre los oligarcas que han demandado a la Unión Europea se encuentran el antiguo propietario del Chelsea FC, Roman Abramovich, y el excopropietario del Arsenal, Alisher Usmanov, así como personas vinculadas a Putin desde hace mucho tiempo, como Gennady Timchenko, su compañero multimillonario aficionado al judo al que la Unión Europea describe como "confidente" y el exviceprimer ministro, Igor Shuvalov.

Los rusos que han presentado recursos argumentan que las justificaciones legales utilizadas para imponer las prohibiciones para viajar y la congelamiento de sus activos dentro de la Unión Europea carecen de fundamento.

La intensa presión ejercida sobre la Unión Europea, Estados Unidos y Reino Unido, para que actuaran con rapidez en materia de sanciones tras la invasión obligó a los funcionarios a recortar gastos en la elaboración de las listas de personas que debían ser objeto de las mismas.

Ahora, en muchos casos, la Unión Europea está añadiendo más material a los expedientes de pruebas contra personas sancionadas, según un oligarca víctima de las sanciones.

En varios casos, la Unión Europea menciona los impuestos pagados por las empresas rusas como justificación para sancionar a sus propietarios alegando que estos ayudan a financiar la maquinaria de guerra de Putin. Esto ha indignado a algunos oligarcas, que consideran que sólo pagan una mínima parte de lo que los países europeos han gastado en petróleo y gas ruso desde el inicio de la guerra.

UNA POSIBLE SOLUCIÓN 

Sin embargo, ante la posibilidad de que los procesos judiciales de la Unión Europea se prolonguen durante años, algunos oligarcas han adoptado la idea de un mecanismo de compra: los magnates podrían ceder parte de su riqueza para apoyar a Ucrania a cambio de que se levanten las sanciones.

Aparte de Fridman, otros empresarios rusos también han tendido la mano a Kiev ofreciendo un quid pro quo, según personas de su entorno.

"Si hubiera una propuesta para que renuncien al 50% de su fortuna para apoyar a Ucrania y se queden con el otro 50%, todos lo aceptarían sin dudarlo. El problema es que no tienen salida", afirma un alto empresario ruso.

A pesar de la amenaza de represalias, argumenta el empresario, la mayoría de los oligarcas reclamarían sus fondos porque "Putin sólo puede ofrecerles algo en el futuro. Todo lo que quieren es recuperar el dinero que tenían y que han perdido ahora".

En Ucrania, sin embargo, se enfrentan a un público escéptico. Fridman es copropietario de amplios activos en el país, como el operador de telefonía móvil Kyivstar, uno de los mayores bancos del país, ahora llamado Sense Bank, y un negocio de agua embotellada.

Después de que Rusia se anexionara Crimea en 2014, siguió visitando el país con asiduidad, organizando un festival de jazz en su Lviv natal y financiando un monumento conmemorativo de la masacre de judíos de Babiy Yar por la Alemania nazi.

Pero estos aportes no han sido suficientes para ganarse la confianza del presidente ucraniano, Volodímir Zelensky. El presidente de Ucrania ha asegurado que sólo cambiará de postura si Fridman denuncia a Putin, se pronuncia con más contundencia contra la guerra y renuncia a su pasaporte ruso.

Algunos funcionarios han propuesto confiscar los activos de los oligarcas rusos en Ucrania en virtud de una ley aprobada en mayo. Hasta ahora, Ucrania ha confiscado al menos u$s 1100 millones de oligarcas rusos.

En Kiev no se muestra mucha empatía con la situación de los oligarcas. "Al principio de la invasión de Rusia, todos tuvieron la oportunidad de posicionarse y aclarar de qué lado estaban: en el lado de la luz, o en las tinieblas", concluye Oleksiy Danilov, presidente del Consejo de Seguridad de Ucrania.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios