ZOOM EDITORIAL

El dólar blue a $200 muestra cuáles son los problemas de una economía sin luz verde

Que el dólar blue cotice hoy a $ 200 es apenas una señal de los problemas que atraviesa la economía argentina y el resultado de una política que, en su apuesta por una mejora del consumo interno, apeló a la emisión para sostener el gasto y a potenciar el control de precios para intentar que los pesos rindan más.

Pero el resultado, por el momento, parece ser el contrario. La inflación trepó al 50% en el último año , teniendo en cuenta que el mes pasado sumó al menos otro 3%, según estimaciones privadas. Y la incertidumbre sobre la economía genera un comportamiento lógico en el ser humano: la búsqueda de refugio y reducción de riesgos.

Dólar, el clásico refugio

Para el argentino, esa circunstancia siempre lo ha llevado a poner un foco en el dólar, ya sea para adquirirlo como reserva de valor o hasta para evitarse mayores cargas en el futuro, como lo muestra el hecho de que en el último trimestre, los privados cancelaron crédito en dólares a ritmo acelerado por temor a una devaluación. De hecho, según relevó la consultora GRA, cayeron casi u$s 900 millones, es decir un 16% del stock.

Es así que en un mercado cargado de restricciones, como el acceso al dólar oficial, a los financieros o las que le impuso el Banco Central a los bancos sobre la tenencia de divisas, entre tantas otras, el termómetro lo marcan los tipos de cambio de cotización libre. El blue, que hace doce meses se ofrecía a $ 160 y trepó 25% en un año. Y el Contado Con Liquidación, que los agentes operan en el segmento de negociación bilateral (Senebi) a $ 220 y se mueve en línea con la inflación anual.

inflación, dólar y Empleo

Por ello, ante las obligaciones presentes y futuras -pago de créditos, importaciones, reposición de stocks-, cubrirse de la inflación y el fantasma de la devaluación, presente con una brecha cambiaria de 100% y la negociación en danza con el FMI, es lo que empuja la búsqueda del refugio, congela proyectos y frena la creación de empleo privado.

Según los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino, la cantidad de asalariados del sector público alcanzó en agosto a 3.295.910 personas, unas 90.000 más que cuando asumió el gobierno Alberto Fernández

El sector privado, en cambio, registró 5.913.764 de empleados. La cifra es menor a los 6.023.186 trabajadores del sector con los que se inició este mandato. Inclusive está por debajo de los 6.068.173 que la serie registró en enero de 2012, señal de una década perdida para un sector que necesita un horizonte, más allá de oportunidades como las que ofrece el sector energético.

Como lo expresó el propio Agustín Pichot a la hora de acercar la fuerte inversión de un grupo australiano para fabricar hidrógeno verde en la Argentina, se necesitan superar "temas cambiarios difíciles" para que las promesas se concreten, lleguen los dólares y se generen los puestos de trabajo previstos. Y es que solo con reglas claras se puede proyectar el futuro. Quizá recién entonces la cotización del dólar blue pase a ser apenas un dato más y una preocupación menos.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios