Brasil: cómo es la exitosa estrategia del gobierno de Bolsonaro para conseguir inversiones

La subasta de petróleo y gas marca un hito en el programa de concesiones de infraestructuras del gobierno de Jair Bolsonaro.

La exitosa subasta de prospectos petrolíferos en aguas profundas realizada por Brasil el mes pasado fue aclamada como una señal del apetito de las grandes petroleras por el crudo. Pero para los funcionarios brasileños, la subasta también fue un momento decisivo para el programa gubernamental de concesiones de infraestructuras y recursos naturales.

Un intento anterior de ejecutar la compleja subasta había fracasado en 2019. "Nuestra alegría no puede ser disimulada", dijo Bento Albuquerque, ministro de Minas y Energía de Brasil, anunciando los u$s 2000 millones en derechos recaudados para un gobierno con problemas de liquidez y los u$s 35.000 millones adicionales en inversiones que harán empresas como Shell y TotalEnergies en el sector del petróleo y el gas del país.

En contraste con los planes más promocionados del gobierno para las reformas económicas estructurales, que han fracasado durante años en el Congreso, el programa para atraer a las empresas privadas para que inviertan en -y operen- grandes proyectos de infraestructura ha tenido un gran auge.

Con Argentina afuera del radar de los inversores, tres shocks aumentan la desconfianza en la región

Desde el inicio del gobierno del presidente Jair Bolsonaro en 2019, se han subastado 131 concesiones, generando más de u$s 145.000 millones en inversiones y u$s 26.000 millones en tarifas para el gobierno. En los dos años y medio anteriores -desde que comenzó el programa de inversiones en 2016- las cifras fueron de u$s 44.000 millones y u$s 8000 millones respectivamente, en dólares de hoy.

Y los funcionarios prevén la subasta esperada de más de 150 concesiones y la generación de u$s 70.000 millones en inversiones este año a medida que los inversores, en su mayoría locales, pongan su dinero.

Es uno de los raros puntos brillantes de la agenda económica de Bolsonaro, generando miles de millones en inversiones muy necesarias en los sistemas de carreteras, ferrocarriles, logística y saneamiento del país.

Brasil: Guedes dice que los bancos "todavía no aceptaron la elección de Bolsonaro"

El programa es un motor para una economía que ha luchado por crecer durante casi una década. A pesar de la fuerte recuperación del impacto inicial de la pandemia, muchos economistas pronostican que la mayor economía de América Latina volverá a contraerse este año, golpeada por el impacto combinado de la inflación, las tasas de interés en alza y la débil confianza de los consumidores.

"Los proyectos que se licitarán... ya están muy avanzados y tenemos la certeza de que será el año más intenso en materia de concesiones de este Gobierno", dijo Tarcísio Gomes de Freitas, ministro de Infraestructura.

Entre los proyectos previstos para 2022 figuran 26 aeropuertos, 25 puertos, 10 rutas y nueve parques nacionales y bosques. Además, el gobierno espera realizar 10 subastas de derechos mineros.

Analistas independientes señalan, sin embargo, que aunque Brasil ha atraído a algunas empresas internacionales -en particular Vinci Airports- las inversiones siguen siendo predominantemente de actores locales.

"Estamos en el buen camino, pero nos queda mucho por recorrer y el ritmo es lento. Tenemos un problema de atracción [de nuevos actores]. Los que están aquí están acostumbrados a todas las incertidumbres y a que el gobierno insista en dispararse en el pie. Pero a los de fuera les cuesta entender Brasil", afirma Cláudio Frischtak, presidente de la consultora Inter. B.

Brasil: Bolsonaro apela a un nuevo plan social para mejorar su imagen, a un año de las elecciones

"La cuestión es que es difícil atraer a los inversores cuando hay un gobierno que tiene un radicalismo ideológico que no tiene sentido para un país como Brasil", dijo, criticando la controvertida retórica de Bolsonaro, que suele espantar a los inversores.

Paulo Guedes, ministro de Hacienda de Brasil, cree que estas inversiones impulsarán el crecimiento económico hasta el 2% en 2022, a pesar de la creciente amenaza de la inflación de dos dígitos, la suba de las tasas de interés y el persistente alto desempleo.

Los economistas advierten, sin embargo, que las elecciones de este año -que, en octubre, probablemente enfrentarán a Bolsonaro con el expresidente de izquierda Luiz Inácio 'Lula' da Silva- podrían afectar el sentimiento de los inversores.

"Paulo Guedes está depositando demasiada confianza en la inversión privada", dijo Mauricio Molon, economista jefe de Logus Capital en São Paulo. "La comunidad empresarial y el sentimiento del mercado no confían en Lula ni en Bolsonaro. Esto dejará en suspenso una gran cantidad de inversiones".

Martha Seillier, secretaria especial del gobierno para el Programa de Alianzas para la Inversión, dijo que su éxito hasta la fecha era atribuible a la "estructuración de los proyectos" y a un enfoque más favorable a los inversores en una nación históricamente desgarrada por la burocracia.

Esto contrasta con el fracaso del gobierno a la hora de aprobar sus principales reformas económicas, que incluyen una simplificación del bizantino sistema fiscal brasileño y una reforma administrativa del Estado. "Paulo Guedes necesita demostrar al mercado que están actuando, que están haciendo algo y que el gobierno no está acabado, pero esa no es la sensación que tenemos", dijo Carlos Melo, politólogo del Insper. "La sensación es: ¿qué más se puede esperar realmente del gobierno de Bolsonaro?".

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios
  • EV

    Eugenio Vazquez

    06/01/22

    aca escribis algo que no les gusta a los johnis y te borran. asi es su democracia como la de los rusos jajajajajajaj

    1
    0
    Responder
  • EV

    Eugenio Vazquez

    04/01/22

    vendiendo activos naturales valiosos de brasil por nada a extranjeros y destruyendo al pueblo y pais , saludos

    4
    4
    Responder