Dónde invertir antes de las elecciones: las claves para no perder

Las PASO dejaron mucha volatilidad y un clima de incertidumbre no demasiado apto para inversores no profesionales. Dónde poner el ojo para protegerse y aprovechar las oportunidades.

En la Argentina un mes puede ser una eternidad. Pueden suceder más cosas que en cualquier país central en un año entero. Pasado el primer efecto pos-PASO, la sorpresa, la primera reacción del mercado, los cambios de Gabinete... Volatilidad será la palabra dominante hasta noviembre y cautela la nave insignia de los inversores.

"El inversor se dirime entre el optimismo político que dejaron las PASO, y que debe revalidarse para noviembre, y los grandes desequilibrios macroeconómicos. Por más que los activos financieros estén en precios relativamente bajos respecto a su historia, todavía está presente en las retinas lo ocurrido en las PASO 2019", analiza Diego Martínez Burzaco, Head de Research de Inviu. "Cautela e incertidumbre" define con pocas palabras el corto plazo.

Los inversores se mueven por expectativas y a las oportunidades las ponen bajo la lupa de lo que podría venir. O, por el contrario lo que podría no suceder en política económica y fiscal.

"Sugerimos suma cautela en este escenario poselecciones primarias debido a la incertidumbre generada frente a las medidas que tomará el oficialismo hasta las elecciones en noviembre", dice Nicolás Lo Valvo, analista senior de Investment Ideas en Balanz.

Matías Roig, director de PPI, coincide en la lectura y avanza hacia estrategias de cara a los próximos meses. "Notamos que mucha gente comienza a posicionarse en activos dollar linked. Se observa un interés renovado especialmente, por parte de las empresas, ante la duda de que pueda darse una aceleración en el tipo de cambio. Incluso, por encima de los activos que indexan por inflación".

Otro punto clave en este tablero de juego será si se vislumbran o no avances en las negociaciones con el FMI. Sería ese un driver positivo para el mercado. Pero hasta el momento lo único concreto son los vencimientos de diciembre, equivalentes a US$ 1880 millones, que dejarían en una situación aún más delicada a las magras reservas del Banco Central.

Cubrir las espaldas

"Buscando revertir el resultado de septiembre, el gobierno optó por algunas medidas con el objetivo de recomponer los ingresos reales mirando hacia las elecciones generales de noviembre que implicarían un aumento en el déficit fiscal, aunque creemos que las limitaciones a la hora del financiamiento de ese déficit podrían poner un tope al gasto extra", analiza Juan Manuel Franco, economista de Grupo SBS. En este sentido, detalla, "la posibilidad de una expansión monetaria pone atractivo en estrategias de cobertura tanto contra la inflación como contra el avance del tipo de cambio mayorista, dado que la emisión tiene como consecuencia presiones tanto en el plano inflacionario como cambiario", detalla.

La sugerencia de Franco son fondos de renta en pesos de la administradora que apuestan por la curva CER y fondos de cobertura que invierten en bonos dollar linked dado que son "meses en los que el BCRA es estacionalmente vendedor neto de dólares".

"Al compás de las políticas económicas que aplique el oficialismo y las encuestas, creo que vamos a un esquema de mucha precaución, upside limitado y búsqueda de la cobertura por el tema de la aceleración inflacionaria y la expectativa de la devaluación", postula Martínez Burzaco, de Inviu y remarca que el inversor debe atender ambos frentes.

"Para la expectativa de devaluación o la dolarización de los portafolios, creo que la mejor combinación riesgo retorno lo ofrece una cartera de Cedear de muy baja volatilidad, en sectores que han probado ser muy defensivos", explica y agrega: "Los mercados globales están también inciertos, con valuaciones exigentes y hay que tener cuidado. Sectores de consumo masivo, como alimentos, bebidas, artículos del hogar o salud podrían dar esa combinación de cobertura cambiaria con baja volatilidad al riesgo de Wall Street".

Desde el equipo de Research de Mariva Fondos, ponen blanco sobre negro su mirada del mercado: "A los precios actuales creemos recomendable tener mayor cobertura contra inflación que contra una depreciación acelerada, dado que el mercado parece estar incorporando una presión cambiaria que no creemos con alta probabilidad".

"Vemos difícil que la inflación mensual continúe su sendero de reducción que viene mostrando desde el mes de abril, y es más probable que comiencen lecturas más altas", advierten en Mariva Fondos en concordancia con la visión que están transmitiendo el consenso de economistas según la encuesta del REM.

"Para la inflación -dice el experto de Inviu- lo mejor es ir por fondos comunes de inversión que invierten en una cartera diversificada de bonos ajustados por el CER, ya que permiten descansar en el conocimiento del portfolio manager y combina instrumentos del sector público y del sector privado".

Desde Balanz, Lo Valvo, va en ese sentido también: "Una apuesta interesante, pensando en que el gobierno lleve a cabo una fuerte emisión en pos de poder cumplir con determinadas medidas de asistencialismo social, sería posicionarse en instrumentos que ajusten por CER"

En PPI prenden la luz sobre las presiones cambiarias. "Los últimos meses del año se espera que vengan acompañados de una flexibilización económica de cara a las elecciones en noviembre. En definitiva, más pesos en la economía que presionan dentro del mercado cambiario con un BCRA escaso de reservas y el Tesoro enfrentando meses con altos vencimientos en pesos que debera solucionar de forma exitosa para evitar sumar mayores ruidos al mercado local. En este marco, las presiones cambiarias se espera que continúen", desglosan en el equipo de research.

Vale recordar que desde las PASO hasta el cierre de esta edición el ensanchamiento de la brecha entre los tipos de cambio alternativos "intervenidos" y "libres" fue notorio. El dólar contado con liquidación (CCL) "intervenido" (con bonos) rondaba en $173,5 versus un CCL con ADRs/CEDEAR en $190. La brecha entre ambos llega casi a 10 por ciento y habla mucho de las perspectivas de los inversores.

La dinámica del dólar libre, claramente va por un carril muy diferente que la del tipo de cambio oficial, por ahora contenido por el Banco Central.

En Mariva Fondos aportan al respecto que "de acá a noviembre sería difícil que aceleren el crawling peg (devaluación controlada), mientras que después de noviembre, sabiendo lo mucho que falta, la opción de una aceleración desordenada en la devaluación o directamente salto discreto es la menos deseable para el Gobierno, porque pone en riesgo su principal ancla nominal y puede repercutir sobre otras variables".

¿Qué estrategia puede implementar el inversor para cubrirse de posibles cimbronazos en el tipo de cambio? "Si pensamos en perfiles conservadores sugerimos seguir dolarizando sus carteras y posicionándose en créditos corporativos en dólares", responde Lo Valvo.

"Destacamos tanto el bono de Pampa 2023 y PAE 2027 (Pan American Energy) rindiendo en torno al 5 por ciento o Telecom 2025 al 7 por ciento anual para estos perfiles. Para aquellos con menos aversión al riesgo sugerimos posicionarse en la curva de YPF, puntualmente en los bonos con vencimiento el 2024 y 2025 con rendimientos en torno al 11 por ciento".

Franco, de Grupo SBS, sugiere para inversores que busquen cupones de interés más altos optar por bonos provinciales como el de PBA 2037 A o el de Córdoba 2027. En corporativos su recomendación es Pampa 2027.

Los soberanos tienen rendimientos sumamente interesantes y, claro, el riesgo país sobre la cabeza. "Por el lado de los bonos en dólares, los retornos totales a un año para bonos soberanos como el GD30 o GD35 lucen atractivos, aunque remarcamos que los riesgos macroeconómicos persisten y que de ellos dependerá el avance de la renta soberana en dólares. No obstante, los vencmientos de mercado en dólares hacia los próximos años son reducidos al menos hasta 2025 por lo que las paridades lucen excesivamente castigadas", dice Franco.

El toque de atrevimiento

Ponerse a cubierto cuando anuncian tormenta (y hasta granizo) es lo más recomendable. Pero para los que se atreven a un poco de adrenalina el mercado ofrece sus "perlitas", a precio de ocasión.

"Para los que quieren riesgo, claramente lo mejor lo ofrecen las acciones (renta variable), siendo las del sector bancario o de servicios públicos privatizados las que más atrasadas se muestran en función de las regulaciones recientes por parte de la alianza gobernante", recomienda Martínez Burzaco pero advierte que "el camino no será libre de riesgo y volatilidad ya que la solución de los desequilibrios de nuestra economía no se disipan con confianza solamente. La confianza es la condición necesaria, un plan sustentable en materia económica la condición suficiente".

"Para inversores más arriesgados que pueden tolerar un grado de riesgo mayor y que apunten a un horizonte de inversión entre el mediano y el largo plazo, las valuaciones marcan que el Merval en dólares se halla en niveles atractivos en los que históricamente los inversores han recibido retornos interesantes en el mediano plazo", analiza Franco.

"Aquellos con un perfil más arriesgado podrían pensar en posicionarse en equity. Las PASO han sido un adelanto de lo que es muy probable que suceda en noviembre. Si bien no estamos recomendando esta alternativa, existen chances de ver una continuidad del rally iniciado en agosto", apunta por su parte Lo Valvo. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios