TURISMO

Bacalar: la playa mexicana que pocos conocen pero es un paraíso en la tierra

El pequeño pueblo ubicado en el Estado de Quintana Roo alberga una increíble laguna de 7 colores, conocida también como "Laguna Arco Iris" por las increíbles tonalidades de sus cristalinas aguas, que son el resultado de la combinación de la diversidad coralina y la flora subacuática.

Cuando se piensa en las playas de México rápidamente viene a la mente Cancún, o Acapulco. Sin embargo, el país azteca tiene muchas otras opciones, varias de ellas sin el caos que caracteriza a los grandes centros turísticos del país azteca, y listas para ser disfrutadas.

Caribe Mexicano: 5 playas para visitar más allá de Cancún

5 lugares increíbles para visitar que parecen salidos de otro planeta

Una de ellas se encuentra en Bacalar, un pequeño pueblo ubicado en el Estado de Quintana Roo, al sur del país -en el límite con Belice-, cuyo gran atractivo es su preciosa laguna de 7 colores, conocida también como laguna Arco Iris, por las increíbles tonalidades de sus cristalinas aguas, que son el resultado de la combinación de la diversidad coralina y la flora subacuática.

QUÉ VER EN BACALAR

El paisaje que conforma la laguna de Bacalar es de una belleza abrumadora. Rodeada de manglares y exuberante vegetación, puede recorrerse en pequeñas canoas para disfrutar sus casi 50 kilómetros de longitud y apreciar la maravillosa policromía de sus mansas aguas.

En la entrada del pueblo se encuentra otro espacio imperdible: el Cenote Azul, un impresionante ojo de agua que se abre paso en medio de una espesa vegetación que contrasta con el añil de sus aguas. Se desconoce la profundidad de éste majestuoso espectáculo de la naturaleza, porque estos cuerpos de agua cuentan con un sistema de cavernas subterráneas que se conectan entre sí. Lo cual hace que sea -en algunos casos- imposible rastrear el fondo. En toda la península de Yucatán hay algo más de 10,000 cenotes censados.

Vista aérea del Cenote Azul, el impresionante ojo de agua que se abre paso en medio de una espesa vegetación del lugar.

Para conocer más de la historia del poblado, conviene acercarse hasta el Fuerte de San Felipe, donde se encuentran las ruinas de la antigua fortaleza que se construyó en la primera mitad del siglo XVII para soportar el embate de los constantes ataques piratas. También cuenta con un pequeño museo donde se exhiben armas de la época y objetos de la cultura prehispánica.

Además, la visita a Bacalar, se puede complementar con una visita a la paradisíaca playa de Mahahual y la ciudad de Chetumal -capital de Quintana Roo- que aún conserva algunas pequeñas casitas de estilo inglés por la influencia británica que hubo en Belice. Entre muchos de los tantos atractivos que encierra el sureste mexicano.

Rodeada de manglares y exuberante vegetación, puede recorrerse en pequeñas canoas para disfrutar sus casi 50 kilómetros de longitud y apreciar la maravillosa policromía de sus mansas aguas.

CÓMO LEGAR A LA LAGUNA DE BACALAR

Llegar a Bacalar no es fácil. Al viaje en avión para llegar a México DF, hay que adicionarle otro vuelo desde la capital del país azteca hasta la ciudad de Chetumal, ubicada a 39 kilómetros del poblado. El resto del trayecto puede cubrirse en auto o colectivo.

El pasaje en avión más barato de Argentina a México DF cuesta unos $ 87 mil, con una escala, y $ 85 mil, con dos escalas o más. El vuelo desde la capital hasta Chetumac puede valer entre $ 3000 y $ 11.000 y dura casi una hora 50 minutos. Finalmente, el taxi para cubrir los 39 km restantes va de los $ 210 a $ 250 

Si se elige hacer los 1325 kilómetros que hay entre México DF y Bacalar en micro, el viaje dura casi un día y el boleto cuesta unos $ 14 mil. En auto puede tardarse unas 16 horas auto, a través de la autovía Chetumal-México 186 y después la Chetumal/Cancún/México 306. 


Tags relacionados

Compartí tus comentarios