Destino único

El paraíso natural de la Patagonia que es una joya oculta y que tenés que visitar

En este lugar podés realizar varias actividades y es imperdible para los más aventureros.

En esta noticia

Si te gustan los lugares con paisajes soñados, en los que además podés hacer varias actividades al aire libre, entonces tenés que conocer un destino en Neuquén que es perfecto para una escapada.

A 50 kilómetros de San Martín de los Andes, en la Patagonia argentina, se encuentran los Pozones de Caleufú, un destino turístico conocido por sus aguas termales y por ser un lugar ideal para la relajación y el disfrute de la naturaleza.

Los signos del Horóscopo Chino que tendrán un golpe de suerte antes de fin de año

El estudio científico que descubrió cómo desarrollar músculos más fuertes y más grandes

Pozones de Caleufú: el paraíso natural de la Patagonia que es ideal para los amantes de la aventura

Ubicado en la localidad de Caleufú, en Neuquén, el destino cuenta con una variedad de pozos termales y piscinas naturales de agua caliente, que ofrecen una experiencia de baño inigualable en un entorno natural único.

Pozones de Caleufú también presenta una amplia gama de actividades al aire libre, como caminatas, paseos en bicicleta, observación de la fauna y flora local y pesca, entre otras. 

El paisaje que componen sus ollas turquesas se completa con las montañas con pinares y vegetación silvestre.

Caleufú cuenta con servicios de alojamiento para que los visitantes puedan disfrutar de una estadía confortable y placentera.

El pintoresco hotel del centro histórico de Córdoba que fue elegido el mejor spa de Sudamérica

El país europeo que paga 2000 euros de salario mínimo y sacó una ley que beneficia a los argentinos que quieren emigrar

Escapadas: cómo llegar a Pozones de Caleufú 

Pozones de Caleufú se encuentra a 50 kilómetros de San Martín de los Andes. Para llegar hay que salir de esa ciudad y recorrer 27 km por la Ruta 40. 

Luego, a mano izquierda, se toma la Ruta Provincial 63 durante 15 km aproximadamente, hasta llegar a Villa Meliquina. Después de bordear su lago, se llega a una bifurcación en la que hay que doblar hacia la izquierda y comienza un camino de ripio. 

Dos kilómetros después, hay un estacionamiento para dejar el auto. Ahí se encuentra la bajada al río, que se hace caminando sobre las piedras.

Los lugareños recomiendan llevar calzado de trekking debido a que el camino es inestable. 

A pesar de eso, es una aventura ideal para los amantes de las actividades al aire libre, que sin dudas no te podés perder.

Temas relacionados
Más noticias de Neuquén
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.