ANÁLISIS

¿Habrá llegado la hora de los 14 puntos?

Había estallado la Convertibilidad y el precio del dólar se había multiplicado de 1 a 4 pesos en solo tres meses, entre enero y marzo de 2002. Nadie podía pagar ni cobrar nada. El país estaba desgarrado internamente con un estallido de pobreza nunca visto, las calles al rojo vivo. Los ahorros en dólares de la clase media seguían atrapados en los bancos, sin posibilidad de ser devueltos en el corto plazo. Ante el descalabro, la estampida de los precios internos y la sensación de anarquía creciente, tuvo que renunciar Jorge Remes Lenicov, el primer ministro de Economía del presidente Eduardo Duhalde, al que le tocó blanquear la mega devaluación, y terminar de pesificar y reprogramar los depósitos y las deudas en dólares en el sistema financiero.

El presidente Duhalde tenía que definir cómo seguir después de la renuncia de Remes. Desde sectores sindicales de izquierda se acercó un candidato, el economista Daniel Carboneto. Una versión peronista para resolver la puja distributiva modelo años 50s, con razonamientos parecidos al que por momentos presenta Guillermo Moreno para explicar la economía argentina. Llegaba Carboneto con la propuesta de romper con el FMI, dejar de pagar los compromisos extremos, estatizar la banca, el comercio exterior y todo lo que estuviera a la mano y finalmente vivir con lo nuestro. Una Fernanda Vallejos de hoy, en versión canyengue, ideas muy parecidas a las de Roberto Feletti o Axel Kicillof. Un "no alineado" según la categoría descripta recientemente por el actual ministro en la picota, Martín Guzmán, cuando dijo por C5N que el Presidente va a gobernar con los"alineados" al acuerdo con el FMI.

La referencia histórica me la recordó estos días el periodista Emilio Perina, por años director de la revista Todo es Historia y ex titular del Archivo General de la Nación. Ocurrió hace 20 años, también en abril, mes complicado para la Argentina. En abril de de 1962 fue derrocado Arturo Frondizi; en abril de 1972 fue asesinado por el ERP el numero uno de la Fiat, Oberdan Salustro; y en abril 1982 se decidió intentar recuperar Malvinas con una operación militar que terminó en una tragedia.

Fue en abril de 2002, hace 20 años, que un Presidente parecía a la deriva a punto de caer por el precipicio. Lo rescataron los gobernadores del peronismo, en un acuerdo político de 14 puntos que incluyó también a la UCR. Los puntos principales de ese pacto fueron tanto de política económica como de política exterior. Cumplir los compromisos internacionales, no romper ni con el FMI ni con los acreedores. Mantener al país alineado con el mundo capitalista y garantizar los mínimos equilibrios macro económicos para frenar la inflación y la devaluación. No castigar con más impuestos la inversión ni la producción. También se reclamaban medidas para alentar el regreso de los capitales. Nada se decía, en ese documento, ni de cepos cambiarios, ni de controles de precios ni de persecución a las empresas. Obligado a cambiar el gabinete para recomponer la expectativas, tras el acuerdo de 14 puntos con los Gobernadores, Duhalde acordó con Raúl Alfonsín la llegada de Roberto Lavagna al Palacio de Hacienda.

La Argentina de hoy luce mucho más complicada que entonces. Por lo pronto ya no está Raúl Alfonsín, la oposición se encuentra atomizada y sobre todo, no están aquellos gobernadores de peso en el PJ como José Manuel De la Sota, Carlos Reutemann, Juan Carlos Romero o Carlos Ruckauff; por mencionar algunos de los artífices centrales que aquel salvataje político. En estos 20 años que pasaron, además, el peronismo fue impactado de lleno por la llegada de los Kirchner al poder. Y la acumulación de desequilibrios macroeconómicos es de tal magnitud que ya hoy en el país se llegó a casi 50% de pobreza, antes de blanquear la devaluación y los verdaderos precios de las tarifas y los servicios públicos. El gigantismo estatal, el déficit indexado del presupuesto y la inercia inflacionaria son en la actualidad una pesadilla que no estaba presente tras los 10 años de estabilidad e inversiones que habían dejado los '90.

Volviendo al presente, parecería que la bronca de Cristina contra la Justicia y en particular con el presidente de la Corte, Horacio Rosatti, alivia de momento al acosado Martín Guzmán. El Ministro logra sobrevivir por default, dado que sigue sin aparecer nadie lógico dispuesto a sucederlo, en el actual aquelarre político que resulta el oficialismo. Conviene advertir que el fastidio de la Vicepresidenta con la Corte tiene más que ver con los recursos extraordinarios que interpuso su defensa en casos de corrupción y fueron rechazados la última semana por el alto tribunal. No sólo el Consejo de la Magistratura o la casta judicial. En esa controversia, vale la pena seguir los pasos de Sergio Massa. ¿Obedecerá el fallo de la Corte y permitirá votar a los consejeros que faltan, o seguirá solidario con Cristina en rebeldía judicial?

La inflación, el verdadero flagelo que hacer perder elecciones y rompe las alianzas políticas, parece que no se detiene. Abril se anticipa entre 5,5% y 6%. Los aumentos de servicios públicos y privados están lanzados. Se acelera la devaluación del dólar oficial y resultan inexorables los aumentos de tarifas. La carrera de precios y salarios se aceleró. La mayoría de los gremios están reclamando aumentos trimestrales, con pautas anuales que superan 60% en sindicatos testigos como bancarios, comercios, camioneros, textiles, algo menos hasta ahora en mecánicos y metalúrgicos.

Los mensajes que bajan del poder, peleados o amigados Alberto y Cristina, no alcanzan para recomponer la confianza. Puede haber cambio de nombres, se vaya o se quede Guzmán. Llegue o no llegue Agustín Rossi a la jefatura de gabinete. Siga o se vaya Miguel Pesce del Banco Central. Rompa o no rompa Alberto con Cristina y La Cámpora. Lo evidente es que el modelo inflacionario con intervención estatal cada vez mayor en la economía no se modifica. Gigantismo estatal, más subsidios, mas déficit, más impuestos. Con cepo a todo: al dólar, a las inversiones, a exportar, a importar. Cepo laboral que impide contratar en condiciones mínimamente competitivas. Cepo inmobiliario a los alquileres que termina fundiendo peor a los inquilinos. Empecinamiento terapéutico. Al drama de la inflación, se responde con más Estado, más cepos y más controles. El plan Chapadmalal, repartir subsidios sin financiamiento, que se anunció ayer, con el cuento del impuesto a las ganancias inesperadas. Otra jugada de Alberto y Guzmán para tratar de zafar de la presión de Cristina. Todo lo contrario al espíritu de aquel acuerdo tan sensato que los Gobernadores del PJ y la UCR le ofrecieron a un Presidente para evitar el derrumbe definitivo del país.

Tags relacionados

Noticias del día

MERCADOS HOY

Dólar, dólar blue, acciones y bonos hoy lunes 28 de noviembre de 2022

Dólar, dólar blue, acciones y bonos hoy lunes 28 de noviembre de 2022
Todas las cotizaciones de dólar oficial, dólar blue, dólares alternativos, bonos y acciones del día de hoy. Qué pasa en los mercados y con el Merval. Todas las novedades de tasas, Cedears, plazos fijos y riesgo país. Además, las últimas noticias de la Fed y Wall Street.

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.