Gastronomía

El bistró oculto de Colegiales para comer igual que en una película europea

Para los vecinos Pipí-Cucú ya es un preferido del barrio, pero para los que pasan solo de vez en cuando es un descubrimiento.

Para los vecinos de Colegiales ya es un preferido del barrio, pero para los que pasan solo de vez en cuando es un descubrimiento. Sobre Ciudad de la Paz 557 se encuentra Pipí-Cucú, un bistró que podría haber salido perfectamente de una escena de un film europeo.

Adentro es cálido y chiquito, con una ecléctica mezcla de muebles y mesas antiguas. Afuera, sillitas en la vereda bajo un toldo rojo terminan de completar el ambiente que enmarca un edificio clásico de la zona.

Pipí- Cucú tiene opción de mesas en la vereda.

El proyecto de Violeta Trocca, Nahuel Lema y Alberto Scilingo tiene esencia romántica y comida reconfortante. 

Para el mediodía, el menú ejecutivo que incluye plato, postre, bebida y café cuesta $ 1650. Algunas opciones que se sirven de lunes a viernes de 12 a 16 son: albóndigas de quinoa y garbanzos con salsa de tomate y arroz; lasagna de berenjenas, ricota, acelga y espinaca con salsa rosa; risotto de tomates; o guisado de legumbres y vegetales. Para finalizar, mousse de chocolate, flan casero o crepe suzette.

Para la noche, todo con la firma del cocinero Lema, la carta tiene solo una página, pero alcanza para cautivar. Para empezar, una clásica sopa de cebollas ($ 700), mollejas crocantes ($ 2300) o uno de los preferidos: paté de pollo al oporto con focaccia, chutney de granada y pepinillos ($ 1050).

En los principales hay pastas y carnes. Algunas destacadas: los tallarines al azafrán con mejillones, cherrys, tomates secos y albahaca ($ 1900); los sorrentinos de ternera braseada con manteca de hierbas, tomate cherry, verdeo y reducción de vino tinto ($ 2000); la suprema de pollo a la florentina con puré de papas ($ 1700); el cordero guisado al chocolate con vegetales, cous-cous y menta ($ 2550); o la bondiola de cerdo braseada con puré de batatas, miel y cayena ($ 2000).

Para el postre: semifreddo de dulce de leche y almendras con merengue italiano y salsa de chocolata ($ 700); el crumble de manzanas y arándanos al vino tinto con helado de crema americana ($ 800); o la copa Pipí-Cucú con helado de crema americana, frutos rojos, mousse de chocolate, crema chantilly y merengues ($1100).

Además, cuentan con un almacén donde se venden algunas de sus delicias como mermelada de tomates y jalapeño, conserva de pepinos agridulces, chutney de manzana y pera, berenjenas al escabeche o dulce de frambuesas. 

Pipí-Cucú queda en Ciudad de la Paz 557 y abre de lunes a sábados de 12 a 00hs. Reservas, solo por teléfono. Hacen delivery y take away.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios