Este viernes

El Gobierno pagará u$s 2700 millones al FMI con DEG y yuanes

Según fuentes oficiales, el BCRA girará adelantos transitorios al Tesoro para que compre las divisas para girarle al FMI. Siguen a la espera de un acuerdo que destrabe el envío de fondos desde Washington.

En despachos oficiales se consolidaba la idea de pagar, este viernes, los u$s 2700 millones que vencen con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Según dos fuentes consultadas por El Cronista, no solo se abonarían unos u$s 1700 millones con los DEG que quedan en el Banco Central, sino que se saldarían los u$s 1000 millones restantes con yuanes de libre disponibilidad en poder del Banco Central. 

La versión ganó fuerza en las últimas horas, pero se venía analizando desde hace días, según dos fuentes consultadas por este medio. El Tesoro planea pedirle Adelantos Transitorios (AT) al Banco Central por los pesos equivalentes a los u$s 2700 millones del vencimiento: unos $ 680.000 millones. Con esos pesos, comprará los cerca de u$s 1700 millones en DEG que hay en el BCRA y unos u$s 1000 millones en yuanes. Y efectuará el pago en el día del vencimiento, este viernes, cuando las reservas brutas caerán debajo de los u$s 30.000 millones.

A la espera del FMI, el Banco Mundial, BID y CAF aportan créditos por más de u$s 1300 millones

El Gobierno ya agotó el 70% de la meta fiscal: cuál es el tironeo con el FMI

El Tesoro le devolvería al Banco Central esos adelantos transitorios cuando el FMI efectúe el desembolso, una vez cerrado el nuevo acuerdo. En ese momento, Hacienda le vendería los DEG al BCRA y saldaría los AT con esa nueva emisión de pesos.

El yuan es una de las cinco monedas que el FMI utiliza para calcular el valor del DEG. Sin embargo, fuentes oficiales indicaron que el Fondo se resistía a aceptar la moneda china como medio de pago y que las negociaciones fueron duras. 

La canasta de monedas con la que se calcula el valor del DEG incluye, desde 2016 al renminbi.

Mientras Economía buscaba elementos administrativos para validar la operación, el BCRA argumentaba que, como hay u$s 10.000 millones en yuanes de libre disponibilidad, esas reservas se pueden usar tanto para pagar importaciones como para saldar deudas.

El Banco Central acumula ventas netas de reservas por unos u$s 650 millones en junio y, según Eco Go, las reservas netas actuales rondarían los -2300 millones de dólares. Pero, desde que se masificó el uso de yuanes para pagar importaciones, comenzó a comprar dólares de a pequeñas cantidades. 

Las reservas netas rondan los u$s -2300 millones, según Eco Go.

La autoridad monetaria vende yuanes para importar y adquiere las magras divisas estadounidenses que ingresan de la exportación. Este miércoles, por ejemplo, vendió yuanes por el equivalente a u$s 100 millones y acumuló liquidez en dólares por u$s 171,5 millones, aportados por un ingreso del BID por u$s 157 millones y 14 millones de compras en el Mercado Único.

La cartera de Sergio Massa llegó a esta solución de emergencia de pagar con DEG y yuanes para no incurrir en mora con el FMI. "No existe periodo de gracia con el FMI", indicó la consultora 1816. Si Argentina no paga hoy, no podrá recibir nuevos desembolsos del Fondo hasta que no se ponga al día. Además, ese incumplimiento impactaría en las negociaciones con otros organismos multilaterales.

Pero el cronómetro para cerrar el nuevo acuerdo corre. En julio, vencen otros u$s 2600 millones con el FMI, y la mitad de ese dinero debería pagarse el 7 de julio. Luego, hay vencimientos el 14 y el 28, aunque el Gobierno podría volver a tomar la opción de consolidar la deuda a fin de mes. Además, el 9 de julio el Tesoro debe saldar u$s 1000 millones de bonos Globales, con el 75% de esa tenencia en manos del mercado.

La negociación técnica permanecía trabada desde hace semanas por dos exigencias del staff técnico: una devaluación y un ajuste fiscal lo más cerca posible del 1,9% del PBI contemplado en la meta original. El Gobierno se resistía a devaluar y exploraba algún tipo de encarecimiento a las importaciones, aunque no encontraba una medida que agregue más nafta a la inflación. E intentaba convencer al organismo que el esfuerzo fiscal ya se hizo y que el gasto es, cada vez más, pagos de jubilaciones, pensiones, salarios y prestaciones sociales con algún tipo de movilidad que impide su licuación.

Temas relacionados
Más noticias de FMI

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.