Proyecciones

Reservas complicadas: la liquidación del agro colapsó 80% y el mercado proyecta un waiver con el FMI

La liquidación del agro en octubre fue de u$s 1201 millones. Implica una merma del 83% respecto que lo liquidado en septiembre. El mercado teme un incumplimiento con el FMI por la meta de reservas

La liquidación del agro sigue siendo muy baja desde el dólar soja, el Banco Central no para de vender dólares para abastecer la demanda importadora y esto complica la acumulación de reservas.

El mercado se muestra cada vez más pesimista sobre la capacidad del BCRA de alcanzar la meta de reservas y proyecta un primer waiver para fin de año.

De cualquier manera, no esperan que el flujo de dólares del FMI se corte y anticipan una continuidad en la llegada de fondos.

Dólar planchado: el mercado anticipa qué va a pasar y recomiendan estrategias de inversión

JP Morgan: "Cuando la Argentina se estabilice, muchos argentinos volverán a traer su plata al país"

Colapsa la liquidación y complica las reservas

En octubre se registró una fuerte contracción en la liquidación del agro. Se verificó una merma del 83% respecto que lo liquidado en septiembre bajo el esquema cambiario de dólar soja y fue también la mitad a lo liquidado en octubre del año pasado.

De hecho, la liquidación de un mes de octubre pasado fue más baja desde 2015, cuando en aquel año se habían liquidado u$s 1100 millones y se iguala a la liquidación del octubre de 2018.

La contracción de octubre respecto a la de septiembre, continuó en noviembre respecto de octubre.

Cuesta arriba con las reservas

La menor liquidación del agro provoca que los analistas proyecten una menor capacidad del BCRA de acumular divisas y, por lo tanto, se hace cada vez más difícil que se logre alcanzar la meta de reservas con el FMI.

El dólar soja provocó un adelanto en la liquidación, sumado a que la sequía podría estar quitando potencial ingreso de divisas ya que está impactando en el trigo. Estos factores juegan en contra las chances de que se alcance la meta.

Los analistas de Cohen explicaron que la menor oferta se hizo sentir pese a las restricciones en la demanda, por lo que el BCRA vende reservas y cerró el mes de octubre con ventas netas por casi u$s 500 millones, resultado muy similar al de agosto.

Adrián Yarde Buller, economista jefe y estratega de Facimex Valores, estima que las reservas netas de encajes, swaps y repos a partir del último balance semanal del BCRA (al 31de octubre pasado) llegan a u$s 6565 millones.

Esto implicó una merma de u$s 710 millones en la semana, pero un crecimiento de u$s 1330 millones en el mes y de u$s 2538 millones en el año.

Además, aclara que la estimación de la medida de reservas netas del FMI, (que además resta pasivos con SEDESA, contempla el componente de financiamiento neto del programa y mide a las variables a los tipos de cambio del programa) es de u$s 6910 millones.

Por lo tanto, hay espacio para que el BCRA pierda menos de u$s 335 millones de acá a fin de año para cumplir con la meta de reservas del FMI de u$s 6575 millones, con el ajustador de organismos internacionales.

Maximiliano Bagilet, asesor financiero de TSA Bursátil del Grupo Transatlántica, alerta que la acumulación del BCRA sigue siendo baja.

"El efecto dólar soja se fue y con ello se normalizo otra vez el escenario, es decir las compras bajaron de manera agresiva. Esto sumado a una potencial cosecha de trigo mala, nos da un escenario bastante desalentador para los próximos meses", dijo Bagilet.

Además, Bagilet también le suma que el último trimestre siempre es un ciclo malo para acumular reservas.

"En octubre, en el mercado mayorista se perdieron u$s 496 millones. Hay que juntar u$s 400 millones en este periodo para alcanzar el target impuesto por el FMI. Las probabilidades de lograrlo son realmente bajas y vemos presión sobre el tipo de cambio en el corto plazo, recomendamos la dolarización de carteras aprovechando a nuestro entender un dólar MEP en niveles realmente atractivos", dijo Bagilet.

Diego Martínez Burzaco, head de research de Inviu, coincide en que el cumplimiento de metas con el FMI luce adverso.

"Es muy difícil que se llegue a la meta de acumulación de reservas ya que la oferta de divisas en este bimestre va a ser muy pequeña. Si le sumamos la sequía que impacta en el trigo, la liquidación del agro va a ser limitada en los meses de enero y febrero", sostuvo.

Por ello mismo es que considera que va a ser bastante improbable alcanzar la meta de reservas, por lo que anticipa que habrá una profundización del manejo discrecional de reservas hacia adelante y mayor volatilidad cambiaria.

En ese contexto, considera que el mercado cambiario irá tomando temperatura a lo largo del verano.

"El último bimestre suele ser un periodo estacionalmente alto de necesidades de pesos por parte de las empresas, por lo que es esperable que eso ayuda al menos a no tener tanta presión cambiaria, Aun así, vamos a ir a un escenario de mayor presión cambiaria hacia fin de año. Al menos de los dólares libres, sobre todo para incorporar el riesgo electoral en el 2023", comentó.

Fin del dólar soja

Desde que el esquema cambiario de dólar soja terminó, el BCRA no pudo acumular divisas al ritmo que lo hacía previamente y en octubre volvió a tener un saldo negativo.

De esta manera, el rojo mensual vuelve a aparecer en la intervención del BCRA en el MULC, luego de haber arrojado un saldo positivo en el mismo mes del 2021.

La explicación detrás de esta dinámica negativa sigue estando en el corrimiento abrupto por parte de la oferta y una sostenida demanda de dólares por parte de los importadores.

Esto obliga al BCRA a tener que seguir pisando importaciones para no perder dólares.

Emiliano Anselmi, economista jefe de PPI, recordó, que, en el segundo trimestre, la meta de reservas no fue cumplida (de hecho, lo dijo el FMI).

En el tercero se habría cumplido mientras que, en el cuarto trimestre, tras mover la meta en la última revisión de u$s 5800 millones (desde fin de año) a u$s 5000 millones y de elevar el ajustador de u$s 500 millones a u$s 750 millones, se habría vuelto más cumplible.

Sin embargo, la dinámica débil en la liquidación implica un desafío para el Gobierno.

"Esta serie de condiciones establece el stock a fin de año en torno a u$s 6600 millones, por lo que con un stock de u$s 7150 millones a fines de octubre, habría espacio para vender unos u$s 550 millones de aquí a fin de año", dijo.

Además, agregó que, "de todas maneras, la liquidación del agro hundiéndose a u$s 64 millones diarios (y habiendo tocado el mínimo diario histórico el 27/10) y una sequía que recortó la producción de trigo al menos 40% anual, hace pensar en que no será una tarea nada sencilla desprenderse de un monto tan menor", comentó.

Finalmente, Federico Broggi, sales trader de Grupo IEB, considera que, en línea con lo esperado, luego del dólar soja y sin un salto discreto del tipo de cambio, las compras de dólares por parte del BCRA se esfumaron y volvieron a aparecer las ventas pese a que el volumen operado en el MULC fue muy bajo.

Borggi considera que el BCRA seguirá pisando importaciones.

"Esperamos que con una administración del cepo tratando de cortar la demanda de dólares en el MULC lo consigan. La medida que permite a empresas pagar sus importaciones con dólares propios va en esta dirección de intentar de quitar presión en la demanda de dólares al oficial limitando su impacto en la actividad", dijo.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.