Presión interna

Impuesto a las Ganancias: qué hay detrás de la carta de Sergio Massa a Alberto Fernández y Martín Guzmán

Luego de participar del Tedeum junto al Presidente y el ministro de Economía, el titular de Diputados, socio fundador de la coalición gobernante, les exigió la suba de Ganancias. ¿Cómo leer la jugada del tigrense en medio de la interna oficialista?

Aunque no lo reconoce públicamente, Sergio Massa quiere ser presidente el año que viene. Y tiene claro que la imagen de gestor que le "resuelve los problemas a la gente" es la que mejor le sienta. Lo comprobó en el año 2015, cuando quedó tercero en las elecciones que llevaron a Mauricio Macri a la presidencia. Pese a que en 2019 optó por encabezar la lista en Provincia y así garantizarse otra presidencia, la de Diputados, su norte, pero también su agenda, siguen siendo las mismas.

Esta mañana, una vez más, lo dejó en evidencia. Fue cuando le envió, por segunda vez en menos de dos semanas, una carta al ministro de Economía, Martín Guzmán, esta vez con copia al presidente Alberto Fernández, para que suba "en lo inmediato" el piso a partir del cual los trabajadores de la cuarta categoría se vean alcanzados por Ganancias. 

Horas más tarde, encabezó un acto en el que afirmó que "el salario no es ganancia". De paso, planteó que "el desafío es que el Estado haga un esfuerzo a la par del trabajador y del empresario, que paga esos salarios".

Suba de Ganancias: Sergio Massa le volvió a exigir a Martín Guzmán que mueva el piso

Suba del mínimo de Ganancias: el Gobierno adelantó que habrá novedades sobre el impuesto "en los próximos días"

Cuál es el objetivo de la misiva, ¿marcarle la cancha a Guzmán? ¿Echarle más nafta al fuego de la interna oficialista?

La primera respuesta que dan desde el entorno del tigrense es que si el ministro de Economía no pisa el acelerador, los trabajadores que se vieron alcanzados por el gravamen a raíz de la inflación, no por una mejora real en sus ingresos, verán afectado su aguinaldo.

Pero si se mira con lupa, la exigencia de Massa al titular del Palacio de Hacienda es una de las banderas que el tigrense levanta desde el año 2013. De hecho, copó la agenda del Congreso el año pasado, cuando impulsó una ley para subir a $ 150.000 el piso de Ganancias. Con un dato no menor: la sesión se celebró un día más que atípico para el Poder Legislativo. Comenzó un sábado y culminó el domingo por la mañana. Protagonismo absoluto.

Quienes conocen a Massa de cerca aseguran que su misiva no fue contra Guzmán, ni contra el Presidente. "No es contra nadie", insistieron. "No puede haber grises en ese tema; por eso exige, no pide", argumentaron, al tiempo que agregaron que "es su forma de conducir"

Con estas iniciativas, el presidente de la Cámara de Diputados busca despegarse de la "procrastinación" que le atribuyen a un sector del oficialismo.

Es más, ayer el tigrense participó del Tedeum junto al Presidente y su ministro de Economía. A menos de 24 horas, salió con la carta. Más que un puñal por la espalda, la carta del exintendente de Tigre luce como una jugada con la mira puesta en la oposición

Massa participó del Tedeum junto al Presidente y, horas más tarde, lo copió en la carta dirigida a Guzmán.

Aún así, desde el entorno del líder del Frente Renovador reconocen que las estrategias de Massa incomodan dentro del Frente de Todos. Es más, cuando envió la primera misiva, Guzmán salió a decir que el pedido de Massa era "obvio".

Pero en esta segunda oportunidad desde Diputados dan por descontado que nadie saldrá a responderle a Massa. Según dicen en el entorno del tigrense, el Presidente lo llamó apenas Guzmán pronunció aquellas palabras para decirle: "Que sea la última vez que salís a cruzarlo a Massa". ¿El técnico no entenderá de jugadas políticas? Eso se preguntan algunos peronistas de vieja data.

El mensaje de Massa no debería leerse en clave de interna. Sino más bien para evitar que la oposición lo primeree con una de sus "causas". Como hizo Mauricio Macri en su campaña 2015, que prometió -e cumplió- eliminar el impuesto a las Ganancias para los trabajadores.

Cuando Massa se sumó al Frente de Todos, lo hizo bajo una condición: sus posiciones las mantendría. Es por eso que desde los pasillos del Congreso, quienes lo frecuentan, dan por descontado que existe un acuerdo tácito para que se planteen diferencias o reclamos como este a viva voz.

Massa, el gestor

"A Massa le va bien cuando gestiona", dicen desde su entorno al referirse a su imagen en las encuestas y en la percepción de la opinión pública. Una de sus últimas fotos que difundió, por caso, fue durante la inauguración de un puente. 

Desplegar esa faceta desde el ámbito legislativo no es tarea sencilla. Pero tiene una ventaja: logró colar a sus alfiles en uno de los ministerios que, aseguran, lleva adelante una de las gestiones más valoradas: el ministerio de Transporte.

Massa participó de la inauguración de un puente modular en Morón.

Según afirmaron sus colaboradores, la imagen de Massa viene subiendo. Y se lo adjudicaron a tres temas: su agenda vinculada al "alivio fiscal", con Ganancias a la cabeza; su rol en las negociaciones con el FMI (logró cosechar 202 votos para la aprobación del acuerdo, pese a la negativa de un ala del oficialismo) y la unidad que pregona puertas afuera, y dentro del Frente de Todos.  

Massa suele decir que no está "buscando trabajo". Pero, al mismo tiempo, no cierra la puerta a ningún ofreciemiento: "Voy a estar donde el Frente de Todos necesite que esté".

Pero para sumarse al gabinete del Frente de Todos, el tigrense tiene un requisito. Su postulación a un "superministerio de Economía" o un cargo que le brinde el escenario ideal para mostrarse como el "gestor que le resuelve los problemas a la gente" debería ser el fruto de un acuerdo político entre Fernández y su vicepresidenta, Cristina Kirchner.

¿Por qué un "superministerio"? Desde Congreso vienen planteando que se requiere un gabinete más acotado, con menos ministros, pero que todos tengan "espalda política". En lugar de nombrar a los amigos del Presidente. 

Es que la lectura que hacen desde el espacio que comanda el tigrense es que en la Argentina, a raíz de las coaliciones, el poder político "está licuado".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.