CARRERA PROSELITISTA

Vacunas, desgaste opositor y plan canje: la estrategia de campaña del gobierno

El Presidente diagramó con su equipo una hoja de ruta para tener vacunada con dos dosis a gran parte de la población antes de las elecciones y lanzar medidas de reactivación.

Alberto Fernández está obsesionado con cumplir dos metas antes de agosto: tener vacunada con dos dosis a unas 8,5 millones de personas y lanzar un paquete de medidas destinadas a generar consumo para reactivar antes de las elecciones la alicaída economía argentina.

Esto forma parte de la estrategia de la campaña electoral del Frente de Todos que empezó a diagramar el Presidente con su equipo en la mesa de los lunes de la Casa Rosada. Y es parte del esquema de no mostrar candidatos por ahora sino dejar que la oposición se desgaste en duras internas.

En paralelo a todo esto empezará rodar el esquema de campaña que adelantó esta semana El Cronista y que tiene que ver con exponer que "el candidato es el proyecto" y no un nombre y apellido concreto, al menos por ahora.

En esa mesa de los lunes de la Casa Rosada donde intercambias ideas Alberto Fernández, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; los ministros del Interior y de Obras Públicas, Wado de Pedro y Gabriel Katopodis; Máximo Kirchner y el presidente de Diputados, Sergio Massa se empezó a esbozar el esqueleto central de lo que será a grandes rasgos la campaña del Frente de Todos.

Al menos dos participantes de esos encuentros matutinos de campaña comentaron a El Cronista que por el momento no se hablará de candidaturas. "Hay que dejar que la oposición de Juntos por el Cambio se desgaste en peleas internas", coincidieron las fuentes consultadas.

La estrategia del Frente de Todos en relación a las candidaturas es la de esperar hasta el final. Es decir, hasta la fecha límite en que se tenga que definir por cronograma electoral de las PASO los nombres de los candidatos. Hay una idea generalizada de que los nombres definitivos de los postulantes y cabezas de lista de diputados y senadores serán definidos "sobre la hora" por Alberto Fernández y Cristina Kirchner en una sala cerrada. 

Alrededor de ello podrán existir muchas especulaciones de nombres y propuestas. Pero nada quedará firme sino hasta la puntada final del presidente y su vice.

Mientras tanto, en el gobierno creen que se debe cumplir a rajatabla desde el oficialismo con el plan de vacunación contra el Covid. Para ello, Alberto Fernández instruyó a la ministra de Salud, Carla Vizzotti, a acelerar el plan para aplicar antes de agosto 8,5 millones de segundas dosis. Hasta ayer el gobierno llevaba vacunadas con dos dosis apenas 4.875.000 personas y con una dosis un poco más de 19 millones. 

Es decir que si se le suman 8,5 millones de personas con dos dosis para agosto habrá casi 13 millones de argentinos vacunados por completo. Con ello creen en el gobierno que estará vacunada la población de riesgo y casi todos los mayores de 50 años. Existe la idea de que ello cambiará el humor social y las expectativas del futuro en medio de la pandemia.

La llegada de vacunas Pfizer, un cargamento importante de China y otro de Sputnik sumado a la producción local de la vacuna rusa son los elementos sustanciales con los que el gobierno cree que se podrá cumplir la meta sanitaria propuesta para empezar a despejar el malhumor social y la falta de esperanzas en una salida de esta pandemia. 

En paralelo a todo ello el gobierno prepara una batería de medidas económicas que apuntan a reactivar la economía y generar consumo.

"Nos falta que la gente consuma y que haya una reactivación del trabajo", admitió ante El Cronista un empinado funcionario del gobierno. La receta para llegar a ese objetivo pasará por apuntalar los planes de subsidio o ayuda social como el REPro o un nuevo aumento del monto en la Tarjeta Alimentar.

También se está estudiando la posibilidad de imponer una suerte de "plan canje" con planes de compras en cuotas y a largo plazo. Se trata de medidas que tanto el ministro de Economía, Martín Guzmán, como el de Producción, Matías Kulfas, están evaluando detenidamente. 

Nada está cerrado y se mira de cerca la evolución del dólar y la inflación como resguardos ante eventuales golpes a la economía que puedan dañar aún más a la economía.

Algo de esto también se deslizó los últimos días con el anuncio del secretario de la Pequeña y Mediana Empresa y los Emprendedores, Guillermo Merediz,  que lanzó un paquete de líneas de financiamiento junto al Banco de la Provincia (BAPRO) para proyectos de inversión destinados exclusivamente a PyMEs lideradas por mujeres.

En paralelo, Kulfas y el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, lanzarán la semana próxima un ambicioso plan de empleo que involucrará a las personas de entre 18 y 24 años con secundario completo que busquen un trabajo registrado, así como también a las micro, pequeñas y medianas empresas que tengan planes de inversión pendientes y requieran contratar nuevo personal. 

La idea es que el Estado se hará cargo de una gran porción del salario que paguen las empresas de los trabajadores contratados durante un año, además de un monto por cuatro horas diarias de capacitación, en el caso de que la empresa lo requiera.

De esta manera, plan de vacunación, reactivación de la economía y desgaste opositor irán de la mano con la mirada del gobierno puesta en los comicios legislativos.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios