Combustibles

La estrategia oficial para los precios de la naftas en los próximos meses

Después del aumento del 6% este fin de semana, el Gobierno explora una fórmula para evitar impacto de los saltos internacionales en el crudo local. Los aumentos que restan para este año.

Hace un año el petróleo WTI cotizó en negativo por primera vez en la historia, mientras que el Brent, referencia para la Argentina, cayó a su mínimo histórico de u$s 9 por barril.

Doce meses después de que algunos traders vendedores pagaran para entregar su producción en medio del punto más crítico de la pandemia, la Argentina pasó de un barril criollo con el crudo a u$s 45 entre mayo y agosto a una semi liberación de los precios.

Este fin de semana, de hecho, aumentaron un 6% en promedio la nafta y el gasoil, como segundo escalón de un incremento escalonado del 18% en total entre marzo y mayo (15 puntos para recomponer márgenes brutos de la refinación y otros 3 para trasladar actualizaciones de impuestos).

El del próximo mes será el último ajuste en los precios hasta fin de año y la etapa que viene es la de una estabilización del petróleo en el mercado interno para evitar grandes saltos en los precios de los combustibles.

Es lo que está en la hoja de ruta del Gobierno con el proyecto de ley de promoción de inversiones en los hidrocarburos, por el momento en borrador, y que llegaría al Congreso en los próximos meses.

Así lo dijo el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, días atrás cuando fue entrevistado por Bloomberg. El mecanismo de los precios límite (con piso y techo) intentará amortiguar la volatilidad internacional sin afectar la inversión.

Aunque desde la Secretaría de Energía afirman que no hay un proyecto definido, la ley incorporaría propuestas de Kulfas, el ex presidente de YPF, Guillermo Nielsen, y tramos de lo que se conversó con otras petroleras para mejorar el marco normativo.

Mientras tanto, será crucial para el Gobierno que la devaluación del peso no le reste margen a las refinadoras y que los precios internacionales del crudo jueguen a favor, ya que, de otra forma, se acumulará un nuevo retraso hacia el fin de 2021. En mayo, restaría un último incremento promedio de 4% para alinear los precios internos con la paridad de importación (import parity).

Tags relacionados

Compartí tus comentarios