Tercera ola

Variante Ómicron: empiezan los ensayos para la vacuna de Pfizer y BioNTech

Las compañías anunciaron ayer a través de un comunicado el inicio de un estudio clínico para evaluar la seguridad, la tolerabilidad y la inmunogenicidad de una vacuna específica para atacar la variante Ómicron apuntada a adultos sanos de 18 a 55 años.

Pfizer y BioNTech anunciaron ayer a través de un comunicado el inicio de un estudio clínico para evaluar la seguridad, la tolerabilidad y la inmunogenicidad de una vacuna específica para atacar la variante Ómicron apuntada a adultos sanos de 18 a 55 años. 

Según comunicó la empresa, el estudio tendrá tres cohortes que examinarán diferentes regímenes de la vacuna actual Pfizer-BioNTech o una vacuna basada en Omicron. La investigación se hace en el marco de abordaje de la nueva variante, que resultó ser el virus más contagioso de la historia, y determinar si es necesario desarrollar vacunas específicas para cada nueva cepa. 

"Si bien la investigación actual y los datos del mundo real muestran que los refuerzos continúan brindando un alto nivel de protección contra enfermedades graves y hospitalizaciones con Ómicron, reconocemos la necesidad de estar preparados en caso de que esta protección disminuya con el tiempo y ayudar potencialmente a abordar Ómicron y nuevas variantes en el futuro", dijo Kathrin U. Jansen, Ph.D., vicepresidenta senior y directora de investigación y desarrollo de vacunas en Pfizer. 

"Mantenernos alerta contra el virus requiere que identifiquemos nuevos enfoques para que las personas mantengan un alto nivel de protección, y creemos que desarrollar e investigar vacunas basadas en variantes, como esta, es esencial en nuestros esfuerzos para lograr este objetivo", agregó. 

"Las vacunas continúan ofreciendo una fuerte protección contra enfermedades graves causadas por Ómicron. Sin embargo, los datos emergentes indican que la protección inducida por la vacuna contra la infección y la enfermedad de leve a moderada disminuye más rápidamente de lo que se observó con cepas anteriores", dijo el profesor Ugur Sahin, director ejecutivo y cofundador de BioNTech. "Este estudio es parte de nuestro enfoque basado en la ciencia para desarrollar una vacuna basada en variantes que logre un nivel similar de protección contra Ómicron como lo hizo con las variantes anteriores, pero con una mayor duración de la protección". 

Los datos clínicos y del mundo real continúan mostrando que las personas que están vacunadas, particularmente aquellas que han recibido un refuerzo, mantienen un alto nivel de protección contra Ómicron, contra enfermedades graves y hospitalizaciones. 

Las compañías ya habían anunciado previamente que esperan producir 4000 millones de dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 en 2022, y explicaron que no se espera que esta capacidad cambie si se requiere una vacuna adaptada. 

La vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19, que se basa en la tecnología de ARNm patentada de BioNTech, fue desarrollada tanto por BioNTech como por Pfizer. BioNTech es el titular de la autorización de comercialización en los Estados Unidos, la Unión Europea, el Reino Unido, Canadá y otros países, y el titular de las autorizaciones de uso de emergencia o equivalentes en los Estados Unidos (junto con Pfizer) y otros países. 

Desde la firma anunciaron que están trabajando en presentaciones para buscar aprobaciones regulatorias en aquellos países donde inicialmente se otorgaron autorizaciones de uso de emergencia o equivalentes.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios