EL PRESIDENTE, EN UNA ENCRUCIJADA

Alberto Fernández lanzó un ultimátum a Martín Guzmán por el dólar: ruidos en el gabinete y un acto en suspenso con la CGT

El Presidente se reunió con Guzmán y le dio un tiempo para recomponer la economía; se habla de cambios en el gabinete y hay ruido interno por un acto en la CGT

El regreso del Presidente de su viaje a Alemania fue con sobresaltos. Con un dólar disparado y la economía en llamas, Alberto Fernández emitió en las últimas horas movimientos desesperados tendientes a buscar apoyo interno, emplazó a Martín Guzmán a dar respuestas en lo inmediato, por primera vez habló de cambios en el gabinete y se encontró con un Frente de Todos convulsionado y que le retacea apoyo.

La agenda presidencial de ayer estuvo plagada de sobresaltos en la quinta de Olivos: surgió una fuerte polémica por un acto de conmemoración a Perón en la CGT que generó chispazos con los gremios; una larga charla a solas con Guzmán para definir sus próximos pasos y los gestos de desplante de varios intendentes y gobernadores del PJ mostraron al regreso del Presidente de Europa a un Alberto Fernández aislado y cada vez más debilitado.

Los movimientos ascendentes del dólar, una economía que no repunta y un Guzmán que sigue acechado por el kirchnerismo duro es la postal que encontró ayer el presidente en la soledad de la quinta de Olivos.

Según coincidieron en sostener a El Cronista varios funcionarios de confianza de Fernández, hubo una charla a solas con el ministro de Economía donde, al parecer, el jefe de Estado habría emplazado a Guzmán a dar resultados en lo inmediato ya que en caso contrario su salida del gobierno será inevitable.

"Por ahora le dio un tiempo de gracia pero no especificó cuánto" dijo un funcionario con acceso ir restrictivo a la quinta de Olivos. Ello implica una suerte de ultimátum que definirá la pulseada de fondo que se viene dando entre Cristina Kirchner y Alberto Fernández por el rol de Guzmán en el Gobierno.

Gasoil: el Gobierno estimó la 'fecha clave' en la que se resolverá el abastecimiento

El plus de no ser carismático: por qué Horacio Rodríguez Larreta confia en ganar la interna

Alberto Fernández siguió de cerca con Guzmán los últimos datos de la jornada que mostraban una disparada del dólares, los problemas de abastecimiento de gasoil y mucha incertidumbre en el empresariado por las últimas medidas de restricción a las importaciones. Nada alentador en el clima interno de la Casa Rosada.

En las últimas horas crecieron los rumores en torno a la figura de Guzmán, quien fue el único ministro ausente en la reunión de Gabinete que se realizó a la mañana en la Casa Rosada liderada por Juan Manzur. 

ACTO EN LA CGT

En paralelo a todo esto el Presidente se encontró ayer con otro frente interno: el fuerte malestar de la cúpula de la CGT por la convocatoria a un acto para el viernes que hizo aleatoriamente y sin consulta previa la Casa Rosada. Anoche el Presidente intentaba calmar los ánimos caldeados de los gremialistas que amenazaron con suspender el acto.

En el gobierno justificaban la movida en que uno de los popes de la CGT como Héctor Daer era uno de los organizadores del acto y había sido consultado con su visto bueno para el acto. Pero no opinan lo mismo en la central gremial.

De cualquier manera, la imagen muestra a un jefe de Estado debilitado y con un apoyo cada vez mas exiguo en su patio interno del Frente de Todos.

De hecho, en el peronismo bonaerense descartaban la posibilidad de una presencia mayoritaria de intendentes del conurbado en el acto de la CGT y la muestra de respaldo al Presidente quedaría atada a un puñado de movimientos sociales, los mismos que cuestionó Cristina Kirchner por el manejo de los planes sociales.

INTENDENTES Y GOBERNADORES

Anoche el referente del Movimiento Evita y secretario de relaciones parlamentarias del gobierno Fernando "Chino" Navarro aseguraba que los movimientos sociales están "en su gran mayoría con Alberto". Claro que allí no cuenta el grueso de la columna vertebral de los piqueteros opositores encuadrados en el Frente Piquetero Nacional y mucho menos aquellos sectores sociales alineados con Cristina Kirchner.

En paralelo a esto, desde la Casa Rosada se buscaba más apoyo de los gobernadores del PJ para exponer un nuevo gesto de respaldo al presidente en momentos en que la economía da muestras de una fuerte caída.

Los gobernadores del PJ no dan muestras aún de atarse al proyecto reeleccionista de Alberto Fernández. Por el contrario, escatiman respaldo y hay mucho malestar con Guzmán por la falta de aciertos en la economía, retaceo por el tema de subsidios al transporte y los problemas que tienen que enfrentar a diario por la falta de gasoil en más de 20 provincias.

Con todo esto, Alberto Fernández se encuentra en una verdadera encrucijada política. Deberá tomar definiciones en lo inmediato. El tiempo le juega en contra y la falta de apoyo interno se le escurre de las manos. 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios