Mercados

Qué es un 'split' de acciones como el que hizo Google y qué ventajas tiene para los pequeños inversores

Este tipo de medidas suele llevarse a cabo para aumentar el número de títulos en circulación y en paralelo, disminuir el valor de cada acción. Al valer menos cada acción, se agranda el público inversor al permitirle a pequeños inversores comprar acciones de la misma.

Esta semana, Google anunció que hará un "split" de sus acciones, lo cual provocó un rally en el valor de las mismas del 7%. Este tipo de anuncios suele ser positivo para la compañía ya que disminuye el precio por acción y agranda el público inversor al permitirle a pequeños inversores comprar acciones de la misma.

Un "split" de acciones es una división de los títulos de una compañía que cotiza en bolsa. Consiste en la división del valor nominal de las acciones, elevando el número de títulos de forma proporcional pero manteniendo el mismo capital. 

Su efecto es neutro para el accionista y el valor de la empresa ya que los beneficios por acción o dividendos también se reducen en la proporción de cinco veces. Este tipo de medidas suele llevarse a cabo para aumentar el número de títulos en circulación y en paralelo, disminuir el valor de cada acción.

Si una acción vale u$s 2853 como en el caso de Google, un inversor minorista debe colocar una gran proporción de su cartera para comprar una sola acción.

Es decir, no todo el mundo tiene la capacidad de poder comprar acciones de Google a ese precio. Por lo tanto, si el precio de la misma disminuye, el inversor minorista va a encontrar a esa acción más accesible para ser incorporada a la cartera y así se agranda el público potencial inversor en dicha compañía.

Google prevé ejecutar un split a razón de 20 acciones nuevas por cada título actual. Sus inversores recibirán, si la medida es aprobada, 19 nuevos títulos por cada uno de los actuales.

No afecta al accionista

El split no afecta al valor de la compañía ni al de las acciones. Con esta medida, se aumenta la cantidad de acciones en circulación, pero se disminuye su precio, respetando la proporción monetaria de todos los inversores.

Si un inversor tiene una acción y la compañía decide hacer un split, de, por ejemplo, 2 a 1, cada inversor obtendría el doble de acciones, pero a la mitad de precio. A fin de cuentas, tendría la misma cantidad de dinero.

Un caso reciente fue el split de Apple llevado a cabo en agosto de 2020. En aquel momento, el gigante tecnológico dividió sus acciones con una relación 4 por 1, lo que se traduce en que cada título pasó a dividirse en 4. Las acciones pasaron de valer u$s 499,23 por acción a solo u$s 124,81.

Esto fue festejado por los inversores y la acción también subió con fuerza tras la noticia. A su vez, esto le permitió que más cantidad de inversores puedan comprar acciones de Apple.

Si por ejemplo, un inversor minorista con u$s 1000 en su portafolio quería comprar Apple, antes del split debía colocar la mitad de su cartera, por lo que quizá no veía conveniente hacerlo ya que dificultaba la diversificación de su portafolio.

En cambio, una vez aplicado el split, si quería comprar una acción de Apple, la misma iba a representar el 12,5% de su cartera, encontrando una proporción más lógica para no afectar la diversificación de su cartera y a un valor más accesible para comprar la misma.

Otro caso conocido reciente fue Tesla que también anunció en agosto de 2020 un split de acciones de 5 a 1. La compañía que dirige Elon Musk había llegado a superar los u$s 1600 en 2020 y ante un valor nominal elevado, se decidió llevar a cabo el split. En ese momento, las acciones de Tesla reaccionaron con un alza del 6% en el fuera de hora tras el anuncio del split.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.