LICITACIONES DEL TESORO

Martín Guzmán tomó aire después de un día de tensión: renovó toda la deuda

El Ministerio de Economía refinanció todos los vencimientos de deuda de junio y consiguió un 6% extra.

En un día signado por la incertidumbre y otro feriado cambiario de hecho en la actividad, mientras los agentes económicos se ajustan a las nuevas reglas, el Ministerio de Economía salió airoso de un test en el mercado y logró despejar por unos días otro foco de tensión.

La cartera que comanda Martín Guzmán renovó este martes todos los vencimientos de deuda del mes y consiguió un 6% extra, una tasa que si bien no es compatible con el programa económico pactado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), al menos alcanza para ganar aire mientras los dólares paralelos rondan los $ 240 a $ 250 por unidad.

Resultado de la licitación de deuda en pesos, por cada instrumento

En concreto, la Secretaría de Finanzas obtuvo este martes en la licitación primaria unos $ 248.078 millones y quedó a la espera de sumar más en la segunda vuelta de este miércoles 29 de junio, exclusiva para los bancos y sociedades de bolsa (Alycs) que aspiran a formar parte del programa de Creadores de Mercado.

En el primer semestre, el Tesoro acumuló un "financiamiento neto positivo" (nuevo endeudamiento) de $ 663.246 millones, lo que implica una tasa de refinanciamiento del 121%.

Según la reciente revisión de las metas del FMI, el Gobierno debería cerrar este año con unos $ 1.559.000 millones ($ 1,6 billones) de financiamiento neto en el mercado local de capitales, equivalente a un 2% del Producto Interno Bruto (PIB).

Para cumplir su palabra empeñada de que los bonos y letras en pesos sean los activos "seguros" de la economía, Guzmán tuvo que validar una suba del costo del dinero. La tasa nominal anual máxima fue de 60,01%.

En el caso de los instrumentos a tasa fija (Ledes), el diferencial fue cercano a los 6 puntos porcentuales respecto a la tasa de política monetaria del Banco Central (BCRA); mientras que en los títulos con ajuste por inflación (Lecer), el rango de tasas reales se ubicaron entre el 2,5% al 3,3% anual. Incluso un bono vinculado al dólar oficial estadounidense cortó en 4,26%.

Del total de financiamiento obtenido, el 85% correspondió a instrumentos con vencimiento en 2022 y, el 15% restante, al título vinculado al dólar con vencimiento en 2023. Asimismo, el 51% del monto adjudicado fue en instrumentos ajustables por CER, el 34% a tasa fija y, el 15% restante en dollar linked.

La licitación de un bono a abril de 2024 -después de un posible cambio de Gobierno- quedó desierta.

El Gobierno llegaba a esta licitación después de canjear casi $ 350.000 millones la semana pasada, en el medio de un derrumbe de precios de los bonos por la descoordinación oficial en cuanto a los pagos de energía y los rumores sobre un nuevo default de la deuda si es que la oposición accede al Gobierno en 2023, según escucharon algunos banqueros.

Por eso, Guzmán se había reunido la semana pasada con las cámaras de bancos para garantizar el cumplimiento de los compromisos.

Para Javier Casabal, estratega de Renta Fija de AdCap, "lo más importante es que se levantó todo lo que vencía". "Eso era fundamental para no traer otro dato negativo que siga alimentando salidas de los Fondos Comunes de Inversión (FCI). Si bien entendemos que la participación de fondos fue prácticamente nula, porque siguen habiendo rescates, la aparición de demanda más o menos genuina junto a la fuerte intervención del Central tienen que traer cierta tranquilidad", explicó.

"Por otro lado, creo que la subida del dólar Contado Con Liquidación (CCL) es saludable, porque baja los incentivos a salir del peso (ya que es tarde). De todas maneras, creo que el mercado seguirá muy pendiente de los flujos de los FCI, pero la implementación de la ventanilla del Central ayuda a ponerle piso a los bonos", completó Casabal.


Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios