Internas: de la 'reserva moral' albertista, al miedo de que 'aparezca' Lilita Carrió

El radicalismo de todo el país se juntará, en un rato, en el Teatro Coliseo de La Plata para hacer lo que más les gusta, discutir y debatir por horas de política aunque, después de tantas demoras para juntar a la Convención Nacional, ya todo está charlado y definido.

Gastón Manes será ungido presidente del organismo partidario que define los designios radicales de acá hasta dentro de dos años. Llegó hasta este lugar luego de participar en marzo de 2020 de la dificilísima elección interna en la que junto con Maximiliano Abad como presidente del partido le ganaron a Gustavo Posse en una ajustada y judicializada elección.

"Hablamos tanto durante tanto tiempo que ahora parece que no queda más nada por decir", dijo un amigo de Gastón, el hermano de Facundo Manes que ha trajinado mucho este último mes para cubrir las expectativas de todos los sectores que querían tener protagonismo en una convención que ratificará la pertenencia a Juntos por el Cambio y, además, pedirá que ese espacio sea más amplio, pero no precisamente hacia el lado de lo que pretende Mauricio Macri, quien cree imprescindible incorporar a Javier Milei.

Por qué el Gobierno cree que las exportaciones estarán este año cerca de un récord

"Ese es un problema del PRO, no nuestro", le dijo un amigo de Gerardo Morales, el presidente partidario a nivel nacional que caminó bastante para que hoy no aparezca ninguna sorpresa ingrata en la Convención.

Efectivamente, el efecto "Macri - Milei" ha penetrado tan fuertemente en el ámbito del espacio que ya empieza a asustar a propios y extraños. La idea de que se terminó con el cambio para mantener la unidad hace que el ex presidente deje sentado que pretende un segundo tiempo y para eso necesita, imprescindiblemente, quizás no estar con Milei, pero sí con sus ideas anti políticas y disruptivas que eran el primer pensamiento de Duran Barba y Marcos Peña en sus tiempos de mayor prosperidad cambiemista.

La explosión que se había producido tras la renuncia del intendente de Lanús, Néstor Grindetti de la mesa de negociación de Juntos bonaerense, de la que ya había expuesto esta columna en ediciones anteriores, continuó con su onda expansiva esta semana con una nueva renuncia, la de Joaquín De la Torre de la vicepresidencia 2da. Del Senado.

Alberto Fernández criticó a Estados Unidos por las sanciones económicas que impone a Cuba y Venezuela

El ex intendente de San Miguel hizo pública su decisión luego de muchísimos mensajes internos donde exponía varias cosas diferentes a los que terminaban apoyando la mayoría de sus pares. "Hay muchos cuchillos por la espalda", había expresado hace un mes.

Son esas mismas cuestiones que Grindetti llevaba a las mesas de negociación pero que, por alguna cuestión o varias, terminaba siendo objetado. Finalmente, el jefe comunal se fue de ese ámbito pero nada cambió, justo lo que pide Macri.

Los nuevos operadores, entre los que estaban varios intendentes PRO, Jorge Macri, Cristian Ritondo y Diego Santilli, entre otros, terminó aceptando la postulación de Federico Thea, el secretario general de Axel Kicilof, como presidente vitalicio del Tribunal de Cuentas.

Las inversiones petroleras llegarían a u$s 40.000 millones en 5 años de la mano del cepo light

A su vez, Juntos "obtuvo" los cargos que desde hace dos años se negaba a tratar el oficialismo del Frente de Todos en el Banco Provincia y la Defensoría del Pueblo, adonde iba a ir el ex intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, pero finalmente desistió de ir porque "la gente nos va a matar", según le dijo a un amigo.

"Ojo con Lilita que está callada... en eso también es muy parecida a Cristina, no se sabe qué es preferible, que hable o que no", le dijo a El Cronista un legislador que la sigue desde hace mucho tiempo. Este mismo referente dice, en privado, que el espacio opositor necesita un "service integral" porque así como van "no llegamos al 2023". La comparación, claro está, es de Elisa Carrió y Cristina Fernández de Kirchner.

Los negociadores provinciales, sin embargo, defienden su decisión de acompañar la designación de Thea y el nombramiento de los propios porque "sino siempre se traban las cosas". Las "cosas" son los convenios y la llegada de la plata que los municipios necesitan para ejecutar obras y brindar servicios que por su propio presupuesto no pueden hacer.

El Gobierno dio sus previsiones sobre la inflación de mayo: qué tendencia se espera y las expectativas sobre el consumo

"Si, acá está el problema. Nuestros intendentes piensan en obras y nosotros en política", sostienen quienes no gobiernan pero son los referentes más importantes del espacio opositor. Para ellos, "hay que encontrar una nueva fórmula para compatibilizar las dos posturas... nuestro rol opositor, lejos de los arreglos de cúpula, y las necesidades cotidianas de los que reciben los reclamos en primera instancia".

La semana pasada, en La Matanza, donde todas las figuras de Juntos se reunieron para la presentación de las propuestas sociales del espacio, uno de los principales oradores le confió a El Cronista que "es una locura esto de creer que necesitamos de Milei... No sólo le levantamos el precio a él, sino a los buscas que están alrededor".

Esto lo dice porque varios de sus operadores no dan abasto en su agenda para atender a los diferentes concejales o secretarios de los municipios conducidos por el PRO para poder "filtrar" en sus listas a dirigentes "confiables". Lo mismo hacen, pero con mayor practicidad, los peronistas, a quienes les sirve la boleta "libertaria" en sus distritos porque supuestamente divide a la oposición.

"Aserrín con pan rallado", "estilo político epistolar" y otras definiciones de Aníbal Fernández sobre la oposición en un seminario

Sin embargo, lo que quizás no perciban estos dirigentes es que el voto bronca le carcome la base electoral a todos los frentes preestablecidos. Hoy, tal cual se lo expresó Ramiro Marra a todos los que recibe, "no vamos a ir a ningún lado... Seguiremos con la nuestra pero sepan que todos están en problemas".

Los que se sienten como "hijos de padres separados" son los legisladores provinciales Nahuel Sotelo y Constanza Moragues Santos, quienes no quieren que Javier Milei y José Luis Espert mantengan la distancia que tienen, ya que no se hablan desde un mes antes de finalizada la elección. El presidente de ese bloque, Guillermo Castello, no tiene ese problema. Se queda con Espert.

CUANDO YA NADA IMPORTA, LO UNICO QUE PIDEN ES QUE NADA PASE

Fotos, mensajes, reuniones, payadas, encuentros, todo y nada puede hacer que el presidente Alberto Fernández y su vice Cristina Fernández de Kirchner puedan acercar posiciones aunque "ni locos vamos a armar esa mesa que nos piden" en clara referencia a la posibilidad de que Sergio Massa y La Cámpora se integren a un ámbito que defina todas las políticas oficialistas.

Piqueteros: cómo es el proyecto para sacarles los planes sociales 

"Por lo menos no se dicen más cosas... Conseguimos eso", se entusiasma uno de los pocos que pueden hablar abiertamente en las pocas "mesas de enlace" entre la política del nonato albertismo y el kirchnerismo camporista.

En este ámbito, por supuesto, no hay espacio para la "reserva moral del albertismo", como irónicamente describen a Gabriela Cerrutti, Julio Vitovello, Vilma Ibarra, Gustavo Béliz y Santiago Cafiero, entre otros.

A contrario de lo que se podría suponer, la definición de "reserva moral" albertista no nace de La Cámpora, solamente. La política territorial que pedía a gritos el empoderamiento presidencial ya reconoce que esto nunca llegará y, a lo sumo, lo que más sirve es que no haya una guerra de declaraciones. La interna continuará.

Lousteau: ve "rasgos de híper" en la inflación argentina y explica cómo atacarlos

Agustín Rossi, quien no es ministro pero actúa como tal, todos los días se da cuenta de lo difícil que es entender la lógica del Presidente. Lo mismo que ya sabían Juan Zabaleta, Gabriel Katopodis, Jorge Ferraressi, Sergio Massa y la mayoría de los gobernadores y sindicalistas.

No todos despiertan el mismo nivel de confianza. Algunos se privan de hablar de ciertas cosas o no confían que terminen desarrollando la estrategia que previamente se definió.

Hasta Matías Lammens, a quien no muchos le reconocen su vocación política, se desespera cuando se da cuenta que nadie quiere entender que "no es cuestión de que se gane o no una elección, sino que no hay futuro para nadie". En este marco, "futuro" es trabajo seguro.

No todo es soja: en el primer cuatrimestre "explotaron" el trigo, el maíz y las economías regionales

Donde parece haberse despejado más el futuro del Frente de Todos es en la Provincia de Buenos Aires. En este vital territorio para el futuro del kirchnerismo, la mesa que conducen Sergio Massa y Máximo Kirchner le avisaron a Axel Kicilof y Martín Insaurralde que el actual gobernador será el próximo candidato a la reelección.

En diferentes encuentros, algunos privados y otros ampliados, los cuatro definieron la estrategia para que se cumpla con esta definición que no contempla la opinión del resto de los intendentes y, mucho menos, del nonato albertismo.

Por eso fue, también, que se haya despejado el camino para designar a Federico Thea al frente del Tribunal de Cuentas, una potestad que tenía el gobernador pero que nadie quería cumplir, ni siquiera los propios. Algo cambió. Al menos, por un momento, hasta que la próxima elección modifique los pactos preexistentes.

Tags relacionados

Las más leídas de Columnistas

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios