Zoom Editorial

El dólar blue y la inflación se comieron uno de los mayores rescates privados de la historia

El oficialismo enfrenta las elecciones de medio término es su peor momento político. Con diferencias internas y con una crisis económica que se sigue profundizando.

Es el mismo Gobierno que, en plena cuarentena, cuando la pandemia del coronavirus evaporó millones de puestos de trabajo en el mundo y mandó a la quiebra a miles y miles de empresas, salió a realizar uno de los mayores rescates de empresas privadas de la historia argentina, pagando sueldos y otorgando créditos subsidiados para que la tragedia no sea aún peor.

Sin embargo, nada de eso parece hoy estar en el recuerdo. Es que la cuarentena larguísima también se llevó puestos a cientos de comercios y pymes que, a pesar de la ayuda estatal, no lograron resistir.

El desconcierto de hoy no solo está en la mente de los grandes empresarios. La mayoría prefiere creer que después del domingo todo seguirá como ahora. Pero está claro que lo que se le reclama al Gobierno son definiciones que van a más allá de congelar los precios de alimentos y medicamentos.

En el oficialismo confían en que la devaluación que el mercado da por descontada, no se producirá. Que el dólar oficial, que recién esta semana superó los $ 100 se mantendrá en el valor estimado en el Presupuesto 2021 a diciembre y que para el año que viene acompañara de lejos a la inflación. Es decir, en lugar de una devaluación, el Gobierno se juega a una apreciación del tipo de cambio para 2022.

En el mercado paralelo, la historia parece otra. El dólar blue sigue el juego de la oferta y la demanda. Y a la vista de todos, en las últimos días, está claro que la demanda está ganando esa batalla.

En este caso también la posición oficial es opuesta a lo que la sociedad cree. Mientras hay un mercado comprador de dólares, desde la Casa Rosada lo ven en baja después de las elecciones. El blue, si bien es un mercado pequeño, es el dólar de la gente. El que se toma de termómetro. El que no debería impactar en la inflación, pero impacta. Es ilegal, pero preocupa al Gobierno, que sigue inyectando dólares al mercado para tratar de ponerle un freno.

Por lógica, la preocupación por una devaluación no debería ser tal. El Banco Central (BCRA) sigue la evolución del circulante y M2 privado (dinero transaccional, neteando cuenta corriente remunerada de los Fondos Comunes de Inversión). Ese circulante se encuentra debajo de los promedios históricos.

Es decir, si hoy hay menos circulante, si hay cepo, si no se deja girar divisas, y si se esperan los dólares de la cosecha fina, la pregunta es por qué el mercado y la gente están convencidos de que la devaluación está a la vuelta de la esquina. La respuesta hoy es una apuesta y entre el dólar y los pesos está claro que en la Argentina muchas veces se elige perder en dólares más que ganar en pesos.


Tags relacionados

Comentarios

  • TP

    Turuy Pampa

    Hace 24 días

    Se te va a devaluar el ssobre mas que la palabra

    0
    0
    Responder
  • TP

    Turuy Pampa

    Hace 24 días

    Riggi se te va a devaluar el sobre mas que la palabra

    0
    0
    Responder