Zoom editorial

Definir el dólar del Mundial va más allá de la defensa de las reservas

El dólar soja funcionó. Pero en términos monetarios, su costo es alto. La contrapartida de emisión que debe hacer el Banco Central para comprar divisas a los exportadores de soja a $ 200, hace transpirar a los analistas que sacan cuentas sobre la presión que pueden hacer esos pesos sobre los dólares financieros.

Por eso a medida que se acerca el fin de mes, se recalienta el mercado de futuros y también la demanda de dólar MEP. Con valores que otra vez están cerca de los $ 300, Economía y el BCRA tienen que encontrar una forma de que el flujo futuro de dólares no parezca tan incierto. Es cierto que el BID prometió un refuerzo que debería entrar en las próximas dos semanas y que el Fondo Monetario también tiene que girar su contraparte una vez que cobre el próximo vencimiento de la Argentina, algo que sucederá esta misma semana. Por eso apareció en el horizonte la discusión de un nuevo cambio desdoblado, que el denominado dólar tarjeta o turista.

Más inflación, la economía se enfría: ¿y ahora?

La primera opción que se echó a correr fue incrementar la retención de Ganancias, pero no le aportan demasiadas chances, porque hasta el momento ese paso (durante la gestión se incrementó de 35% a 45%) fue inocuo. La alternativa más dura es que los consumos en dólares sean pagados, de alguna manera, en la misma moneda. Esa jugada apunta a que los viajeros usen billetes del colchón ya sea para hacer turismo o para cancelar, a la vuelta, su gasto en el exterior, sin la alternativa incluso de cambiar las divisas en el segmento informal y aprovechar el puré (la diferencia entre el blue y el dólar tarjeta). La opción que le sigue es apelar a un dólar MEP, que no pone en riesgo las reservas porque es una operatoria entre privados. No obstante, obligaría a los bancos a facilitar a sus clientes un mecanismo de compraventa de bonos (que en su mayor parte hoy se hace a través de agentes de bolsa), para que puedan destinar pesos a comprar títulos y venderlos luego en dólares, recibiendo el monto en la cuenta desde donde pagarán los gastos.

Con fondeo negativo del FMI, cómo será el plan financiero 2023: tasas, roll-over y canje

La decisión final aún se está madurando, ya que quedan dos semanas hasta que termine septiembre y se desactive el anabólico del dólar soja. Es una movida compleja, ya que todo ajuste cambiario genera un efecto de segunda ronda en la inflación. Cualquier movimiento tendrá que ser bien calculado, porque de lo contrario las expectativas pueden ampliar otra vez la brecha (lo que sucedió la semana pasada) y la recuperación del tipo de cambio que se busca aplicar, termina diluida por los aumentos de aquellos que esperan que el dólar siga su curso más allá de toda previsión oficial.

Presupuesto 2023: la condición de Sergio Massa a los gobernadores para recibir la coparticipación

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.