Zoom editorial

Silbando bajo, el Gobierno ya dio el primer paso para dolarizar la economía

El Bono para la Reconstrucción de la Argentina Libre (BOPREAL) que diseñó el Banco Central (BCRA) para tratar de desarmar la abultada deuda que se les generó a los importadores por no lograr el acceso a los dólares, puede interpretarse como una solución financiera del Gobierno para dar de baja una bola de nieve que no paró de crecer en 2023. La pregunta es si es sólo eso. La respuesta puede tener otras interpretaciones, como bien enseña la semiótica.

Con el nuevo bono se dolariza el pasivo del BCRA. Lo que ocurrirá es que se desarmarán posiciones de plazos fijos para demandar ese bono, y al desarmarse los plazos fijos caerá como contrapartida el pasivo remunerado en pesos del BCRA (que tendrá un pasivo en dólares). En el mercado, se cree, que tal proceso puede ser el primer paso para una dolarización. De hecho, dolarizar la economía no son palabras ajenas al vocabulario ni desafinan en el mundo de la Libertad Avanza. El propio presidente, Javier Milei, prometió durante su campaña que iba a eliminar el BCRA y que iba a dolarizar.

"Es sin duda un paso para la dolarización", asegura el economista y director del Centro de Estudios Económicos de OJF, Fausto Spotorno. "Si Milei cumple con lo que prometió el BCRA quedará como un órgano rector del sistema financiero pero dejará de tener la potestad de imprimir moneda", explica.

Quiénes son los elegidos por Milei para conducir la CNV

El sector privado, un aliado estratégico para la recuperación económica

La deuda comercial de las empresas se duplicó este año. En el discurso de asunción Milei dijo que la deuda con importadores (impaga irregular) es mayor a u$s 30.000 millones, al tiempo que las utilidades que las multinacionales no pudieron girar a sus matrices llega a los u$s 10.000 millones.

Otra pregunta que se hace el mercado está atada a cómo se dolariza con inflación en dólares y al mismo tiempo con los números de la economía desordenados ¿Es sólo una decisión política?

"Si vas a dolarizar, deberías hacerlo cuando tengas estabilizada la inflación en dólares. No es que no lo podés hacer con inflación alta, pero lo ideal es que sea baja y estable", asegura Spotorno

Después de la pandemia, cuando el ministro de Economía era Martín Guzmán, el PBI creció 10,4% en 2021, la tasa de desempleo había bajado del pico del 13% a 7%, una cifra no menor porque estaba 3 puntos porcentuales debajo del valor que alcanzó al final del gobierno de Mauricio Macri. Al mismo tiempo el coeficiente de Gini (que mide la desigualdad) bajó después de la pandemia y la tasa de pobreza pasó de 41% a 36,5%. El déficit fiscal primario también estaba a la baja: había pasado de 6,5% a 3% del PBI.

Es decir, el Gobierno con el bono en dólares a cambio de pesos dio el puntapié inicial para dolarizar, pero está claro que el terreno ahora está más desparejo para hacerlo que en 2021, aunque en esa época la pandemia todavía se hacía sentir en la economía.

Temas relacionados
Más noticias de dolarización
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.