Tras el shock de liquidez, el rulo que empujó al dólar a $ 300 se diluye y cede la presión

El BCRA buscó la semana pasada redirigir pesos hacia los activos del Tesoro. Su estrategia no logró el efecto deseado porque esos pesos se canalizaron a colocaciones a corto plazo bancarias. Pero ahora ese mercado empieza a normalizarse.

En esta noticia

Hay muchos pesos en el mercado que buscan destino. Hace una semana, el Banco Central realizó una jugada arriesgada de prorrateo de Leliq con la que intentó que esos pesos fueran a financiar al Tesoro y lograr mejorar las paridades de los bonos en pesos. Sin embargo, hubo reticencia de los inversores para incorporar más riesgo del soberano. 

Eso provocó que las tasas colapsaran por debajo del 20% la semana pasada. Pero ahora, el mercado busca normalizarse y las tasas saltan al 35%.

Nuevas tasas de plazos fijos: qué le proponen los bancos al BCRA

Dólar récord e "incertidumbre al palo": un gurú de la City reveló las 8 opciones de cobertura ante una nueva disparada

Muchos pesos y pocos destinos

Debido a la elevada volatilidad que hay en el mercado, el BCRA había decidido el lunes pasado llevar a cabo una agresiva política de emisión monetaria.

El objetivo fue luego orientar los pesos en el mercado hacia el financiamiento del déficit y la compra de activos en pesos. Con la intención de robustecer el volumen hacia los activos del Tesoro, el BCRA renovó solo el 76% de los vencimientos que tenía de Leliq, dejando muchos pesos en la plaza.

Pero los inversores decidieron no re direccionar esos pesos hacia los activos de deuda soberana en moneda local, sino que prefirieron ir hacia colocaciones en el sistema bancario. 

Así hubo un importante ingreso de pesos hacia las cuentas remuneradas y colocaciones a plazo. En paralelo, los inversores también buscaron colocar los pesos en cauciones, las cuales tocaron mínimos la semana pasada del 17%.

Pero ahora, el BCRA revirtió esa estrategia, absorbió pesos en sus últimas dos licitaciones de Leliq, llevando el stock de sus pasivos remunerados por encima de los $ 7 billones, y hubo un rebote de la tasa de caución a un día al 35%.

El mercado está todavía en camino a normalizarse ya que esa tasa se ubica todavía debajo de los máximos de 50% vistos el mes pasado y muy por debajo de la tasa de inflación.

Juan Martín Yanzon, head trader de Conosur, afirmó que la semana pasada la tasa de caución se mantuvo en bajos niveles debido a que los inversores buscan deshacerse de los pesos.

"El efecto que vimos del lunes al jueves de la semana pasada fue un gran aumento de los pesos dando vuelta. Eso se vio con el salto del contado con liquidación y por el otro lado, las tasas en pesos. La gente corre a deshacerse de los pesos y es una clara evidencia de lo que se generó durante la semana y en la que la gente le tiene miedo a quedarse con los pesos", comentó.

En ese sentido, Yanzon advierte que esa postura del mercado llevó a las tasas hacia niveles inferiores, y marcó que no son solo los fondos, sino todo el mercado está queriendo sacarse de encima los pesos.

"Con la expectativa de pérdida de poder adquisitivo de los pesos, la gente se quiere sacar de encima los pesos. Por eso, todo peso en cash que se quiere colocar hace que se caiga fuerte la tasa. En ese contexto, como el dinero cuesta poco, genera un break even muy bajo y puede provocar una mayor volatilidad hacia el dólar", señaló.

La caída en las tasas de interés se dio en toda la curva, del mismo modo que se observa una recuperación.

La tasa de caución a 7 días pasó de niveles de 48% a los 20%, para saltar actualmente hasta los 31%. Para el plazo de 14 días, las tasas de caución se hundieron inicialmente al 27% y saltan ahora al 35%. 

Federico Pérez, gerente de inversiones de Mariva Fondos, sostuvo que el prorrateo de Leliq del BCRA del martes pasado dejó más líquidos a los bancos y con menos carry en sus libros.

Por lo tanto, afirmó que eso se tradujo en una presión sobre las tasa que pagan, que se traslada en el resto de las alternativas de cash management.

"Si parte de esa liquidez empieza analizar el costo de oportunidad de lo que rinden los bonos soberanos de corto plazo en CER, eventualmente puede que empiece a restituirse la demanda genuina de esos instrumentos. El mercado en las últimas ruedas va en ese sentido aún es temprano como para inferir que resulte, pero la dirección es correcta", comentó.

Desde Balanz aclararon que la semana pasada hubo un exceso de liquidez que produjo una baja sustancial de las tasas de cauciones. Pero ahora, explican que "actualmente esto se regularizó y las tasas de cauciones están en valores más lógicos, aunque un poco más distante de los fondos T+0".

Más emisión de pesos y más presion cambiaria

La política ultra expansiva del BCRA del martes pasado provocó que las tensiones cambiarias se acrecienten. Al no renovar el 100% de Leliq, los pesos terminaron haciendo que colapsen las tasas del mercado, lo que permitió financiar estrategias de dolarización de carteras.

Javier Casabal, estratega de renta fija de Adcap Grupo Financiero recordó que el Banco Central sale a emitir pesos todos los días para recomprar bonos en pesos ante la falta de demanda genuina por títulos de deuda soberana.

Casabal advierte que si bien buena parte de esos pesos se vienen esterilizando, hay mucha moneda local dando vueltas que nadie demanda.

"Una parte del sobrante de pesos, se va a los FCI money markets y esto hace bajar las tasas de cauciones más cortas. Pero son plazos de un día, 7 días, 14 días. Esto habla de un mercado muy a la defensiva y sin instrumentos deseables. En este contexto, el aumento de la velocidad de circulación del dinero termina en inflación y en aumento de los dólares paralelos", alertó.

Nery Persichini, head de estrategia de GMA Capital, afirmó que el BCRA empuja a bancos a comprar títulos públicos, pero la super liquidez presiona al dólar contad con liquidación.

Es que según explica, el prorrateo de Leliq del martes pasado fue poco efectivo ya que "las entidades se muestran reticentes a incorporar riesgo soberano". Esto implica que los bancos prefieren riesgo bancario, incluso a costa de perder en términos reales.

Por lo tanto, Persichini aclara que en este contexto, los bancos empezaron a rechazar depósitos mayoristas la semana pasada, y la dinámica tomó otra temperatura.

"Se derramaron enormes cantidades de pesos en la plaza, lo que llevó a un marcado descenso en las tasas del mercado. Las cauciones llegaron a negociarse por debajo del 20% anual (mientras que la inflación corre al 80%). En simultáneo, con apalancamiento casi gratuito para quienes querían migrar hacia moneda dura, se retroalimentó la corrida hacia el dólar en medio de una crisis política y de confianza que un Gobierno prácticamente paralizado no puede detener", explicó.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.