PRECIOS Y SALARIOS

Sin margen fiscal, Guzmán apuesta al acuerdo social y el atraso cambiario

El ministro descartó una baja de IVA a alimentos. Busca alinear expectativas de inflación. El Gobierno prepara su opinión para la revisión del FMI sobre el acuerdo de 2018. Llegarían u$s 3.000 millones.

El Gobierno hizo hincapié en el pedido de "alinear expectativas" en las reuniones de la semana pasada con sindicatos y empresarios. Los encuentros se retomarán la próxima semana y en la antesala, el ministro de Economía, Martín Guzmán, consideró que la meta de inflación del 29% es posible si se cumple con esa condición.

En ese contexto, el funcionario reconoció que las presiones sobre el tipo de cambio se trasladan a precios y que la emisión aumenta esas tensiones. El Gobierno empezó a moderar en ese sentido la devaluación del peso, que en enero llegó al 4%, en línea con la inflación. "Una parte de la emisión va a poner presión sobre el dólar. Como queremos acumular reservas, hay un objetivo de depreciación del tipo de cambio del 24 a 25% anual y concentramos una parte importante de esa depreciación en el primer mes del año", explicó Guzmán en una entrevista en AM 750.

El sector privado reclama un "aporte del Gobierno" por la vía impositiva, sobre todo en el tema de alimentos. Una de las propuestas de la Coordinadora de Industrias Alimenticias (Copal) es la baja del IVA para los bienes de la canasta básica. "Hoy el país no está en condiciones de reducir ingresos fiscales", remarcó Guzmán. "En un contexto donde hay una capacidad instalada ociosa, el Estado tiene que tener un rol expansivo pero hay que fortalecer la sostenibilidad fiscal", planteó.

En las reuniones, recordó la meta de 4,5% de déficit fiscal primario, un punto que también forma parte de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que se retoman por ahora de forma virtual. Para esto el director por Argentina ante el organismo, Sergio Chodos, viajó a la capital política de EE.UU. este fin de semana. Guzmán tiene previsto viajar a fin de mes. "Por ahora depende de los protocolos y el Covid", dijo sin confirmar su presencia todavía, aunque sí ratificó la visita a México con Alberto Fernández el 24 de este mes.

"Venimos trabajando de forma virtual, por videoconferencia", dijo sobre la negociación por un nuevo programa y el repago de los u$s 45 mil millones otorgados durante la gestión de Mauricio Macri. Sobre los plazos que se bajaran para el acuerdo de facilidades extendidas, con un repago de 7 a 10 años, el titular del Palacio de Hacienda aseguró que "poder tener un programa distinto requeriría cambiar la estructura financiera internacional y eso requeriría el apoyo de los países más avanzados" como Estados Unidos, Alemania, Francia y Japón, entre otros.

En el mientras tanto, podría haber un ingreso extra desde el FMI. Se trata de u$s 3.300 millones que se reasignarían por derechos especiales de giro, la "moneda" del FMI que se distribuye entre los miembros, si se define una ampliación de capital del organismo. "Muchos países empujaron esta ampliación para aumentar la liquidez durante la pandemia. En 2020 tuvo la oposición de Estados Unidos y ahora se trabaja para que Washington lo apruebe", explicó Guzmán.

Por otra parte, el organismo que conduce Kristalina Georgieva también puso en marcha una evaluación pos-programa "El Gobierno nacional va a tener la oportunidad de dar su opinión mientras el Fondo revisa lo que se hizo en 2018". Guzmán consideró que si el Fondo encontrara que hubo intencionalidad política, la cuestión debería quedar en manos de la Justicia. "El préstamo que hizo el FMI fue político y fue un apoyo al Gobierno de turno. Al país se lo dañó y ahora debemos actuar para resolver el problema".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios