Fractura en el Gobierno: Massa quiere ser el garante de la unidad del Frente de Todos

Mientras el ala kirchnerista del gabinete le presentaba su renuncia por TV a Alberto Fernández, y el albertismo apoyaba al Presidente vía Twitter, el tigrense se mostró con ambos sectores. "No estoy buscando trabajo", dicen que dice.

Sergio Massa intenta mostrarse como el garante de la unidad dentro del Frente de Todos. El tercer accionista de la coalición gobernante no emitió opinión sobre el fuego cruzado que se desató ayer. Mientras el ala kirchnerista del gabinete le presentaba su renuncia por TV a Alberto Fernández, y el albertismo apoyaba al Presidente vía Twitter, el tigrense se mostró con ambos sectores. "No estoy buscando trabajo", dicen que dice

Alberto: "La gestión de gobierno seguirá como estime conveniente, para eso fui elegido"

En la previa a que se desatara el escándalo que llevó a las diferencias entre el albertismo y el cristinismo a un nivel de máxima tensión, Massa se mostró junto al presidente y su ministro de Economía Martín Guzmán, en la que fue la presentación del proyecto de promoción de hidrocarburos. Con ese gesto, Fernández avisaba que Guzmán seguiría en su lugar.

Horas más tarde, y cuando la crisis de gabinete estaba al rojo vivo, Massa seguía sin fijar posición. Dejó trascender a la prensa que se reuniría con los ministros y funcionarios que le responden en las oficinas del Frente Renovador. Ninguno había presentado ni presentó su renuncia. Tampoco emitió comentarios. Salvo José Ignacio de Mendiguren (BICE) que, acorralado por la prensa al salir, declaró: "Sergio está trayendo tranquilidad". La tropa de Massa, al igual que el propio Massa, sigue en silencio.

La reunión del Frente Renovador tuvo un intervalo. El tigrense se ausentó por cerca de una hora para encontrarse con el jefe de la bancada oficialista Máximo Kirchner en el Palacio del Congreso. "Fue una reunión privada", dicen desde el entorno del presidente de la Cámara baja cuando se le pregunta de qué se habló en ese encuentro.

Una respuesta similar dan cuando se les consulta sobre el encuentro que mantuvieron los referentes del Frente Renovador en las oficinas de Libertador. "La reunión estaba acordada desde antes (de las renuncias en tándem)", dicen. Aunque admiten que el contexto ameritaba un encuentro.

Más que eso no dicen. Salvo que el tigrense "no está buscando un cargo". E insisten con que, pese a los rumores de que podría ocupar el rol de un "superministro de Economía" o reemplazar a Santiago Cafiero como jefe de Gabinete, en ningún momento Massa se postuló para ocupar ninguna silla del Gabinete de Fernández. Tampoco confirman que haya recibido algún ofrecimiento.

Así como dijo De Mendiguren, desde el entorno del exintendente aseguran que Massa "está trabajando en pos de pacificar, hay una situación que requiere de eso" y que "va a tratar de traer paz y armonía" a la alianza gobernante. 

Su rol es "conciliador", insistieron sus allegados al recalcar que el titular de Diputados mantiene "buen diálogo" con ambas partes. "Va a tratar de poner paños fríos, conciliar, que se tranquilice el tema y preservar la unidad", detallaron.

Ese mismo rol de conciliador deberá mantener dentro de la Cámara de Diputados donde en las últimas horas, y en medio de la crisis ministerial, llegó el proyecto del Presupuesto 2022. En medio de la ruptura interna, el tigrense deberá lidiar para que el texto sea aprobado

De todas maneras, más allá de la presentación del proyecto, hay más dudas que certezas sobre cuándo comenzará su tratamiento. La actividad de la Cámara baja sigue en suspenso. 

Es que el protocolo que regula las sesiones mixtas en tiempos de pandemia sigue vencido, no hay sesión a la vista y ni siquiera se sabe qué día elegirá Guzmán para presentar los principales lineamientos del plan económico del gobierno.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios