Del mundo a Buenos Aires: 5 cadenas gastronómicas de afuera que desembarcaron en la Ciudad

Desde una pizzería archi conocida de Nueva York que desembarcó hace pocas semanas en la avenida Corrientes hasta los cafés parisinos de un pastelero francés. Burritos, bowls frutales y delicias peruanas. ¿Cuál es la cervecería mexicana que tiene más de cien locales en el mundo y llegó también a Palermo? ¿Qué pedirte en cada local?

Te mostramos cinco culturas muy distintas que están cerquita, para que puedas viajar por el mundo con el paladar. Marcas creadas afuera que decidieron poner un pie en nuestro país. Desde una pizza para disfrutar al mejor estilo New York, un pan francés directo de Europa con toda la experiencia completa, una taquería de la noche mexicana, hasta unos smoothie bowls que cruzaron el charco y dos restaurantes peruanos, con la firma de un chef leyenda, que ya se ganaron el paladar de los porteños.

«Desde una pizza para disfrutar al mejor estilo New York, un pan francés directo de Europa con toda la experiencia completa, una taquería de la noche mexicana, hasta unos smoothie bowls que cruzaron el charco y dos restaurantes peruanos, con la firma de un chef leyenda, que ya se ganaron el paladar de los porteños...»

Todavía falta para las ansiadas vacaciones de verano y aunque todo está más flexible, las entradas a otros países todavía son inciertas. Comer también puede ser una forma de viajar: conocer la comida típica de otros lugares con las papilas gustativas. En esta nota te mostramos dónde podés hacerlo sin irte muy lejos.

1) Sbarro: el fast food de pizzas neoyorquinas, ahora en la ciudad de la furia / Avenida Corrientes 1267 - (a dos cuadras del Obelisco).

Los inmigrantes italianos, Gennaro y Carmela Sbarro, abrieron su primera salumeria en 1956, una tienda de comestibles con productos de gastronomía de su país en el barrio de Brooklyn en New York. En 1967, Sbarro abrió su primer restaurante de comida italiana rápida para llevar de ahí no pararon hasta convertirse en la cadena de pizzas XXL que es hoy con sucursales en 26 países.

Hace un poco más de un mes Sbarro llegó a Argentina: hacía 14 años que una cadena norteamericana no se instalaba en el país y ya tienen pensado abrir 35 locales más durante los próximos 4 años.

La ambientación del local de dos pisos te transporta a la Gran Manzana, los productos se realizan ahí mismo y a la vista de todos. Hay siete variedades de pizza al estilo neoyorquino y cuatro romanas. Todas se venden por porción o en tamaño XXL. Además, hay strombolis (un calzón relleno hecho con la masa de la misma pizza), breadsticks, cervezas, barra de tragos y variedad de postres a precios amigables con el bolsillo argentino. 

2) Gontran Cherrier: una panadería artesanal parisina en las mejores esquinas de Palermo y Belgrano / Malabia 1801, Palermo - Zabala 1901, Belgrano.

El reconocido maestro panadero de origen francés y empresario gastronómico, Gontran Cherrier, abrió la primera boulangerie que lleva su nombre en Montmartre, París en el año 2010. En noviembre de 2019, Cherrier, asociado al emprendedor local y ex futbolista Renato Civelli, eligió la ciudad de Buenos para abrir la primera sucursal en Latinoamérica. Hoy en día la panadería está presente en Asia, Europa, América y Australia.

Tanto el local de Palermo como el de Belgrano mantienen la misma carta y estética: mesas y sillas que transmiten un aire parisino inconfundible. Ambos con vitrinas que exhiben e invitan a degustar las delicias del lugar. Para llegar a la terraza del local palermitano tenés que pasar por una galería de arte. Además de poder pedir postres de mousse por encargo: unas coloridas obras de arte comestible (el de mousse de chocolate blanco con frutos rojos sobre crocante de almendras es imperdible), están disponibles para todos los clientes (no solamente niños) unos kits de collage que suman a la experiencia sensorial.

Civelli le contó a MALEVA que los productos más solicitados por los argentinos en pastelería son el éclair de chocolate y el lingote de chocolate con leche. Desde acá te recomendamos probar algo de la viennoiserie (una factura aireada de hojaldre, lograda gracias a las materias primas de origen francés que exportan, con la que crean magias): el croissant de almendras y el cuadrado con crème brûlée son los favoritos. Si buscás algo más clásico el croissant y el pain au chocolat son las opciones perfectas.

Con respecto a la cocina: la baguette nordique (salmón ahumado, cream cheese y ciboulette, palta, rúcula), la ensalada de salmón y palta (mix de verdes, palta, salmón fresco, pickles de cebolla, croutons, rabanito, aderezo de crema y ciboulette) y la hamburguesa Gontran Cherrier (medallón de carne con cebolla caramelizada, champignons, mozzarella, queso brie, rúcula, lactonesa de mostaza antigua y papas marinadas con curry y queso) se llevan todos los aplausos del público porteño.

El menú también cuenta con opciones gluten free de almuerzo y pastelería. Además, tienen platos veganos y vegetarianos como el desayuno vegano (frutas frescas, granola casera, leche de almendras, café o té y exprimido de naranjas), la baguette veggie (zucchinis, zanahorias y berenjenas asadas con queso brie y aderezo de remolacha), el quiche de calabaza y brie o el de vegetales y la hamburguesa de quínoa con cebolla caramelizada, tomates cherry confitados, hummus y rúcula. Ahora también se puede disfrutar de la noche parisina en Buenos Aires: Palermo es la primera sucursal de la cadena francesa en abrir de noche. 

3) Chapultepec: una cervecería mexicana con tacos, hamburguesas y tragos / Armenia 1908 - Honduras 5750, Palermo Viejo.

