FED

Economistas prevén al menos dos subas de la tasa de interés para fines de 2023

La encuesta inaugural de FT-IGM entre los académicos señala el desafío de comunicación para la Reserva Federal

La elevada inflación obligará a la Reserva Federal a subir las tasas de interés en Estados Unidos al menos dos veces hasta finales de 2023, según una nueva encuesta realizada por el Financial Times entre los principales economistas académicos.

La primera encuesta realizada por el FT y la Iniciativa sobre Mercados Globales (IGM) de la Escuela de Negocios Booth de la Universidad de Chicago apunta a una senda potencialmente más dura para la política monetaria que la indicada por el presidente de la Fed, Jay Powell.

Las opiniones de los economistas coinciden con las previsiones de los propios funcionarios de la Reserva Federal sobre cuándo y con qué rapidez tendrán que subir las tasas de interés desde su actual nivel cercano a cero, a medida que la economía estadounidense se recupere de la pandemia y la inflación se sitúe por encima de la media a largo plazo fijada por la Reserva Federal.

Por qué el petróleo no superará los u$s 100 dólares por barril

La publicación de las últimas proyecciones provocó una sacudida en los mercados a principios de este mes, ya que los responsables de la política monetaria adelantaron su calendario para el esperado despegue, pero Powell y otros miembros de la dirección de la Fed intervinieron posteriormente para insistir en que serían pacientes a la hora de mantener una política monetaria altamente flexible.

La Encuesta de Macroeconomistas de EE.UU. de FT-IGM encuestó a 52 economistas académicos sobre la probabilidad de que la principal política de tasas de la Fed sea efectivamente más alto en 0,50 puntos porcentuales a finales de 2023, como indica su gráfico de puntos. La mayoría dijo que la probabilidad de un movimiento de ese tamaño o mayor era superior al 75%, y una gran minoría la situó en el 90%.

La encuesta subraya el reto al que se enfrenta el banco central para transmitir un mensaje claro sobre la evolución de su política monetaria. Powell advirtió que las previsiones de las futuras subidas de tasas deben tomarse con "un grano de sal", pero otros funcionarios han empezado a adelantar los plazos de las primeras subas de tasas.

El regreso de Donald Trump a la política divide a los republicanos 

"A medida que la inflación suba y la economía mejore, las tradicionales diferencias entre los halcones y las palomas del Comité Federal de Mercado Abierto empezarán a reaparecer", dijo Alan Blinder, de la Universidad de Princeton, que fue vicepresidente de la Fed en los años 90 y participó en la encuesta. "Se está viendo ahora, y se va a ver más".

Los encuestados por el FT-IGM consideran que la inflación es el principal motor del cambio de opinión de los funcionarios de la Reserva Federal sobre el calendario de subas de tasas, y la citan como el principal factor con más frecuencia que la mejora de las perspectivas del mercado laboral estadounidense o el aumento de los precios de la vivienda.

Los precios al consumo se han disparado este año por encima incluso de algunas de las estimaciones más elevadas. El Índice de Precios del Gasto en Consumo Personal (PCE) subyacente, la medida de la inflación a la que aspira la Reserva Federal, se situó en una tasa anual del 3,4% en mayo, la más alta de los últimos 29 años, ya que la fuerte demanda de bienes y servicios en la mejora de la economía chocó con las limitaciones generalizadas de la cadena de suministro.

La encuesta FT-IGM muestra que los economistas están muy atentos al riesgo de una inflación elevada. La previsión mediana de los encuestados para el PCE básico a finales de este año fue del 3%, la misma predicción que la mediana de los funcionarios de la Reserva Federal.

Pero dos tercios de los encuestados afirmaron que era "algo" o "muy" probable que este indicador siguiera superando el 2% en términos interanuales a finales de 2022. La mediana de las previsiones de los funcionarios de la Fed es de un 2,1% a finales del próximo año.

"Es difícil pensar en un entorno más favorable a la inflación", dijo Nicholas Bloom, economista de la Universidad de Stanford, que participó en la encuesta. "La Fed ha sido todo lo agresiva que puede ser para promover el crecimiento, la política fiscal es increíblemente relajada y hay restricciones de oferta".

A pesar de la "tormenta perfecta" que, según Bloom, se ha formado para empujar los precios al consumo al alza, descartó la preocupación de que las presiones inflacionarias se desborden a largo plazo, entre otras cosas porque la Fed está dispuesta a actuar.

Cuál es la nueva burbuja del mercado que genera alarma en Wall Street

Tres cuartas partes de los encuestados por el FT-IGM afirmaron que era poco probable que las expectativas del mercado sobre la inflación a largo plazo aumentaran significativamente por encima del 3% a principios del próximo año. Actualmente, las expectativas de inflación a largo plazo son del 2,3%.

"Una parte esencial para que la Reserva Federal mantenga su credibilidad es que responda a los datos que llegan", dijo otra encuestada, Karen Dynan, de la Universidad de Harvard.

El banco central ya ha comenzado a debatir cuándo empezará a reducir su programa de compra de activos de u$s 120.000 millones mensuales, que los funcionarios se han comprometido a mantener hasta que logren "nuevos avances sustanciales" en sus objetivos de inflación media del 2% y pleno empleo.

La encuesta de FT-IGM mostró un desacuerdo sustancial sobre las perspectivas de crecimiento económico en 2021, incluso con casi la mitad del año en el espejo retrovisor.

La mediana de las previsiones era de un repunte del PBI del 6,5%, después de que la economía se contrajera un 3,5% el año pasado. Pero también se pidió a los economistas que establecieran una gama de resultados plausibles, y éstos se inclinaron más a menudo hacia la baja que hacia la alta.

El alto grado de variación sugiere que "existe una considerable incertidumbre sobre la rapidez con la que se recuperarán los sectores de servicios, si la escasez del mercado laboral obstaculizará el crecimiento y cómo responderán el ahorro [y] el consumo una vez que se reduzcan los estímulos fiscales", dijo Allan Timmermann, profesor de la Universidad de California en San Diego, que ayudó a diseñar la encuesta.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios