El fin de una ilusión K: se despierta la inflación

El fin de una ilusión: con la inflación de 4% en diciembre, se comienzan a sentir a pleno los efectos de la emisión de 2 billones de pesos del BCRA para el Tesoro en 2020. La inflación núcleo (sin contar precios regulados o los estacionales) fue de 4,9% el mes pasado, lo que equivale a un 78% anualizado. 

¿Dónde quedó la Teoría Monetaria Moderna que alimenta a funcionarios kirchneristas y que desprecia los efectos en inflación de la emisión de moneda? El 4% de diciembre en Argentina fue mayor a la inflación anual de 2020 en 96 países. Para que quede claro: la inflación de un mes en la Argentina es mayor a la inflación que tienen 96 países del planeta en un año.

La inflación en realidad hace varios años que dejó de ser un problema en países desarrollados. Paul Volcker llegó a la Reserva Federal en 1979 bajo la gestión de Jimmy Carter. Subió las tasas de interés al nivel que fuera necesario para contener la suba de precios. La tasa en EE.UU. llegó a superar el 20% anual en 1981 ya bajo la presidencia de Ronald Reagan. 

El sufrimiento valió la pena dado que la inflación en lo que vino después en la década de los 80s en Estados Unidos fue de 3,5% anual. Una columna del economista Robert Barro en Project Syndicate titulada "Misterios de la Política Monetaria" destacó que la inflación fue de sólo 1,5% anual desde 2010 en promedio, levemente por debajo del objetivo de 2% de la Reserva Federal. 

El misterio es cómo hace la Reserva Federal para mantener esa estabilidad de precios con una herramienta, suba o baja de tasas, que tiene efectos limitados en el mediano plazo. Quizás ello se debe a los antecedentes de Volcker y la amenaza creíble de esa repetición de medidas, hace las mismas que no sean necesarias. Credibilidad que le dicen.

Pero en la Argentina las discusiones van por otro camino. Lo que debería esperarse tras el dato de diciembre es una reacción oficial ante el despegue de los precios. Nada ocurrió. Está naturalizada en el gobierno la inflación. 

Por ello en lugar de un problema tenemos dos: la inflación en sí y la postura del gobierno ante el incremento de los precios que se viene. Y ese segundo problema es más importante que el primero. ¿Por qué? Simplemente porque en el planeta kirchnerista, la suba de los precios que se está evidenciando es producto de una "puja salarial", de la concentración de empresas. 

Desde la llegada de Alberto Fernández al poder, las medidas fueron similares en todos los ámbitos. Si subían los precios, se prohibían los aumentos. Si subían los despidos, se prohibían las cesantías. Si los bancos subían tasas, se prohibían esos incrementos. Hasta con los alquileres se puso en marcha una ley en esa sintonía que, como siempre sucede, terminó perjudicando a inquilinos.

Por ello es que a futuro, tras el dato de diciembre, se están revisando al alza los pronósticos de inflación del 2021 hoy en torno al 50%. Quien quiera mantenerse posicionado en pesos, con el 9% de rendimiento en la moneda nacional a plazo fijo en tres meses, compite con una devaluación esperada según futuros de ROFEX de 15% y una inflación esperada de 12% hasta marzo. Claramente el BCRA no está incentivando que el público los mantenga en sus manos. 

Todo lo contrario. La entidad monetaria ya está tomada por Martín Guzmán tras el ingreso de Diego Bastourre como director en reemplazo del lavagnista Carlos Hourbeigt. A este último se le solicitó ese paso al costado para dar espacio al guzmanista Bastourre, quien venía de estar en Washington durante 10 días en diciembre conversando con el staff del FMI sobre el acuerdo con la Argentina. No duró un round Bastourre en ese rol debiendo ser reemplazado por Mariano Sardi en la secretaría de Finanzas, alguien menos volátil.

Pero los problemas monetarios del gobierno se trasladan a otros ámbitos. El despegue del dólar MEP y el dólar "contado con liqui" está siendo morigerado por una nueva cepa de controles. A la venta de títulos públicos en dólares que hace el gobierno, se impusieron ya límites para operar "contado con liqui" del equivalente a u$s 40.000 semanales. Por si fuera poco, volvieron los llamados telefónicos a los agentes de Bolsa para que dejen de operar el AL30 que es utilizado para canalizar la compra-venta de dólares en la Bolsa. La recomendación oficial: redireccionar operaciones al "segmento bilateral", lo que antes era el mercado continuo. Ello no deja huellas ni rastros de subas en el dólar bursátil.

Las esquirlas del desborde monetario se trasladan también a la deuda nacional. La brecha en alza conspira contra la oferta de divisas en el mercado cambiario oficial. Las reservas del BCRA siguen siendo exiguas y la suba del precio de la soja quizás pueda lograr evitar una devaluación del cambio oficial antes de las elecciones legislativas. 

La escasez de reservas conspira contra el pago de la deuda: YPF es un ejemplo, dado que se le negó el acceso a divisas para pagar vencimiento de la deuda en marzo. La reestructuración de la deuda de las provincias se ve demorada porque Guzmán tampoco avala acuerdos que impliquen un compromiso de dólares del BCRA. Hoy los bonos de la deuda argentina rinden 18% anual en dólares. Los de Mercado Libre, una empresa con partida de nacimiento argentina, pero ya devenida en ciudadana del mundo, apenas 3% anual. La diferencia habla de por sí.

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

  • DQE

    Dra.Quim. Erika

    20/01/21

    Que hipocresía sin limites.
    Parece que se les olvida cuando les conviene del robo mas grande de la historia Argentina durante el gobierno de Macri.
    Vaciamiento y quiebra del país más el robo del préstamo al FMI que fue un PRÉSTAMO PERSONAL PARA MACRI Y SUS LADRONES DEL PRO.
    "QUE LO PAGEN ELLOS"
    ?????????????????????????

    0
    1
    Responder
  • JDC

    Jorge Daniel Camargo

    18/01/21

    otro profeta de la desgracia, pareciera que antes de diciembre 2019 esto era suiza, lo que estan ahora no son una maravilla, pero lo que estaban antes eran de terror. Nunca lei un comentario del autor de este aticulo hablando del desastre del gobierno anterior. hay que ser objetivo y no criticar segun el color del partido que gobierna.

    3
    5
    Responder
  • RW

    Rodolfo Wehner

    18/01/21

    Digo yo. Durante el macrismo hubo más ajuste que ahora. Nos llenamos de deudas para no emitir. Nos reventaron con tarifazos para ahorrarse subsidios. No sé construyeron ni escuelas, ni hospitales. Se cancelaron infinidad de proyectos. Ya no se repartieron notebooks, se redujeron los medicamentos gratuitos a los jubilados, y ni siquiera se completaron los calendarios de vacunación. Todo, supongo, para ahorrar y no emitir. Sin embargo, se paralizó la industria, se destruyeron puestos de trabajo, y la inflación se duplicó. Y ahora, en plena pandemia se logró bajar 20 puntos en un año. Pero diciembre fue un mes complicado, y ya se agarran de eso para proyectar el año 2021. Parecería que sueñan con que todo salga mal. O no saben nada de economía

    4
    8
    Responder
    • AF

      Ang Frey

      23/01/21

      La inflación real del 2020 fue del 160 % y la del 36 % del IndeK es un dibujo para la tribuna K.

      0
      0
      Responder