Netflix estrenó la serie más erótica de la plataforma: tiene ocho capítulos y ya genera polémica entre los usuarios

La diseñadora de interiores Melanie Rose remodela dormitorios para crear habitaciones que reavivan la pasión de las parejas.

Los programas y series sobre remodelación y decoración de casas son un éxito entre los usuarios de Netflix. Sin embargo, ninguna de las opciones de su catálogo mostrará un "antes y después" más impresionante que en este reality erótico. A pesar de lo habituales que son las series de reformas, esta nueva serie de Netflix va más allá.

Se trata de "Cómo diseñar una habitación erótica", una curiosa docuserie que se estrenó el viernes 8 de julio en la plataforma y ya está causando una gran polémica en las redes sociales.

La miniserie de Netflix que te va a poner los pelos de punta y tiene solo 4 capítulos

Netflix estrenó un perturbador documental que es lo más visto en Argentina

CÓMO DISEÑAR UNA HABITACIÓN ERÓTICA: SINÓPSIS

Su título deja bastante obvio el propósito de sus capítulos. Esta nueva producción original de Netflix mostrará la renovación de casas de varias personas, pero con una vuelta de tuerca nunca antes vista: diseñar su propio "sex room" para la pareja.

Esta serie de televisión y reality erótico cuenta con ocho episodios, donde en cada uno de ellos la diseñadora de interiores Melanie Rose sorprende a parejas con sus reformas optimizadas parea el encuentro sexual y crea desde un sótano rocanrolero, hasta un spa alucinante. A lo largo de la serie se transformarán 12 espacios íntimos para un grupo de parejas que viven en Denver, Colorado, que buscan revivir su vida sexual.

Los casos van desde parejas con hijos hasta relaciones poliamorosas de siete personas. Hay todo tipo de particularidades que aparecen en el programa, cuyos protagonistas desean glamorosos sex rooms.

¿QUIÉN ES LA ANFITRIONA DEL REALITY?

Melanie Rose es una diseñadora de interiores de Surrey, Inglaterra, e inicialmente se especializó en diseños de baños y cocinas de lujo. Hace aproximadamente una década, un pedido de un cliente la llevó a diseñar un sex room, y continuó haciéndolo desde entonces.

"En realidad, un cliente mío se me acercó y me preguntó si alguna vez había diseñado una sala de sexo. Fue un poco impactante", contó Rose en una entrevista. Su primer pensamiento fue de duda, aunque luego de hacer un par de investigaciones cambió de opinión: "Y pensé, ¿por qué no? ¿Por qué no iría y diseñaría una habitación para el sexo?". Y el resto, como dicen, es historia".

Así como muestra en sus últimas experiencias junto con la productora de Netflix, Rose centró su negocio en especializarse en salas de sexo para clientes, creando espacios seguros e íntimos para satisfacer a las personas.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios