Mercados

Desacople ante el acuerdo con el FMI: cae el dólar, pero también colapsan los bonos

El peso se aprecia pero los bonos se hunden 13%. Un mercado mira el corto y el otro mira el largo. ¿Alguno está equivocado?

El acuerdo con el FMI generó un curioso desacople en el comportamiento de los bonos soberanos y el tipo de cambio. Se observa una apreciación del peso al mismo tiempo que se ve una brutal pérdida de valor de la renta fija en dólares. Esta dinámica lleva a pensar que algún mercado está equivocado en cuanto a las expectativas de los inversores sobre el futuro de la Argentina.

Desde el anuncio de acuerdo con el FMI, el dólar contado con liquidación cae un 12,7%. Pasó de máximos de $ 230 en enero a niveles de $ 201 en la actualidad.  En ese mismo lapso, los títulos de deuda colapsaron 13%. 

Los bonos ya perdieron todo el rally que habían iniciado tras el anuncio preliminar de entendimiento con el Fondo Monetario Internacional, y hoy operan en mínimos históricos. Desde que salieron a cotizar, acumulan pérdidas de hasta 44%.

Generalmente, un escenario en el que se fortalece la moneda habla de un contexto en el que las expectativas se tornan positivas para ese país.

Pero el hecho de que en el mismo momento en el que el peso se aprecia la deuda colapsa refleja que hay un desacople entre ambos mercados. Alguno parece estar equivocado en cuanto a las expectativas de los inversores.

Mateo Reschini, senior research analyst de Inviu, cree que el país está transitando por un período de calma cambiaria luego de que se haya despejado el riesgo de default con el FMI. Sin embargo, explica que el mercado de bonos refleja que tras el acuerdo con FMI, no hay expectativas de cambios estructurales.

"Creo que los dos mercados dicen cosas distintas. El tipo de cambio señala que se despeja el peor final ya que parece que algún tipo de acuerdo va a haber, sumado a factores estacionales que favorece la baja del dólar. En el caso de los bonos, este responde a que el acuerdo no ataca los desequilibrios económicos. Es decir, el mercado de bonos explica que no hay cambios fundamentales en las expectativas a futuro", dijo el analista de Inviu.

Martín Polo, estratega jefe de Cohen, explica que el dólar y los bonos no deben ir necesariamente de la mano en el corto plazo aunque tengan al acuerdo con el FMI como driver común. 

En relación a los bonos, Polo agrega que hay un mayor riesgo global que castiga a todos los emergentes y Argentina es de los emergentes más riesgosos (high beta). Por otro lado, el estratega de Cohen también marca que el acuerdo con el FMI no apunta a resolver ningún tema de fondo.

"La única noticia que se ve detrás del acuerdo con el FMI es que habrá más financiamiento del FMI y de otros organismos para transitar hasta el 2023 y sin salto cambiario. Por lo tanto, sin medidas de fondo, el perfil de vencimientos para 2023 será mucho más complejo y gana probabilidad la chance de una reestructuración más agresiva", dijo Polo.

peso fuerte, bonos debiles

El peso medido contra el contado con liquidación es la moneda que más se apreció en la región desde que se anunció el acuerdo con el FMI.

La baja del dólar local del 12,7% supera a la apreciación del real del 7%, así como también la caída del dólar en Uruguay, Chile, Colombia y Perú, en donde el tipo de cambio cayó entre 4% y 0,3%.

En cambio, el riesgo país argentino fue el que más subió dentro de la región y en comparación a sus pares.

La fuerte suba del riesgo país, que rozó los 2000 puntos en los últimos días, viene de la mano de la fuerte caída de los bonos, los cuales lograron operar nuevamente en mínimos desde el canje de deuda llevado a cabo por el Gobierno en septiembre de 2020, cuando se reestructuró u$s 65.000 millones con acreedores privados.

A la hora de explicar la baja del dólar, Polo señala que se dio un contexto global favorable para el peso, sumado a la noticia de acuerdo con el FMI y otras variables locales.

"En el último mes, el contexto de real brasileño apreciando y suba de materias primas mejoran la ecuación para las reservas al tiempo que en las últimas licitaciones el Tesoro salió bien parado. Sumado a esto, el acuerdo con el FMI le da aire y deja el escenario de un salto de tipo de cambio dado que el Gobierno logra un gran desembolso inicial", comentó.

Hacia adelante, Polo considera que lo más importante para la macroeconomía local es que el riesgo país y la inflación dejen de subir.

"De no ocurrir, tarde o temprano el resto de las variables se acomodarán a esta dinámica. Probablemente con el acuerdo y la temporada alta de divisas el contado con liquidación pueda lateralizar pero posteriormente debería comenzar a aumentar la presión", advirtió.

Nicolás Mihura, asesor Financiero de Grupo IEB explicó que la mejora en el tipo de cambio se debió a que se observaron subas impresionantes en el precio de los commodities, lo cual significa un mayor flujo de dólares a favor del BCRA y un progreso en la situación de reservas. 

Además, la mejora en el peso se debió también a que el acuerdo con el FMI reduce las tensiones e implica también que la Argentina recibiría fondos frescos.

"Un acuerdo con el FMI también supondría una menor emisión a futuro, por lo tanto juega un rol importante en el precio del dólar", comentó

Por otro lado, y en relación a los bonos Nicolás Mihura, entiende que en gran parte se genera por viento de frente a nivel global, y puntualmente en emergentes.

"Hay un viento de frente para la deuda.  Se visualiza una evidente tendencia al "fly to quality", dónde la posición técnica no ayuda, dado que hay fondos con posición en bonos argentinos, los cuales son rescatados por lo anteriormente mencionado y generan flujo de venta de estos activos", puntualizó.

¿A qué mercado creerle?

Si bien queda claro que no necesariamente ambas variables deberían ir de la mano, el hecho de que haya una disociación tan fuerte implica también que las expectativas son confusas. La realidad es una sola pero el mercado muestra una dinámica distinta en los activos financieros locales.

Maximiliano Donzelli, Jefe de Research de IOL invertironline, considera que actualmente luce más conveniente mirar al mercado cambiario en lo que respecta a explicar las expectativas del mercado. 

Es que según considera, el mercado de bonos está siendo afectado por el contexto global negativo del mercado de bonos emergentes donde habría una salida de fondos para posicionarse en bonos más seguro como los Treasury.

"El riesgo país de la mayoría de los países de Latinoamérica estuvo subiendo, mostrando que habría más de contexto global en este mercado que idiosincrasia de Argentina. Sin embargo, en la Argentina la suba es mayor por un efecto de nivel relativo, es decir, no es lo mismo una suba de 100 puntos básicos para el riesgo de Argentina que para el de un país que rinde 300 puntos básicos", remarcó Donzelli.

Por otro lado, Maximiliano Donzelli, Jefe de Research de IOL añade que se observa un sobrecastigo en la deuda.

"Hoy los bonos valen menos al momento de anunciar un entendimiento con el FMI el 28 de enero siendo que el mismo está avanzando y permitiría a la Argentina tener un cierto orden fiscal, diferir los pagos con el FMI e incluso reforzar las Reservas Internacionales. Por último, no debemos olvidar el excelente contexto de las materias primas que permitirían a la Argentina acumular más reservas internacionales (de sostenerse) de lo que se esperaba hace un mes", dijo.

En cambio, José Echague, jefe de estrategia de Consultatio, entiende que es al mercado de bonos al que hay que creerle ya que es el que sirve mejor de termómetro de mediano plazo.

"La situación para la Argentina no cambió para mejor sino que en el margen, cambió para peor. En el caso del dólar influyen aspectos más coyunturales y menos permanentes, que se manifiestan en el corto plazo pero que no se sostienen a largo plazo", señaló.

En ese sentido, el estratega de Consultatio afirma que el acuerdo con el FMI implica más reservas, sumado a que el trimestre que viene el país tendrá una cosecha de soja que es u$s 5000 millones más alta que la anterior, la cual ya había sido la más elevada en 10 años.

"La situación cambió muy rápido y de muy corto plazo. Habrá que discutir que pasa en el segundo semestre en donde habrá que importar combustible. Creo que en definitiva, se va a terminar esfumando el beneficio los precios excepcionales de la soja. Hoy el dólar muestra la dinámica de corto plazo, mientras que los bonos refleja la de largo plazo, soportada por el hecho de que el acuerdo con el FMI no muestra que se solucionen los problemas estructurales y se patea la pelota para adelante", alertó Echague. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios