ENCUESTA

Encuesta: quién gana con la pandemia y cómo impacta la vacunación contra el Covid en el electorado

Un informe que revela las preocupaciones sociales y el posicionamiento de los principales dirigentes políticos del país. Cómo evalúa la opinión pública al Gobierno, qué perspectivas tiene sobre la economía. El impacto de la inflación y la incidencia de la vacunación contra el coronavirus

Si conducir un país es una tarea naturalmente desgastante para cualquier dirigente, ese proceso se muestra con mayor intensidad en los actuales tiempos de pandemia, en el que los variados oficialismos de diferente extracción política han visto perder adhesión social en distintos puntos del planeta. Tales los ejemplos de Estados Unidos España, Italia, Alemania, Brasil y Chile, entre otros. Y, claro está, para una Argentina que arrastra los males endémicos de su economía, no hay excepciones.

Así como sucedió con Cristina Kirchner y Mauricio Macri en su momento, hoy es el presidente Alberto Fernández quien atraviesa un proceso acelerado de caída en su popularidad, a tal punto que su imagen retrocedió hasta el registro más bajo desde que en mayo de 2019 se anunció su candidatura a la jefatura de Estado.

El dato que surge de la última entrega del Monitor del Humor Social y Político, que D'Alessio Irol/Berensztein elabora de manera exclusiva para El Cronista, contrasta con el posicionamiento de los principales referentes del gobierno porteño y da marco al escenario en el que las principales fuerzas políticas del país definen sus listas de postulantes para afrontar las elecciones legislativas, en definitiva, casi un examen de medio término para los tres niveles de la administración: nacional, provincial y municipal.

El estudio, que se realizó el mes pasado a 1143 adultos en todo el país, da cuenta de un mayoritario pesimismo sobre la situación económica, además de una baja calificación al desempeño del Gobierno de la que apenas escapa parte del electorado que optó por el Frente de Todos hace dos años, aunque la valoración del jefe de Estado sigue en retroceso.

"Alberto Fernández, por primera vez, muestra una tendencia diferente a la de gestión del Gobierno, dado que mientras ésta ha mejorado ligeramente, su imagen personal ha continuado en la línea descendente para encontrarse en este mes en el 38%", señala el consultor Eduardo D'Alessio. En efecto, el dato es equivalente al registrado por el monitor hace 25 meses, pero su imagen negativa es aún superior a la de ese momento, ya que alcanzó un pico de 59 puntos.

Las razones pueden hallarse a la hora de revisar las principales preocupaciones de los encuestados. "La inflación se mantiene con guarismos altos y sigue siendo la primera causa de insatisfacción", remarca D'Alessio, mientras el politólogo Sergio Berensztein enumera a la incertidumbre económica, la inseguridad y delincuencia, así como al impacto económico del coronavirus entre las respuestas más mencionadas. "El cuarto lugar, con 47%, es para el temor a contraer coronavirus, aunque disminuye 5 puntos porcentuales respecto de mayo", aclara, sobre un tema que solo aparece como segundo opción para los oficialistas, aunque alejada de la evolución de los precios.

Ese mayor desvelo por la inflación y el impacto en la actividad de las restricciones por el Covid-19, así como el desarrollo del plan de vacunación inclinan hoy la balanza de aceptación social hacia los principales referentes de la oposición. 

Una aprobación que se observa en los dirigentes más moderados como el ministro de Salud porteña, Fernán Quirós -"que obtiene la aprobación del 76% de electores de su espacio, del 38% de los oficialistas y del 54% de aquellos que optaron por terceras fuerzas", señala Berensztein-, el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, y su vicejefe Diego Santilli

Pero también en los más radicalizados, como el diputado Luis Juez, el intendente de Vicente López, Jorge Macri, o la titular del PRO, Patricia Bullrich, quien registra inclusive mejores números que la ex gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, con quien recientemente protagonizó la puja interna por la precandidatura a diputada porteña.

efecto de la vacunación en la opinión pública

La apuesta a desarrollar un intenso proceso de vacunación que proteja a la sociedad de la pandemia por el coronavirus y permita recuperar la actividad este año, hasta el momento no ha encontrado los resultados esperados por el Gobierno.

Según indica el Monitor, tanto el retraso que se evidenció en el proceso de inoculación en general, así como en la aplicación de la segunda dosis de la vacuna en particular, contribuyeron a la frustración derivada de la falta de programas y acciones que permitan resolver los persistentes problemas de inflación e inseguridad.

El dato se puede comprobar al hacer foco en la baja calificación a la gestión del Gobierno, que exhibe escasas variaciones desde hace meses. "La desaprobación del gobierno del presidente Alberto Fernández se mantiene sin grandes modificaciones desde octubre del 2020, siendo del 59% en junio", señala Berensztein, quien remarca que "todavía consigue la aprobación del 76% de sus electores, pero no logra revertir la apreciación negativa entre los votantes de Juntos por el Cambio, que alcanza al 97%".

El trabajo muestra, no obstante, que la aprobación a la gestión mejora con el menor nivel socioeconómico, ya que alcanza al 47% en el medio bajo, 41% en el medio y 31% en el alto. Y es más alta entre las mujeres (44%) que entre los hombres (37%).

También es mayor entre las personas más jóvenes, ya que abarca a 52% de los menores de 35 años que participaron del estudio. Además, es avalada por 49% de quienes poseen entre 35 y 44 años, 43% de los que superan esa edad pero tienen menos de 54 años y solo 31% de los que son aún mayores.

Y es quizá allí donde radican las esperanzas del oficialismo sobre el resultado del proceso de vacunación, ya que no solo los jóvenes esperan por su turno para recibir la primera dosis sino que más del 50% de los menores de 60 años aún lo hace. Y el guarismo trepa a más del 90% cuando se piensa en las dos dosis.

Pero el efecto en el humor social de ese paso que tanto espera mucha gente es aún difícil de proyectar. El 59% de los consultados que recibieron la primera dosis aún le pone una nota negativa al Gobierno. El mismo guarismo de los que aún no fueron vacunados. Mientras que el 51% de los que ya recibieron el esquema completo, se manifiesta de manera opuesta.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios