Entrevista

Álvarez Agis: "Desde la Convertibilidad no hay un plan antiinflacionario serio"

El economista sostiene que la inflación y la pérdida de poder adquisitivo son el principal problema de la economía actual. Además, considera que "ya no alcanza con el truco de las paritarias"

Emmanuel Álvarez Agis analiza la economía. Desde hace un tiempo, orientó su carrera profesional al sector privado y hace consultoría para PxQ, empresa que dirige. Hace ocho años, en 2013, fue viceministro de Economía de Axel Kicillof, puesto que ocupó hasta 2015. También, era uno de los nombres que Alberto Fernández consideró para liderar el Ministerio de Economía.

No sólo es economista: también se define como militante "afín a las ideas del peronismo y el kirchnerismo". Pero, se distingue por separar su convicciones ideológicas de su pericia, o sea, la economía

El ex viceministro todavía mantiene la mayoría de sus reuniones a través de Zoom. Sostiene desde su oficina en Palermo, que por la aceleración de la inflación "ya no alcanza con el truco de las paritarias para recuperar el poder adquisitivo", y respecto a la actividad que la recuperación va a ser difícil porque "el 70% del PBI depende del mercado interno. Con el poder adquisitivo actual está muy complicado".

Sobre la gestión económica de Martín Guzmán remarca que debería presentar un plan económico: "desde la Convertibilidad no hay un plan antiinflacionario serio". Aun así considera injusto calificarlo con la pandemia de por medio. 

- La actividad económica está estancada hace cuatro meses, ¿llega el Gobierno a revertir la situación antes de las elecciones?

- A diferencia de lo que pasó con la primera ola donde las restricciones afectaron a la oferta como a la demanda, hoy las sucesivas olas que tuvo el Covid le pegan más a la demanda y al consumo, que a la producción. Eso es una no tan mala noticia. Con lo cual va a depender cómo termine el año, de si hay o no una tercera ola y la variante Delta nos obliga a volver a encerrarnos. Es una moneda en el aire porque de cara a la elección uno puede llegar con una economía recuperándose fuerte respecto al año pasado, o en las puertas de un encierro producto de la tercera ola. Por eso, es una de las elecciones con más incertidumbre de las que hemos tenido en la historia.

- ¿Qué pasará si el Gobierno no logra controlar el dólar?

- Lo que pasa ya lo vimos en la crisis autogenerada que hubo entre septiembre y noviembre del año pasado cuando el dólar casi llegó a $200. La suba del paralelo termina contagiando la dinámica de las reservas. Como las reservas son lo que nos permite no hundirnos, el Banco Central y el Gobierno deberían tener una política respecto al paralelo. Ya aprendimos que la libre flotación es una pésima idea para una economía como la Argentina. Ahora, es una mala idea tanto en el oficial como en el paralelo. Durante buena parte del año pasado hubo una política de una flotación administrada en el oficial y una libre flotación en el paralelo. Eso fue una pésima idea, porque el paralelo te contagia las reservas. Creo que hasta que tengamos un acuerdo con el Fondo y el Banco Central con una posición más fuerte en materia de reservas, el Gobierno tiene que tener una flotación sucia en los dos mercados.

- Las políticas expansivas como el bono extraordinario para jubilados o las reaperturas de paritarias, ¿van a contribuir o es un maquillaje electoral?

- La paritaria oficial se quedó corta al inicio del año por la aceleración de la inflación. Hoy con paritarias en torno al 45% vamos a tener un salario privado que va a empatar o perder apenas con la inflación del primer semestre, pero que va a recuperar tres puntos en el segundo. No es la mejor de las dinámicas, pero vamos a terminar el año con los salarios creciendo. De todas formas, en los últimos tres años tuvimos una caída del poder adquisitivo del salario de entre 16 y 17 puntos, con lo cual estamos menos 17 más 3. La cuenta sigue siendo muy complicada y es el principal problema de la Argentina. Después de la crisis macroeconómica de la administración de Macri y, atrás de eso la pandemia, el país quedó con un salario muy bajo, y eso apaga el principal motor de la economía. Nuestras exportaciones se van a recuperar, el mundo nos va a ayudar, hay buenos precios de las commodities, pero el 70% del PBI depende del mercado interno. Con el poder adquisitivo actual está muy complicado.

-El Gobierno está a punto de alcanzar la meta de inflación que se había puesto para todo el año, ¿Cómo se puede hacer para solucionar el problema?

Desde la Convertibilidad no hay un plan antiinflacionario serio, Macri tuvo un plan pero, con el respeto que me merece el Presidente, era claramente inconsistente. Uno no puede solucionar este problema anunciando una meta inflacionaria ridículamente baja y pensando que eso va a configurar las expectativas y va a bajar los precios.

- ¿Cómo puede reducir el déficit fiscal Argentina?

Es parte de la principal discusión de Argentina y me parece que hay que aprender de la experiencia de Macri. Uno de los principales errores que cometió es que primero dijo que venía a bajar el déficit fiscal y durante los dos primeros años lo empeoró porque le bajó el impuesto a los ricos: bajó retenciones, bienes personales. Creo que tenemos que aplicar la receta exactamente inversa. Hay que bajar el déficit fiscal y esa baja la tenemos que pagar los ricos ¿cómo? logrando que a mí y las personas con una posición económica acomodada nos cobren la luz, el gas y el agua lo que sale. No puede ser que por subsidiarme la luz o el agua a mí tengamos que hacer malabares con los jubilados o que alguien en el norte del país no tenga gas de red por subsidiármelo.

- Hablás de aprender de experiencias pasadas, ¿la medida de cierre de exportaciones de carne complica la entrada de divisas?

- Si yo te preguntara si con el kirchnerismo la carne era más cara o más barata, seguro intuitivamente me dirías más barata y es que es tramposa la pregunta. En 2012 la carne valía u$s 9 el kilo, hoy vale u$s 7. El precio medido en dólares cayó. Lo paradójico es que el salario en 2012 compraba 160 kilos de carne y hoy compra 130. La carne no está cara, el salario está barato. Con un aumento del precio de la carne del 70%, para mí ahí llegamos a terapia intensiva. Entiendo el cierre de exportaciones porque es una medida de emergencia. Pero tenemos que encontrar una forma de que haya carne accesible y aprovechar entre 2000 y 4000 millones de dólares que pueden ingresar.

Por eso, creo que si uno apunta a un programa antiinflacionario no es que tiene que tener como objetivo bajar la inflación, el verdadero objetivo de un plan antiinflacionario tiene que ser subir el salario real ¿cómo? bajando la inflación, porque si uno hace que los salarios corran de atrás, eso es una carrera que se espiraliza y no tiene ningún sentido. Me parece que hace más o menos cuatro años está bastante claro que ya no alcanza con el truco de las paritarias para recuperar el poder adquisitivo del salario.

Necesitamos un plan que desacelere los precios, que permita que los salarios corran arriba de los precios, pero que en esa recuperación la dinámica sea sostenible. Que no pase como ahora que porque los salarios perdieron el primer semestre, van a ganar el segundo semestre y van a volver a perder el primer semestre del año que viene. Eso creo que es lo que hay que terminar de arreglar, porque sino mañana me vas a estar preguntando por qué está tan caro el pescado o las zapatillas.

- Después de que Cristina aseguró que los DEG se utilizarán para pagarle al FMI ¿Cómo sería un buen acuerdo con el Fondo?

Hoy por hoy, el único que le puede dar dólares a la economía Argentina es el Fondo. Si quiere arreglar el problema que él mismo generó con Argentina lo que tiene que hacer es poner plata ¿Cuánta? mucha. Mínimo, 10.000 millones de dólares, sin eso no vamos a salir de este embrollo y creo que por eso el acuerdo cuesta tanto.

Primero hay que entender que la principal variable de la economía argentina es la cantidad de dólares que hay adentro del Banco Central. Hoy Argentina tiene un problema para aumentar las reservas porque tiene cerrados los mercados, su estructura de exportación es bastante débil y, además, hay una brecha cambiaria que desincentiva a los exportadores a venderle esos dólares al Central. Para ser bueno el acuerdo con el fondo debería tener un objetivo de mediano plazo no de shock, de eliminar la brecha cambiaria. Hacerlo mediante un fortalecimiento de las reservas del Central, así el dólar de la unificación está más cerca del oficial que del paralelo y, en paralelo a eso un programa desinflacionario que permita que la economía Argentina transite. no con 5 puntos de inflación anual, pero que el programa nos lleve a 40, 30, 20, 10 y que después nos lleve a un dígito. Para eso hay que tener tiempo y plata.

- ¿Cómo te definís políticamente hoy?

 - Estoy cercano a las ideas del peronismo, a las ideas del kirchnerismo. A veces me gana la economía. Siempre digo que uno tiene que separar sus convicciones ideológicas, éticas, morales de su pericia. En mi caso mi pericia es la economía. La militancia y el corazón para votar los domingos. Después, en el análisis dos más dos es cuatro. Y, si algo está mal, la máxima responsabilidad de un militante es avisar.

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

  • GR

    Gustavo Rivas

    27/07/21

    Este pibe es el UNICO economista que estuvo dentro del kirchnerismo y es medianamente coherente

    0
    0
    Responder