Chapultepec nace en 2015 en la ciudad de Guadalajara, México. Sus dueños, Antonio Esparza y Alejandro Barrios, crearon la cervecería pensando en el concepto estadounidense "Todo por un dólar". Hoy tienen sucursales en distintas partes de México, Bolivia, El Salvador, España, Estados Unidos, Honduras, Perú, Costa Rica y Argentina.

El menú es igual en todos los países con unas pequeñas variaciones, por ejemplo, en la carta de Argentina hay tacos de milanesa de carne y de pollo. Aunque el encargo del turno noche de la sucursal de Armenia, el colombiano Christian Arias, cuenta que lo más pedido por los porteños es el taco de cochinita pibil: carne de cerdo, achiote, naranja, hojas de plátano y cebolla morada. En la carta también hay quesadillas, burritos, hamburguesas, caldos y la sopa "Levanta muertos", que lleva ese nombre porque te levanta cuando estás borracho: es una sopa de tomate con camarón y un poco de picante. También tienen postres: desde un flan de chocolate hasta arroz con leche y plátanos fritos. Las bebidas que ofrecen van desde cerveza Patagonia (sí, por $200) hasta mojitos, caipiriña, gintonic, fernet y bebidas mexicanas tradicionales como las micheladas (cervezas con limón y sal) y clamatos (que tienen puré de tomate!). Además, el lugar es pet friendly.

Una cervecería con impronta porteña, pero arraigada a sus raíces mexicanas que te transportan a la noche caribeña, aunque sea un ratito.

4) Mahalo Bowls: un rincón playero (nacido en Uruguay) con olor a verano abierto todos los días del año porque las frutas se comen en cualquier estación / Av. Juan B. Justo 815 - Palermo (adentro de Distrito Arcos).

Los bowls de Mahalo parecen salidos de esas fotos de Pinterest que creíste que nunca ibas a poder alcanzar. Pero ahora sí, porque están en Argentina.

La idea surgió en el 2016 a raíz de un viaje que su dueño, Lucas Vidal, hizo por el sudoeste asiático donde descubrió los smoothie bowls. Estuvo casi dos meses investigando en esa zona de Asia y abrió su primer local en La Barra en Punta del Este, más tarde en Montevideo. Pero fue después de un primer verano rompiéndola allá que los turistas argentinos le empezaron a reclamar un local acá y Lucas se ocupó de cumplir ese sueño. «Creemos que antes de fin de año vamos a abrir un nuevo espacio en Pilar», reveló en conversación con MALEVA.

Lucas, su amigo de toda la vida, Borja Álvarez, que se ocupa de darle el toque artístico a Mahalo y Federico Yoffe, como socio de inversión y sostén en la parte económica, son el trío que se ocupa de que este emprendimiento uruguayo no pare de crecer.

Lucas nos contó que en Uruguay los bowls más pedidos son, en primer lugar, el Aloha que tiene una base de frutilla, naranja, durazno y jugo de naranja toppeado con granola casera y banana como la mayoría de los bowls, el John John se lleva el segundo puesto y es el único con toppings diferentes: smoothie de banana, mantequilla de maní, miel y leche de almendras con granola, frutilla y Nutella, el siguiente más pedido es el Maluko: un smoothie bowl con un blend secreto de açaí. En cambio, el top 3 del ranking del público porteño es al revés: preferimos el de açaí. Además, tienen uno con fruta del dragón. Mahalo es la representación de que comer sano y rico es posible.

5) La Mar + Tanta: dos restaurantes peruanos que son más que probar una comida, una experiencia distinta / Arévalo 2024 - Recoleta y Esmeralda 938 - Retiro.

El limeño y mega célebre chef, Gastón Acurio, abrió 35 restaurantes dedicados a diferentes especialidades de la comida peruana en 11 países alrededor del mundo.

En el 2003, inauguró el primer local de la cadena de restaurantes Tanta en Perú. Dos años después creó La Mar, su primera cebichería. A Argentina llegó primero La Mar y luego de su éxito aterrizó Tanta. En unos meses festejarán 7 años desde aquel marzo de 2015 de que La Mar se instaló en el país.

El público argentino está cada día más abierto a probar nuevos sabores. "Hace una década, entre 8 y 9 de cada 10 solo elegían comer parrilla, y en la actualidad podemos decir que entre 6 y 7 lo escogen. Esto demuestra el buen impacto que ha generado la llegada de la gastronomía internacional a nuestro país", nos cuenta Marcos Meincke, socio de La Mar.

MALEVA le preguntó a las manos detrás de la cocina de ambos locales, Gustavo Montestruque Bisso, qué le recomienda a alguien que recién está incursionando en el mundo de la comida peruana. Sus elegidos fueron las croquetas de ají de gallina y el lomo saltado, aunque el cebiche es el plato emblemático de La Mar y en Tanta la causa con pollo o atún, huevo, tomate, palta, mayonesa y salsa huancaína: morrón amarillo, cebolla, ajo, queso fresco, leche evaporada y galletas la rompe para algo distinto. Para los que nos empalagamos con nada: la querendona de La Mar es una torta de casi 3 kg de chocolate, mousse, bizcochuelo y dulce de leche que se termina de comer haciéndole honor a Bruce Bolaños en Matilda.

Entrar a Tanta es refugiarte dentro de un iglú verde del caos de la ciudad, mientras que la espectacular esquina donde está ubicada La Mar no pasa desapercibida por nadie que transite esa zona del barrio de Palermo. No es solamente ir a comer, es vivir una experiencia a la que no estás acostumbrado. ¿Te animás?

Fotos: son todas gentileza de los locales mencionados. Fotos Gontran Cherrier: MALEVA (PH Sophie Starzenski).

Tags relacionados

Compartí tus comentarios