Guerra en Ucrania: la contraofensiva de Kiev "condena" los objetivos rusos en Donbás

Cortar las líneas de ataque de Moscú desde el norte le da a Kiev la ventaja militar en el este. Los ucranianos dicen que ya lograron recapturar 3800 en el noreste del país.

La sorpresiva contraofensiva ucraniana ha logrado mucho más que la reconquista de unos 3800 kilómetros cuadrados de territorio en el noreste del país. Según los funcionarios ucranianos, ha cambiado la dinámica del campo de batalla en la región de Donbás, punto central de la invasión rusa de Ucrania.

El objetivo declarado de Moscú, tras perder la batalla para tomar Kiev en marzo, era "liberar" toda la región oriental del Donbás rodeando las ciudades de Jramatorsk, Sloviansk y Bajmut. El plan consistía en acercarse a las posiciones ucranianas desde tres direcciones: norte, sur y este. Sin embargo, los avances se detuvieron en julio, después de que Rusia ganara unas costosas conquistas territoriales.

La contraofensiva relámpago ha permitido a las fuerzas ucranianas cortar el ataque ruso desde el norte, la dirección más amenazante de la ofensiva de Moscú. A medida que avancen hacia el este, las fuerzas ucranianas se centrarán en tratar de flanquear las posiciones rusas y cortar más sus líneas de suministro.

La guerra Rusia-Ucrania cumple 6 meses: "El enemigo aprendió rápido"

Desde principios de la semana pasada, las tropas de Kiev han avanzado hacia el este, recuperando la ciudad de Izium, de importancia estratégica, situada en la provincia de Jarkov y que había servido de base para las fuerzas del presidente Vladimir Putin.

"Recuperar esta región, desde Jarkov hasta Izium, ha eliminado el riesgo de que nuestras tropas en Donbás sean cercadas. Hemos limado la línea del frente", dijo Serhiy Kuzan, asesor del Ministerio de Defensa de Ucrania.

"Establecer el control de Izium también abre la puerta al control de facto de la región norte de Donetsk", dijo Kuzan.

"La pérdida de Izium condena el plan de campaña ruso inicial para esta fase de la guerra", dijeron los analistas del Instituto para el Estudio de la Guerra. Avanzar en el sur y el sureste ya no sería suficiente para que Rusia se apoderara de la última zona de Donbás bajo control ucraniano, concluyeron.

Las autoridades ucranianas afirman que tienen como objetivo una serie de ciudades de Donbás al este de Izium, que se extienden a lo largo del río Siverski Donets hacia las ciudades gemelas de Severodonetsk y Lisychansk. El territorio de Donbás comprenden las regiones de Lugansk y Donetsk, que están controladas por representantes del Kremlin desde 2014.

La toma a principios de julio de ambas ciudades -entonces las últimas controladas por Ucrania en Lugansk- fue una importante victoria simbólica para Moscú tras meses de cruentas y costosas batallas.

Putin criticó el acuerdo de cereales con Ucrania y dijo que Rusia "no ha perdido nada" por la guerra

Serhiy Hayday, el exiliado jefe ucraniano de la región de Lugansk, le dijo al Financial Times en una entrevista telefónica que las fuerzas ucranianas estaban tratando de recuperar la ciudad de Limán (Donetsk), a 50 km al sureste de Izium.

"Ahora hay combates feroces en Limán, que creo que durarán unos días más", dijo Hayday.

Los soldados ucranianos publicaron el lunes fotos en la cercana ciudad de Sviatohirsk, y afirmaron que la habían reconquistado por completo.

Hayday dijo que las tropas rusas habían huido de la ciudad de Kreminna, más al este de Limán y a 25 km al norte de Severodonetsk. Pero advirtió que habían regresado a Svatove, en Lugansk, tras huir inicialmente de la ciudad.

Tras capturar Izium y Kupyansk, el centro ferroviario al norte, Kuzan dijo que las fuerzas ucranianas podrían cortar otra importante línea de suministro para las fuerzas rusas. Esto, junto con la captura de ciudades al este de Izium, "significa que Lisichansk y Severodonetsk, ocupadas por Rusia, están en peligro. Ahora podemos atacarlos por el flanco", añadió.

"Si ven que hay riesgo de ser rodeados, huirán al 100%. No lucharán. Están desmoralizados y agotados", dijo Hayday, aunque añadió que las fuerzas rusas han seguido librando batallas "realmente intensas" en un intento de capturar Bajmut.

Guerra en Europa: Rusia, Ucrania u Occidente ¿quién está perdiendo la batalla económica?

Las líneas de suministro rusas que pasan por Svatove y Starobilsk están ahora a distancia de ataque de la artillería de largo alcance y de los sistemas de lanzamiento múltiple de cohetes proporcionados por Occidente. Las fuerzas ucranianas los han utilizado eficazmente en los últimos meses para atacar los depósitos de munición y los centros de mando rusos en el interior del territorio controlado por Rusia.

En el sur de la región de Jersón, donde recientemente lanzó una ofensiva, Ucrania también mantendrá la presión sobre los militares rusos.

"Hemos destruido los tres puentes de la región de Jersón y mantenemos todos los cruces bajo control de fuego", dijo Taras Berezovets, oficial de prensa de la Brigada Bohun de las fuerzas especiales de Ucrania. Miles de tropas rusas asentadas en la costa occidental del río Dnipro están aisladas de las líneas de suministro que se extienden más al sur, hacia la península de Crimea ocupada por Rusia.

Por qué Ucrania cree que podría expulsar al ejército de Rusia: qué necesitan para ganarle a Vladímir Putin

"Parece que las tropas rusas se enfrentarán pronto a la escasez de municiones y alimentos", dijo Berezovets, añadiendo que la ofensiva del sur se intensificará "como en Jarkov, en el momento y lugar adecuados".

Funcionarios ucranianos han afirmado que también se recuperaron unos 500 kilómetros cuadrados de territorio alrededor de Jerson, aunque a un ritmo más lento que en Donbás, desde donde las tropas rusas se reposicionaron en medio de semanas de rumores de que la gran contraofensiva de Kiev comenzaría en la región del sur.

A medida que se acerca el invierno, los avances militares de Kiev la sitúan en un buen lugar para seguir recapturando territorio de las debilitadas fuerzas rusas.

"La situación actual es el resultado de una combinación de planificación y preparación minuciosas, ejecución disciplinada, engaño, empleo hábil de las armas proporcionadas por Occidente y una fuerza rusa que está agotada y que ha perdido la voluntad de luchar", dijo el teniente general retirado Ben Hodges, excomandante del ejército estadounidense en Europa.

"Es demasiado pronto para planificar un desfile de la victoria, pero parece que Ucrania tiene ahora un impulso irreversible", añadió.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios