Innovación

Estos argentinos le están fabricando Metaversos a las principales empresas del país

Una empresa argentina quiere llevar la tecnología del metaverso a todos. Cuál es su plan y qué marcas ya los eligieron.

Si bien la tecnología del metaverso parece estar en boca de todos, son pocas las empresas que están realmente ofreciendo un producto que ofrezca valor. Esta empresa argentina lo logró y cuenta cuál es el secreto.

No son pocas las empresas que están intentando meterse al mundo de los metaversos. Si bien la tecnología es sumamente emergente, muchas empresas -con la ex Facebook, Meta, a la cabeza- están intentando incursionar en este ecosistema con una propuesta de valor. Sin embargo, los casos de éxito son realmente pocos y una parte no menor del público general tiene una visión más bien escéptica del metaverso y su utilidad. Pero una empresa argentina redobló la apuesta y quiere demostrar que, más allá de las promesas, hay valor en el metaverso siempre y cuando se lo entienda de la manera adecuada.

Meta prometió gastar u$s 10.000 millones al año en el desarrollo de su propio mundo virtual

Se trata de la empresa The Virtual Side, una agencia que viene desarrollando contenidos digitales hace más de diez años y que comenzó en el mundo de la realidad aumentada y la realidad virtual. Ahora, pegaron el salto hacia el mundo de los metaversos. Lo hacen a través de un producto llamado Metalloid, una suerte de "metaverso a la carta" pero con un enfoque más realista: es una web responsiva donde los usuarios pueden administrar sus propios metaversos. Así, Metalloid promete expandir el mundo real de cada usuario mediante una experiencia inmersiva verdaderamente personalizada, que funciona en cualquier dispositivo y sin la necesidad de cascos o placas de video. Toda una ventaja para esta época de tecnología móvil.

"Nuestra solución corre en cualquier dispositivo que soporte un navegador. No se necesita descargar nada y si bien podemos estar parados en criptomonedas o smart contracts no es el foco del negocio. En nuestros metaversos tampoco se necesitan cascos VR ni hardware especial. El objetivo a largo plazo es ser la plantilla de los metaversos que cada uno haga su propio metaverso. Es pasar de web tradicional a web 3d con una experiencia más inmersiva para el usuario final", explica Ariel Crespo, COO de la compañía.

Así se ve un metaverso en Metalloid

La solución de Metalloid, si bien no tiene el desarrollo gráfico y estético que pueden tener por caso el metaverse de Mark Zuckerberg, su fortaleza radica justamente en eso. Si bien se trata de entornos sencillos -como por ejemplo un salón con varias salas para eventos, el patio de una fábrica o cosas similares- cada uno de ellos realmente funciona y ofrece una propuesta de valor real a las empresas que están buscando subirse al metaverso. Así, de hecho, lo argumenta la propia empresa con su portafolio de alianzas, potenciales alianzas y clientes: Zúrich, Camparí, Huawei y Maní King, entre otras, ya se subieron al metaverso a través de esta solución.

Cómo funciona el negocio del metaverso

"Hoy hacemos todo desarrollo a medida del cliente y a mediados del año que viene lanzaremos el motor para que cada uno de los clientes pueda diseñar y evolucionar su web a una metaweb o web 3D", explica Álvaro Souto, CCO de la empresa. Sucede que mientras que en la mayoría de las propuestas de metaversos no está claro cuál es la función que cumplirá al entorno virtal, en el caso de Metalloid la compañía entiende que su propuesta está enfocada en varias soluciones específicas

  Su idea "es mejorar la experiencia de usuario y devolverle a la web lo que le saco las redes sociales. El poder ahora lo tienen Instagram o Twitter y no la marca en sus propias web. Muchas empresas de metaversos buscan que vayas hacia ellos, pero acá queremos que cada uno tenga su propio metaverso", agrega Souto. Se trata de invertir la ecuación: mientras que las marcas se volcaron cada vez más a las redes, perdiendo autonomía sobre sus propios contenidos digitales, los metaversos pueden orientar a los consumidores hacia los propios contenidos de la marca; sin intermediarios.

Pero más allá de la cuestión relacionada a los metaversos como espacios virtuales de encuentro, desde la empresa comentan que hay otros usos para los metaversos, en particular, lo relacionado con la capacitación de los empleados. La compañía da como ejemplo su trabajo de onboarding con la empresa más importante de e-commercee del país para capacitaciones. Así, los vendedores pueden tener desafíos y pruebas en un entorno virtual más amigable y con la posibilidad de tener assets y recursos realizados a pedido en calidad lowpoly, lo que los hace poco demandantes y fáciles de portear a cualquier plataforma (siendo mobile siempre la de preferencia). "Vamos a ofrecer librería de assets, soporte, capacitaciones y marketplace con un fee mensual según el uso que también va a incluir el hosting. Estamos terminando de delinear los planes, pero partiríamos de un plan básico para editor offline y llegando a funciones con un precio medio y Premium con más funcionalidades y más personas en vivo", explica Manuel Gamez, CTO de la empresa.

"Nosotros no vendemos humo", sentencia Eduardo Martín Labollita, CEO de la empresa, y con esto se refiere a las otras alternativas de metaverso que hay en el mercado. "Muchas empresas, también, están haciendo negocio con la parte de cripto y smart contracts y eso es para un público muy restringido. Los metaversos los orientan a gente que maneja esas tecnologías. Nosotros apostamos a que cualquiera pueda tener su metaverso. No muchos pueden gastar miles de dólares en comprar tierras virtuales, nuestro producto vende un hosting, un espacio, donde vos vas a poder hacerlo a tu medida", desarrolla Labollita. 

"Hasta ahora no vimos nada parecido a lo que ofrecemos en otro lado. Tampoco lo estamos viendo a nivel internacional con mucha preponderancia. Nos da confianza y el mercado si bien está dañado por muchas soluciones sin utilidad, cuando mostramos lo que se puede hacer se van todos los miedos. Es algo parecido a VR y tecnología aumentada. Es común que haya miedo cuando algo apenas llega. Hace falta instalar un producto para que lo vean las otras marcas", resume el CEO.

Tags relacionados

Más noticias de Infotechnology

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.