SOBREVIVIENTES

Tres barones del Conurbano son el último puente entre Cristina Kirchner y Alberto Fernández

Son tres dirigentes bonaerenses míticos y con peso territorial: dos intendentes y un diputado. Hacen gestiones entre Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Sergio Massa. Reuniones urgentes y preocupación por la situación en el conurbano.

Dos son intendentes y uno es diputado nacional pero con suficiente peso en sus respectivos territorios como para asumir la voz del Conurbano frente a Alberto Fernández y a Cristina Kirchner. En el momento más caliente de la política nacional, antes y después de la salida de Martín Guzmán de Economía y en la definición de la designación de Sergio Massa, hicieron silenciosas gestiones entre el Presidente y su Vice cuando los teléfonos estaban cortados entre ellos. ¿Por qué Juan José Mussi, Alberto Descalzo y Julio Pereyra, volvieron esta semana a la Casa Rosada después del casi lanzamiento de Cristina Kirchner en La Plata?

El intendente de Berazategui, el de Ituzaingó y el diputado nacional y ex intendente de Florencio Varela se preocuparon con las noticias que llegaban desde Indonesia. Al regreso del Presidente se comunicaron con el secretario general, Julio Vitobello, para saber si el episodio que sufrió en Bali era de la gravedad que le transmitían algunos mensajeros. El Presidente los invitó a visitarlo y esta vez sí se difundió el encuentro en Casa Rosada. Pero no sólo hablaron sobre la salud del Presidente, el foco estuvo puesto una vez más en las necesidades bonaerenses y en el Presupuesto 2023.

La disputa por Perón y los salieris de Mauricio Macri y Cristina Kirchner - El Cronista

Cristina en La Plata: no lanzó su candidatura a 2023 pero dio pistas de qué piensa hacer en el mediano plazo - El Cronista

De los tres invitados sólo uno había sido convocado por Cristina Kirchner a la comida que siguió al acto en el Estadio Único de La Plata el jueves pasado. Descalzo, que como la mayoría cada tanto recibe consultas de la Vicepresidenta o de alguien cercano sobre la gestión y las urgencias municipales, estuvo en la reunión que se hizo en la residencia del gobernador junto algunos intendentes de la siguiente generación, ministros y los dirigentes de La Cámpora. Este jueves Mussi además fue anfitrión del gobernador en un importante acto en su distrito.

"Somos los últimos mohicanos" bromean a veces los tres que también se autoperciben, junto al intendente de Ezeiza, Alejandro Granados, como "los últimos barones del Conurbano". Son los que en otra época representaron a los jóvenes peronista y llevan décadas como amigos.

PEDIDOS Y ADVERTENCIAS

Cristina Fernández seleccionó a intendentes, ministros y funcionarios para la cena con Axel Kicillof

Con la libertad que les dan los años, se sinceraron en distintas reuniones tanto frente a la Vicepresidenta, en su despacho del Senado, como ante el Presidente en Olivos. Empujaron, como los gobernadores, el recambio en Economía para garantizar una gestión con peso político. Ya llegando a fin de año, volvieron a respaldar, para tranquilidad del Presidente que en parte sufre las consecuencias del stréss que le genera la agenda internacional, los problemas del país y la interna política.

Un intendente peronista se le plantó a Cristina y dijo que en lugar de ir al acto tienen que trabajar - El Cronista

Los "barones" -como se los llamó por su continuidad en el cargo- no esquivan esas dificultades pero a todos piden esperar para lanzarse a la carrera electoral. Los precios y la inflación, insisten, son prioridad.   

"Sergio ha encontrado un control, para marzo o abril va a mejorar la situación tal como él dice", pronostican. Para ayudarlo, firmaron un convenio con Economía y empresarios con el fin de controlar los Precios Justos y enseñarle a los vecinos a utilizar la aplicación de seguimiento del programa. "Vamos a bancar a Sergio", repiten. 

Más o menos de lo mismo hablaron en la cena de Cristina, que no fue organizada por Kicillof sino por la Vicepresidenta y su equipo. Ella tildó la lista. Como también ella, después de una reunión con el trió, le había pedido a Mussi que la acompañara en el acto de Ensenada del primer fin de semana de julio. Cuando Mussi terminó su fuerte discurso, ese en el que pidió que dejen de pelear y vayan por la unidad para que no vuelva a ganar Juntos por el Cambio, arrancó CFK y Guzmán mandó a las redes sociales su renuncia.

Las prioridades que a todos explica el trío bonaerense incluyen una serie de obras para arrancar y otras que no quieren que se frenen o se dilaten en el tiempo. En Nación les prometieron respuestas y una reunión con Massa.

En este contexto, prefieren no hablar de las elecciones aunque dan por descontado que habrá PASO. "Estamos acostumbrados las internas", minimiza cualquier disputa uno de ellos. Mussi fue intendente por primera vez en 1987; Descalzo es intendente ininterrumpidamente desde 1995 y Pereyra estuvo a cargo de Varela 25 años, entre 1992 y el año 2017.

Aunque se fueron más tranquilos porque vieron de buen ánimo al Presidente, le dejaron otro pedido: "Tenés que cuidarte". El les respondió que está en eso.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.