Zoom Editorial

La prioridad es acelerar, sin importar cuánta nafta queda en el tanque

Todo aquel que haya manejado un auto con poca nafta en el tanque, sabe que una de las primeras precauciones que debe adoptar si no tiene chance de recargar y la distancia que queda por recorrer es larga, es ir más despacio. Exigir al motor por encima de la velocidad crucero del vehículo, es garantía de mayor consumo y por ende, de mayor gasto de combustible.

En economía, este principio funciona igual que con los autos. Los dólares son la nafta y el Banco Central el tanque. A medida que el nivel de actividad crece, la demanda de insumos importados también lo hace, con lo cual hace falta tener más divisas en la ecuación para que no se agote el combustible.

Cuando justamente hay pocos dólares y el todos saben que el BCRA no recibirá una recarga hasta que firme un acuerdo con el FMI o llegue la nueva cosecha (lo que sea primero), acelerar no parece una decisión prudente. Si para ir más rápido, además, lo que hace el Gobierno es emitir más pesos de los que demanda la sociedad, también se estimula a los ahorristas a sacarse de encima la moneda que tiene menos valor y a comprar billetes verdes, que sirven como reserva de ahorro constante.

Esta es una de las razones por las que no prosperan los intentos de diálogo entre el Ejecutivo y el sector privado. El Gobierno promete un oasis de mercado interno como incentivo excluyente a las compañías, pero sin tener certeza de que se llegará a esa meta en condiciones razonables. Las empresas no solo tienen que asegurarse ventas, sino también que esa producción adicional no terminará de hacer saltar por el aire sus costos. Los mensajes pierden sentido y se vuelven contradictorios: el argumento oficial para conseguir la adhesión de los privados a un acuerdo social, si se lo lee de manera integral, queda resumido de esta forma: vendan más, pero al precio que yo les digo y si ganan más de la cuenta, esa renta quedará en manos del Estado con algún impuesto.

El Gobierno solo piensa en acelerar, sin pensar si la nafta alcanza para ir y volver. Su meta excluyente es el 14N, día de la elección legislativa en la que se juega el proyecto político del Frente de Todos de cara al 2023. Ayer dispuso que los fondos que se distribuyen a través de la Tarjeta Alimentar irán a la misma cuenta de los beneficiarios de la AUH. Eso permitirá usarlos para comprar en efectivo sin importar que el comercio elegido venda en negro o en blanco. Es un paso atrás en materia de bancarización y también una fisura en materia de recaudación. Lo importante es que la "platita" llegue a los barrios del conurbano profundo.

La economía camina rápido. La industria recupera y demanda dólares. La brecha empuja a la construcción. Todas las fichas están puestas en el presente. En diciembre, vemos.

Tags relacionados

Comentarios

  • OB

    Orlando Balart

    Hace 12 segundos

    LO IMPORTANTE ES DESESTABILIZAR PAARA LOGRAR UN CAMBIO DE GOBIERNO QUE ES LO QUE HACEN USTEDES LOS PERIODISTAS,DEFENDIENDO LA DEMOCRACIA SEGUN QUIEN LOS AUSPICIE

    0
    0
    Responder
  • RN

    Raul Nieto

    Hace 37 minutos

    Cuando lo único importante para el gobernante es mantener el poder y sus privilegios los únicos perjudicados somos los ciudadanos y estará en nuestro voto exigirles austeridad honorabilidad y donde la corrupción es inadmisible y la impunidad inaceptable Tenemos futuro

    0
    0
    Responder