Paritarias 2022: cuánto aumentarán los salarios, desde cuándo y cómo es el plan ‘primavera' de revisiones

El Gobierno ya definió la estrategia para la discusión salarial 2022. Cuál es el tope que plantea para los aumentos y qué plan tiene para ponerlo en marcha. Las posiciones en la CGT y las cámaras empresarias.

Aumento con techo de 40% con revisiones desde la primavera si se acelera la inflación. Ese es el plan diseñado por Martín Guzmán de cara a la ronda de paritarias 2022 que el Gobierno buscará terminar de dar forma durante las próximas semanas con la primera línea empresaria y sindical.

La negociación salarial con los gremios docentes y la definición del nuevo salario mínimo, vital y móvil que en la Casa Rosada proyectan resolver antes de fin de mes apuntan a sentar las bases para que el mismo esquema se replique en las próximas discusiones que sobrevendrán en el sector privado.

Inflación y salarios: el Gobierno avanza sobre un nuevo acuerdo con empresarios y gremios

Inflación y salarios: el Gobierno avanza sobre un nuevo acuerdo con empresarios y gremios

Paritaria bancarios 2022: de cuánto serán los aumentos que se adelantarán en enero y febrero

FMI y precios: cómo se define la pauta de inflación en el acuerdo

Incluso, según la hoja de ruta que trazan en el entorno del presidente Alberto Fernández, el plan contempla la idea de que el ese molde paritario sea ratificado en el marco de un acuerdo general de precios y salarios que algunos funcionarios del Ejecutivo ya comenzaron a conversar informalmente con directivos de las principales cámaras empresarias y la conducción de la CGT.

El diseño impulsado por el Gobierno, y que en parte fue deslizado por el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, en las últimas horas, contempla un incremento salarial anual de 40% con la posibilidad de revisar los convenios a partir de los seis meses en caso de una suba de precios que licúe ese nivel de incremento.

Paritarias: estatales logran suba adicional de 14% y el aumento anual trepa a 54%

Ese parámetro, que se ubica bastante por debajo del 55% que las consultoras que releva el REM del Banco Central estiman para 2022, se corresponde en cierta medida con el esquema de "rangos" entre dos valores de inflación anual, siempre por debajo del 50%, que el ministro de Economía conversa con el FMI en el marco de la negociación del acuerdo y que apunta a fortalecer también la estrategia oficial de contener expectativas.

La definición del aumento salarial docente y de la suba del salario mínimo marcarán el puntapié con el que la administración de Alberto Fernández buscará imponer su plan salarial. En el caso de la paritaria para fijar el piso salarial para los maestros, la negociación se inició la semana pasada y la aspiración oficial es cerrarla antes de fin de mes para garantizar el normal inicio de las clases, previsto para el 2 de marzo en la mayoría de los distritos del país. 

Allí los gremios ya anticiparon que pretenden un aumento por encima de la inflación, que garantice una mejora sustancial del mínimo actualmente en $ 41.250, y la alternativa de revisar cada dos meses el acuerdo.

En paralelo, en un cambio en la estrategia habitual en materia salarial, el Gobierno tiene decidido esta vez adelantar la definición del sueldo mínimo para que funcione como referencia con vistas a las paritarias en el sector privado. En esa línea el Ministerio de Trabajo ya avanzó para convocar al Consejo del Salario para antes de fin de mes con la apuesta de que junto a empresarios y sindicalistas allí se consensúe formalmente la pauta de aumento de 40%. La última suba (3%) del piso salarial que impacta sobre unos 300 mil trabajadores fuera de convenio y es la principal referencia para los sueldos en el sector informal se aplicó este mes y llevó el mínimo a $ 33.000.

"Se está planteando algo parecido a lo que fue el año pasado. Se puede avanzar siempre que garanticen que no habrá límites para reabrir si la inflación se dispara", analizó un importante referente de la CGT sobre el plan oficial. La advertencia de la principal central sindical se vincula con la desconfianza que genera la estimación oficial sobre la evolución de los precios: ninguno de los informes que reciben regularmente los gremios de sus asesores económicos plantea escenarios por debajo del 55% para la inflación 2022.

La cautela es allí la opción privilegiada. Hasta el momento solo se cerró una paritaria del sector privado correspondiente a este año: fue el caso de los aceiteros que acordaron un incremento de 39% desde enero y con revisión en agosto, en un esquema bastante similar al que alienta el Gobierno. 

A diferencia, la Asociación Bancaria, que encabeza el también diputado del Frente de Todos Sergio Palazzo, optó por consensuar con los bancos un aumento "puente" solo para el primer bimestre del año que fijó subas de entre 8% y 12% a la espera de tener un horizonte más claro sobre la evolución de los precios.

El resto de los gremios que mantuvieron negociaciones en las últimas semanas, como los casos de Comercio y estatales nacionales, lo hicieron solo para acordar reajustes correspondientes a la paritaria 2021, que en ambos casos culminaron con incrementos punta a punta del 54%.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.