Opinión

La AFA y los descensos: los millones del Mundial, con el mazo dando

Bajo el escudo dorado de la tercera estrella, los dirigentes del fútbol argentino reeditaron antiguas prácticas, borrando con el codo la letra impresa del reglamento.

En esta noticia

La Asociación del Fútbol Argentino (AFA) vive días de gloria. El gran espaldarazo de la Copa Mundial de Qatar continúa repartiendo bendiciones. Hasta resultó anfitriona inesperada del Mundial Sub-20 luego que la FIFA cancelara la sede de Indonesia tras las marchas de musulmanes en Yakarta exigiéndole al gobierno que prohíba al seleccionado de Israel jugar el torneo. 

En medio del clima triunfal (que parece no tener fin) en una votación casi unánime (45 sobre 46) la asamblea general extraordinaria aprobó eliminar uno de los tres descensos establecidos para la primera división. 

Bajo el escudo dorado de la tercera estrella, los dirigentes del fútbol argentino reeditaron antiguas prácticas, borrando con el codo la letra impresa del reglamento. Esta banalidad no merecería ser comentada si no fuera porque encubre una persistente y zigzagueante vocación a favor de alterar las reglas del juego.

La danza de millones

El logro de la Copa Mundial le reportó a la AFA una recompensa de u$s 52 millones de dólares que debieron convertirse al valor oficial a causa de las restricciones del mercado cambiario. 

El balance, por el momento, se desconoce, debiéndose descontar gastos y premios a jugadores y al cuerpo técnico. En la reciente gira por China e Indonesia, contando con la plusvalía del capitán Leo Messi en el amistoso contra Australia, se obtuvieron unos u$s 6,5 millones de dólares

Bajo el escudo de la tercera estrella, los dirigentes del fútbol argentino reeditaron antiguas prácticas.

El efecto derrame de las divisas todavía no llega a los clubes ni se percibe en inversiones para el fútbol local, donde continúa la sangría de jóvenes talentos para cubrir las cuentas en rojo.

La doble asamblea

Apenas seis meses atrás, el 21 de diciembre pasado, la AFA celebró dos asambleas, una anual ordinaria para aprobar la Memoria y el balance general al 30/06/22 con un superávit de $ 145,6 millones de pesos sin computarse los premios mundialistas, y otra extraordinaria. 

En esta última, se ratificó el formato de los torneos de primera división (Liga Profesional de Fútbol-LPF) con 28 equipos todos contra todos para el torneo regular y el sistema de zonas con play offs para la Copa LPF. 

En esa ocasión, se aprobó por unanimidad reducir los descensos programados originalmente, pasando de cuatro a tres: dos por promedios y uno por la tabla general en 2023; dos por tabla general y uno por promedio en 2024 y los últimos tres de la tabla general en 2025, eliminándose así los promedios, hasta arribar a fines de 2029 con 22 equipos, en sintonía con las grandes ligas europeas.

Mundial 2030: Argentina recibió una noticia que lo encamina al sueño de ser anfitrión

Entre las modificaciones estatutarias aprobadas durante los festejos del campeonato mundial, se incluyó la posibilidad de cumplir hasta cuatro mandatos consecutivos, con miras a una tercera reelección del actual presidente Claudio "El Chiqui" Tapia.

Asamblea general extraordinaria del 22 de junio: borrón y cuenta nueva

Víctor Blanco, presidente de Racing Club y secretario de la AFA, declaró al enterarse de la convocatoria a la asamblea: "Nosotros habíamos aceptado en la Asamblea anterior ir bajando cada año, creo que en 2029 quedábamos en 22, era el consenso que había. Esto a mí también un poco me toma de sorpresa. Mientras tenga 28 equipos, no quiero usar la palabra equipos grandes, medianos o chicos, siempre va a prevalecer la mayoría".

"También como dirigente, si estoy abajo, voy a decir, aunque sea club grande, si estuviera abajo votaría algo que le conviniera a mi club. Los dirigentes somos una corporación que a último momento pensamos individualmente", continuó Blanco, y agregó: "Entiendo que no es serio cambiar a mitad de camino". Aun así, el representante de la Academia de Avellaneda, Alfredo Chiodini (vicepresidente 1°) dio su voto positivo para la reforma.

Claudio "Chiqui" Tapia.

"Ésta es una asamblea para renovar el compromiso de los miembros que siempre acompañan. Tenemos que seguir trabajando de esta manera, consolidando el trabajo en equipo. Lo más importante es trabajar todos juntos, con un objetivo en común. De cara a todo lo que se venga nos van a encontrar de la misma manera: trabajando juntos, convencidos de lo que queremos", dijo el presidente Tapia en la apertura de la asamblea, recibiendo los aplausos de los asambleístas que ya le habían anticipado su voto cantado.

La palabra del presidente de la FIFA

Luego de ser homenajeado por los directivos argentinos tras la finalización del Mundial Sub 20, en diálogo con los medios de prensa Gianni Infantino apuntó: "Una organización perfecta por parte de todos. Argentina demostró todo lo que puede hacerse acá, sobre todo con muy poco margen de tiempo. Esto no lo olvidaremos". 

Y continuó diciendo: "Argentina es mi casa. Tras mi tercera visita, Argentina ganó la tercera (copa). Es un país lindísimo, con gente muy amable. La hinchada es la mejor del mundo, lo de Qatar fue excepcional. Cada vez que vengo acá me voy con mucha alegría y convencido que tenemos mucho para hacer con todos los clubes. Argentina no es solamente un país campeón del mundo, sino que es un país líder del fútbol mundial y tenemos que tener una relación muy estrecha para liderar el movimiento futbolístico alrededor del mundo". 

Mundial 2030: El gesto de Tapia e Infantino que alimenta las esperanzas de tener la cita en Argentina

Ciertamente, el mandamás del fútbol mundial no estuvo enterado (ni tampoco tuvo tiempo para imaginarse) que pocos días después de su partida, se modificarían a mano alzada los descensos programados en plena disputa del torneo.

Las normas generales

Los estatutos de la FIFA imponen a las federaciones miembro la "aceptación de las Reglas de Juego, de los principios de lealtad, integridad, deportividad y juego limpio" (Art. 15). 

Por su parte, el Reglamento General de AFA prescribe que "el Comité Ejecutivo deberá anualmente establecer la programación de los certámenes reglamentarios y de partidos internacionales a cumplirse en la temporada inmediata siguiente" (Art. 63°) y que "en el período comprendido entre la iniciación y la terminación del Campeonato de Primera División, el Comité Ejecutivo no podrá modificar ninguna de las disposiciones del Reglamento General, salvo que razones de practicidad evidenciaran la necesidad o conveniencia de hacerlo, en cuyo caso se requerirá la presentación de un proyecto adecuadamente fundado" (Art. 256°). 

El hecho de improvisar sobre la marcha, modificando una de las claves de la competencia (léase, cantidad de descensos) no aparece como una solución adecuada ni oportuna según los lineamientos generales que gobiernan al fútbol mundial.

La conveniencia de los clubes

Para inclinarse por la reducción de los descensos de categoría, los clubes habrían evaluado la conveniencia de mantener 28 equipos en primera división.

Entre los argumentos a favor se señalan el incremento de las entradas (tickets) y el alza de nuevos socios que mejoran la economía de los clubes. Se pregona que, a mayor cantidad de partidos, habrá mayores ingresos.

También se sostiene que el cupo actual de 28 aumenta la competitividad y con ello la formación en mayor cantidad de talentos exportables a otras ligas.

A este análisis le está faltando la confiabilidad y sustentabilidad del modelo deportivo a largo plazo. A pesar del campeonato mundial ganado, nada ha variado sustancialmente en la organización del fútbol argentino.

La constante fuga de futbolistas destacados ha provocado una merma considerable en el nivel de juego, incluyendo a clubes denominados "grandes".

Existen normas establecidas antes del inicio de la competencia que debieran cumplirse hasta el final. Sin embargo, bajo la excusa de buscar mejores réditos económicos, se altera la ecuación de premios y castigos en plena disputa del torneo, restando muy poco para cerrar la mitad de la temporada. 

Este tipo de decisiones -una vez más- deja en evidencia el divorcio entre la realidad (los hechos) y la ficción (discurso). Este proceso vacilante deriva en anomia (ausencia del debido respeto a las reglas) y con ello se desestabiliza tanto la estructura como el orden de la organización futbolera.

El fútbol no es ajeno a la sociedad que lo circunda. El miedo a perder resulta aterrador al grado de enmudecer a un estadio repleto. Esa sensación de angustia suele nublar las mentes de quienes, ante una situación de peligro, bajan sus brazos y miran hacia otro lado a la espera de un milagro salvador.

Temas relacionados
Más noticias de AFA
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.