Perfil

Soñaba con ser piloto, pero su vida dio un giro y hoy dirige un unicornio en la Argentina

Enamorada del mundo de la tecnología, Patricia Jebsen, gerente general de Rappi en Argentina y Uruguay, cree firmemente en la convivencia del comercio físico y el electrónico.

Habla a una velocidad abrumadora. Suelta risas francas e intensas con llamativa frecuencia. Se la nota apasionada y entusiasta. Patricia Jebsen es la flamante gerenta General para Rappi Argentina y Uruguay. A los 51 años, con una historia de amor con Sebastián que comenzó a los 17 y que, tras una década de noviazgo, se transformó en un matrimonio "que lleva un montonazo de tiempo" y que trajo al mundo a Agustina y Camila, decidió empezar de nuevo. Siempre ávida de afrontar desafíos personales, se sumó a una compañía que transita un proceso de expansión en ambas márgenes del Río de la Plata.

"Tenía varias propuestas sobre la mesa y yo quería seguir en una empresa de tecnología. Rappi es una compañía de emprendedores que hoy es una gran empresa. Ya no son tres o cuatro personas; somos 400 con un hub de tecnología y un montón de cosas más. Cuando elijo una empresa me fijo en el impacto que tiene en la sociedad. Y mucha gente genera hoy sus ingresos a través Rappi, una empresa que tiene una velocidad increíble para tomar decisiones, para implementar cosas, abrir nuevos mercados... Esa velocidad es algo alucinante. Impacta", cuenta Jebsen sobre las razones que la llevaron a unirse a la compañía fundada en Colombia en 2015.

Ese vértigo que destaca la nueva gerenta de Rappi es parte de su vida. Viajera incansable, soñó con ser piloto de avión, hasta que a los 14-15 años descubrió que las compañías aéreas no tomaban mujeres para esa posición. Un test vocacional hizo foco en sus aptitudes para la comunicación y la depositó en las relaciones públicas. Tras recibirse en la UADE y empezar a trabajar allí mismo, incursionó en el marketing y la administración de empresas.

Recorrió el mundo tanto por placer -viajó al Perito Moreno hasta con su hija mayor con solo tres meses de vida- como por su actividad laboral. Novartis, Siemens, Mercado Libre, CMD, la Cámara Argentina de Comercio Electrónico, Falabella, Censosud, la Universidad Torcuato Di Tella y Beat (una aplicación de movilidad) recibieron a esta profesional que diseñó un personal hábitat natural en el que conviven la tecnología y el comercio electrónico.

Su arribo a Rappi -concretado hace apenas dos meses- va de la mano con su experiencia tanto en el comercio físico y como en el virtual. También por su sentido de la diversidad en todos los sentidos, otra característica que la define. Llegó para liderar una firma tecnológica que desembarcó en 2018 en la Argentina.

Patricia Jebsen llegó a Rappi hace dos meses.

Jebsen cree firmemente en la convivencia del comercio físico y el electrónico. "El cliente está en el centro y elige los canales. Yo, como cliente, estoy en casa y si quiero pedirme algo, me lo pido y me lo traen. Pero, al mismo tiempo, esta mañana me levanté y fui a un bar a tomar un café. El cliente pasa de un canal a otro y los va eligiendo según el momento o la necesidad puntual", afirma. Y pone como ejemplo el repentino cambio de hábitos provocado por la pandemia. 

En ese entonces se dio el boom del e-commerce, pero una vez que la vida retornó a su ritmo habitual los consumidores se sintieron libres de escoger las compras físicas o las virtuales. Esa elección también implicó el fortalecimiento de la oferta de los comercios, que se adaptaron a la nueva realidad de sus clientes.

Hincha de River, va a la cancha junto a sus hijas. Su lugar es la platea San Martín. "Me encanta ir", confiesa.

Su vida cambió en 2004, cuando debió regresar a las apuradas al país cuando su marido contrajo meningitis tuberculosa. Fue el tiempo en el que se sumó a Mercado Libre y su trayectoria profesional dio un vuelco decisivo al conocer el comercio electrónico.

Sufre el rigor de un personal trainer que la obliga a estar en movimiento. También se hace tiempo para no abandonar el amor por los viajes. Ese amor que no truncó ni la imposibilidad de ser piloto. Simplemente porque Patricia Jebsen sabe que la vida es movimiento.

La versión original de esta nota se publicó en el número 351 de revista Apertura.

Temas relacionados
Más noticias de Rappi

Las más leídas de Apertura

Las más leídas de Negocios

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.