Encuesta EMEC

Proyecciones de expertos: el freno al dólar no logra achicar las expectativas de inflación

La apuesta del equipo económico por desacelerar la depreciación para contener los precios desinfló las previsiones sobre el dólar oficial, pero no las de la inflación. Empeoraron las perspectivas fiscales. Respecto al PBI, entre este año y el que viene se recuperará apenas el 70% de lo perdido en 2020.

La intención del Gobierno de contener la escalada de los precios este año con atraso cambiario, manifestada la semana pasada, provocó un ajuste a la baja de las previsiones de las consultoras sobre el valor que tendrá el dólar a fin de año, pero no se tradujo en una reducción de los pronósticos de la inflación, a la que esperan mucho más cerca del 50% que del 30% pautado por el equipo económico y que prevé el mentado acuerdo de precios y salarios que persigue el Ejecutivo.

Así se desprende de las respuestas que consultoras y centros de estudios brindaron al participar de la Encuesta de Expectativas Macroeconómicas de El Cronista (EMEC) de febrero, que además arrojaron un incremento en el déficit fiscal primario esperado para este año con respecto al de meses anteriores y una muy moderada recuperación del PBI para 2022.

Inflación y dólar

 

Las previsiones de la inflación para este año se ubican en torno al 49,1%, según la mediana de respuestas de las consultoras y centros de estudios que dieron sus respuestas entre el 13 y el 22 de febrero, una cifra muy superior a la de 29% que figura en el Presupuesto de 2021 y que el Gobierno busca sostener.

Para febrero, la mediana de los pronósticos apunta a que el índice de precios al consumidor (IPC) trepará un 3,4%, con lo que encadenará su quinto dato mensual que se ubique cómodamente por encima del 3%. En tanto, el dato interanual rondará el 40%.

De cumplirse acumularía un 7,5% para el primer bimestre y dejaría un margen para un promedio mensual de inflación de 1,8% para no rebasar el 29%. La intención oficial es desacelerar la depreciación del tipo de cambio cerca de un 25% y además lograr un acuerdo de precios y salarios con empresarios y gremios de un 30%.

Por el lado del dólar oficial, las previsiones apuntan a que el año terminará con un dólar a $ 117, según la mediana de respuestas, con un abanico de pronósticos que oscilan de los $ 112 a los $ 131. Este guarismo guarda una significativa diferencia con los $ 102,4 por dólar con los que el Ejecutivo prevé finalizar el año, pero la distancia se achicó.

La idea del Gobierno es que una apreciación real del tipo de cambio contenga los precios.

Es que dado el anuncio oficial de que se buscaría contener la inflación con un atraso del tipo de cambio en términos reales, las proyecciones cambiarias de febrero marcaron una fuerte reducción respecto a las de los últimos meses, que rondaban los $ 126. 

Sin embargo, esto ocurre con el tipo de cambio oficial, no son proyecciones de las cotizaciones paralelas ni de la brecha cambiaria, que podría ensancharse si se incrementan las tensiones cambiarias.

Déficit fiscal y PBI

En cuanto al déficit fiscal primario, los especialistas aumentaron nuevamente las previsiones para este año a 4,5% del PBI, luego de que en diciembre marcaran un 3,9% y en enero un 4,1%, meses en los que el mercado empezaba a descontar que el año terminaría con un rojo en las cuentas públicas menor al del Presupuesto 2021 luego de que 2020 finalizara con un desequilibrio menor al previsto.

Es que el año pasado, ante el incremento extraordinario del gasto y el hundimiento de la recaudación, las proyecciones fiscales del Ejecutivo y de los analistas rondaban el 8% del PBI, pero debido a una recuperación de los ingresos más veloz que la prevista y al recorte de la asistencia a las empresas y a los hogares el rojo terminó en 6,5% del producto.

No obstante, dada la incertidumbre sanitaria en el proceso de vacunación y el impacto que podría tener en la actividad una nueva ola de contagios, en el Gobierno prefieren mantener el 4,5%, y las consultoras que participaron en la EMEC volvieron a acercarse a esta cifra.

En tanto, las estimaciones sobre el PBI acusan una reducción de 10% en 2020, en línea con los cálculos realizados por el Fondo Monetario Internacional (FMI). Respecto a 2021, las respuestas arrojan una recuperación de 5,3%, mientras que para 2022 los pronósticos son mucho más divergentes, pero convergen en una mediana de una suba de 2,4%, unas décimas por debajo de las que espera el organismo.

Las previsiones de los analistas sobre el PBI están en línea con las del FMI.

Si estos pronósticos terminan replicándose en la realidad, Argentina entre 2021 y 2022 habrá recuperado solamente el 70% de lo perdido en 2020. 

Así, en 2023 necesitaría crecer más de 3% para que Alberto Fernández termine su mandato con un PBI más alto que el existente cuando asumió.

Sobre la EMEC

La Encuesta de Expectativas Macroeconómicas El Cronista (EMEC) se realiza una vez por mes desde junio de 2016 entre varios de los más destacados analistas del mercado, incluidos bancos, consultoras, centros de investigación y asesores de inversión, a quienes se les pide que respondan Un formulario con una treintena de preguntas sobre 12 variables clave de la macroeconomía y las finanzas nacionales.

En la edición de este mes participaron LCG, FIDE, Fundación Capital, Seido, MyF Consultora, Ecolatina, la Escuela de Economía y Negocios de la UNSAM (Enrique Dentice y Federico Favata), el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz y el Departamento de Economía Política del Centro Cultural de la Cooperación.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios