FT

Rally en las acciones: crecen las apuestas por los activos de riesgo y Wall Street se ilusiona con un recorte de tasas

El índice MSCI All-Country World subió un 9% en noviembre por la fiebre de los inversores por los activos de riesgo.

Las acciones mundiales cerraron en noviembre su mayor rally mensual en tres años, a medida que los inversores apuestan por los activos de riesgo en la creciente creencia de que la Reserva Federal y otros grandes bancos centrales están cerca de ganar su batalla contra la inflación.

El índice MSCI All-Country World subió un 9% en noviembre, lo que supone el mejor mes de la renta variable mundial desde noviembre de 2020, cuando la noticia del avance en la carrera por desarrollar una vacuna contra el Covid-19 disparó las acciones.

En Estados Unidos, el S&P 500 y el Nasdaq Composite registraron su mejor mes desde julio de 2022, con ganancias del 8,9% y el 10,7%, respectivamente.

La Fed no está lista para empezar a hablar de recortes de tasas

Las ganancias se produjeron junto con las crecientes apuestas de que las tasas de interés en EE.UU. y la eurozona han tocado techo y se reducirán en la primera mitad del próximo año.

Los alcistas [bulls] se vieron aún más alentados el jueves pasado, cuando la inflación de noviembre en la eurozona cayó al 2,4%.

"El mercado se aferró ahora a la idea de que la inflación ya no es un problema", dijo Torsten Slok, economista jefe de Apollo. "Si la inflación deja de ser un problema, la Fed deja de ser un problema. Si la Fed ya no es un problema... los activos de riesgo deberían hacerlo mejor".

"La cuestión clave", añadió, "es si esa cadena de pensamiento es correcta".

Desde principios del año pasado, la Fed lucha por acercar la inflación a su objetivo del 2%. Su campaña de subas de tasas más agresiva en décadas fue la causa de un doloroso mercado bajista de acciones el año pasado.

La suba de tasas había sido una "nube negra que se cernía sobre los activos de riesgo", afirmó Wylie Tollette, director de inversiones de Franklin Templeton Investment Solutions. Las tasas más altas ejercen presión sobre las acciones al reducir el atractivo relativo de los beneficios futuros de las empresas y aumentar el atractivo de activos seguros como los bonos del Estado. También aumentan los costos y los riesgos de default para las empresas más arriesgadas.

Ahora, sin embargo, "la mayoría de los participantes en el mercado -nosotros incluidos- creen que la Fed podría realmente haber terminado" y conseguirá controlar la inflación sin inducir una dolorosa recesión, añadió Tollette.

Nuevo rally: los bonos de EE.UU. están a punto de tener su mejor mes en casi 40 años

La semana pasada, Christopher Waller, uno de los responsables de la política monetaria de la Fed, se mostró "cada vez más confiado" en que la política monetaria se encuentra en el lugar adecuado y que, si la inflación sigue cayendo, "se podría empezar a bajar la tasa de interés sólo porque la inflación es más baja". Los mercados de futuros prevén un primer recorte de tasas de un cuarto de punto para mayo.

Esta confianza refleja los recientes datos que sugieren que la suba de precios se está ralentizando y el mercado laboral se está enfriando, aunque la actividad económica general sigue siendo sólida.

Según Tim Murray, estratega de multiactivos de T Rowe Price, esta combinación dibuja "un entorno similar al de Ricitos de Oro [Goldilocks: una economía no ideal que no es demasiado caliente ni demasiado fría]". "No estamos en recesión, pero tampoco la economía se recupera tan rápido que la Fed tenga que pisar el freno" para impedir que vuelva la inflación.

Pronóstico 2024 para el mercado: los inversores vuelven a apostar por el déjà vu

El renovado apetito por el riesgo en los mercados de renta variable ha tenido su reflejo en los mercados de deuda corporativa. Casi u$s 17.000 millones han inundado los fondos de bonos corporativos en noviembre, la mayor entrada mensual desde julio de 2020, según el grupo de datos EPFR.

Esta demanda ha reducido los costos de endeudamiento de las empresas más arriesgadas. El rendimiento promedio de la deuda con calificación basura, medido por el índice Ice BofA, ha caído del 9,5% a finales de octubre al 8,56% a fines del jueves, su mayor descenso mensual desde julio de 2022.

Mientras tanto, el índice de volatilidad Vix -el 'medidor del miedo de Wall Street'- ronda su nivel más bajo desde antes de la pandemia, en una señal más del optimismo de los inversores.

Los inversores se deshacen de los dólares, convencidos de que las tasas llegaron a un techo

En Europa, los inversores prevén que el Banco Central Europeo empiece a recortar las tasas a principios del año que viene. Pero los funcionarios se han mostrado prudentes a la hora de declarar la victoria, advirtiendo que la inflación podría aumentar ligeramente en los próximos meses.

El S&P 500 está ahora a sólo un 5% de su máximo histórico alcanzado en 2022, y muchos analistas e inversores predicen que superará ese nivel en 2024.

Sin embargo, algunos en el mercado temen que el rally haya ido demasiado lejos. Grandes gestores de activos como Vanguard y Robeco advirtieron recientemente que las valoraciones están al límite.

Los analistas prevén un crecimiento de los beneficios empresariales superior al 10% para el próximo año, pero un crecimiento económico menor de lo esperado podría afectar a los beneficios y reducir las valoraciones de las acciones. Al mismo tiempo, Slok advirtió que datos económicos más sólidos de lo previsto también podrían "echar por tierra el rally actual" al reavivar el temor de que la Fed tenga que mantener las tasas más altas por más tiempo.

"Es prematuro que el mercado haya subido tanto", afirmó. "No estamos en absoluto fuera de peligro".

Temas relacionados
Más noticias de acciones

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.