ELECCIONES

Interna de Juntos por el Cambio: mientras aumenta la tensión, se vuelven a ver las caras

Luego de que Macri marcara la cancha, Rodríguez Larreta busca defender su posición y mantener su influencia de cara al armado de listas. Hay cumbre esta tarde en Palermo.

A 31 días del cierre de listas, Juntos por el Cambio vive una escalada de sus diferencias internas y no es claro cómo se resolverá el conflicto. Si bien todos resaltan la importancia de mantener la unidad, ninguno quiere ceder ni bajar sus pretensiones en vistas a la estrategia electoral.

Halcones y palomas de la coalición opositora justifican el porqué de los motes. Mientras que los primeros se sienten cómodos en la confrontación y elevan los dardos públicos, los segundos evitan exponer las diferencias y prefieren reservar la discusión puertas adentro.

En este contexto es que esta tarde, en Palermo, habrá un nuevo encuentro de la mesa nacional de Juntos por el Cambio, en el que participarán los principales dirigentes del PRO, la UCR, la Coalición Cívica y el Peronismo Republicano. No estará María Eugenia Vidal, en cuarentena, pero sí habrá dos incorporaciones que no suelen estar: Jorge Macri y Maximiliano Abad. Son los presidentes del PRO y la UCR en la provincia de Buenos Aires, respectivamente.

Ayer, Mauricio Macri se metió en la interna y disipó dudas sobre su posición. Pidió que María Eugenia Vidal sea la candidata en provincia de Buenos Aires. Incluso contestó que imaginaba por qué algunos podían considerar que pasó de "león a gatito" la ex gobernadora, quien se mantuvo alejada de los primeros planos tras su vuelta al llano.

El ex presidente también reservó flechas para Horacio Rodríguez Larreta, otro de los moderados. Sostuvo que "Horacio está muy bien posicionado como candidato a presidente en 2023, pero hoy se juega 2021. Él tiene la responsabilidad como jefe del distrito de lograr un consenso".

Larreta no entrará en ese juego y evitará responder chicanas, tal como manda su estilo. Desde su entorno aseguran que mantendrá su estilo zen y que "el objetivo es sostener y fortalecer la unidad de Juntos por el cambio. Se va a llegar a un consenso", a pesar de que persistan estos palos.

Si bien el jefe de Gobierno podría reclamar tener un rol preponderante a la hora de determinar los nombres que juegan en su distrito, lo cierto es que los tableros de la ciudad y la provincia de Buenos Aires están totalmente cruzados. Las discusiones y negociaciones son simultáneas y el mayor vaso comunicante sigue siendo Vidal, que retrasa su decisión. A nivel general, muchos en el espacio creen que sería la candidata de consenso en la provincia; pero para el larretismo sería la carta que podría frenar las ambiciones de Patricia Bullrich en la ciudad.

Mientras tanto, dialoga con su familia y se debate sobre su futuro político mientras cumple el aislamiento tras su paso por Estados Unidos. La ex gobernadora alimenta el mismo espíritu que Rodríguez Larreta y esquiva las balas que le llegan desde los duros. En particular, Bullrich le recrimina que estuvo ausente desde que salieron del Gobierno.

El lunes, durante una videoconferencia con Elisa Carrió y militantes, Vidal sostuvo que "los que somos parte de Juntos por el Cambio valoramos el rol que Patricia tuvo, en el gobierno y como presidenta del PRO. Valoro particularmente que haya puesto el cuerpo y la cara. Yo sé lo que es poner el cuerpo en la difícil y Patricia lo hizo después de un momento difícil como fue la elección de 2019".

La presencia de ambos es una suerte de empate entre halcones y palomas, ya que Jorge está alineado con Mauricio y Abad con Vidal. Pero además da cuenta del tinte que tendrá la reunión, en la que las discusiones sobre las estrategias electorales en la provincia tendrán un lugar preponderante.

Es que mientras el PRO se desgasta en sus diferencias internas, la UCR observa expectante. La semana pasada realizó un acto con Facundo Manes y aspira a que el neurocientífico encabece la lista, sobre todo si Vidal se corre del escenario provincial. Y en la ciudad deja correr la versión de que Martín Lousteau, su otra figura con proyección electoral, pueda llegar a jugar. Es lo que pretende Gerardo Morales, pero parece una opción remota, ya que el economista tiene cuatro años más de mandato en el Senado. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios