Incertidumbre

Cepo y remarcación de precios recalientan la inflación de julio: cuál es el piso

Las trabas para importar y las remarcaciones de esta semana interrumpieron las expectativas de desaceleración. Más presión traccionada por los mayores costos de reposición

El cepo al pago de importaciones y la sacudida financiera que generó la crisis en el Gobierno y el recambio en el Ministerio de Economía le agregarán más calor a la inflación de julio, según coincidieron distintos economistas consultados por El Cronista.

El último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) difundido por el Banco Central a comienzos de junio, marcaba una desaceleración en el Índice de Precios al Consumidor (IPC) a partir de este mes, al 4,5% promedio desde niveles en torno a los 5 puntos porcentuales.   

La inflación no desaceleró y marca 5,3% en junio: cuáles son los aumentos que se vienen

El castillo de naipes que rompieron Alberto y Cristina

Pero los aumentos programados en tarifas (el agua y las prepagas, este mes) más saltos en los precios luego del endurecimiento del cepo aniquilaron esas expectativas. Los consultores todavía no midieron el impacto de la incertidumbre provocada por el cambio de ministro, con nuevas listas de precios llegando a los comercios con incrementos superiores a los de meses previos.

Recalculando

Como contó El Cronista este lunes, los supermercados y almacenes recibían listas con aumentos de entre 9 y 15%, un escalón por encima de los que los supermercadistas conversaban con la Secretaría de Comercio Interior cada mes como tolerable, siempre del orden de un dígito. A eso se suma el impacto de los dólares paralelos tanto en las expectativas como en costos de reposición de quienes no pueden acceder a dólares oficiales, según consultores. Sin tener en cuenta los movimientos de estos últimos dos días, analistas consultados ya ubicaban la inflación de julio en un rango superior al 5%.

La ministra Batakis, junto al ministro Daniel Scioli y el presidente del BCRA, Miguel Pesce.

En opinión de María Castiglioni Cotter, de C&T, "julio ya venía con varios aumentos y es un mes estacionalmente complicado por el turismo". La economista agregó: La suba de los tipos de cambio en la segunda mitad de junio y especialmente lo que pasa ahora, más el impacto del cepo a las importaciones, sin duda va a traducirse en más inflación". En esa firma proyectaban una inflación de entre 5,3 y 5,5% para este mes, sin contar los movimientos de estos últimos dos días. "Todavía es difícil estimar hasta dónde va a llegar" el índice, añadió.

Claudio Caprarulo, de Analytica, proyectó 5,7% de inflación para julio, contra el 5,4% estimado para el mes pasado. "Diluido el fuerte shock sobre los precios internacionales causado en marzo por la guerra en Europa y el fin de las actualizaciones de tarifas energéticas, la segunda mitad del año iba a estar caracterizada por un leve descenso con un piso sostenido principalmente por la propia inercia inflacionaria y la estrategia de crowling peg que venia siguiendo el BCRA", dijo.

"Sin embargo, producto de las consecuencias del jaque al programa financiero del gobierno que comenzó a principios de junio, la profundización del cepo y la mayor incertidumbre por la salida intempestiva de Guzmán hay una mayor presión sobre los precios traccionada por el costo de reposición de los insumos importados", agregó. "Después de los hechos del fin de semana, es esperable que estos días sean complejos en términos de expectativas", sostuvo.

La consultora LCG, que mide semanalmente la evolución de los alimentos, había notado en la última semana de junio "el menor aumento semanal luego de ocho semanas". Así y todo, el índice de ese mes cerró con una suba del 5,5%, "sumando el tercer mes al hilo con aceleración del precio de los alimentos". Sin números para los primeros días de julio, Guido Lorenzo, director de esa firma, adelantó: "Esperamos un salto en la inflación de julio, principalmente por cobertura; hacia delante, el tipo de cambio (paralelo) y la emisión le darán impulso".

En sus primeras declaraciones como ministra de Economía, Silvina Batakis dijo que convocaría a los empresarios para mantener las canastas de precios y trabajar sobre los costos. Trató de calmar las aguas al ratificar los principales objetivos del rumbo económico: "camino hacia el equilibrio fiscal", acumulación de reservas y tasas de interés positivas para financiar al tesoro en pesos.

"Tener algún programa que tenga que ver específicamente con los precios en las góndolas no es el único instrumento" para combatir la inflación, dijo en C5N. "Necesitamos una economía donde el Estado sea solvente, eso es fundamental. Necesitamos un programa económico que nos permita ponernos en un sendero de equilibrio fiscal", agregó.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.