Larry Fink, de BlackRock, alerta sobre el peligro del aumento en los precios de los alimentos

Larry Fink afirma que la destrucción de tierras de cultivo durante la guerra de Ucrania tiene peligrosas consecuencias mundiales.

Las dramáticas subas de precio del petróleo y de los minerales tras la invasión rusa de Ucrania han distraído a los inversores del impacto duradero y más peligroso de la inflación alimentaria, advirtió el fundador de BlackRock, Larry Fink.

"Lo único que me preocupa y de lo que no se habla lo suficiente es de los alimentos", le dijo al Financial Times. "No es sólo una preocupación por la inflación. También hay preocupaciones geopolíticas que se derivan de esto".

Los precios de la energía, la nafta y los insumos agrícolas derivados del petróleo se dispararon a principios de año, cuando los países occidentales impusieron sanciones a Rusia tras la invasión. Los costos de los cereales y el aceite también se vieron afectados, ya que Ucrania es un gran exportador.

"Misión imposible": los problemas del doble plan de Biden para frenar los precios del petróleo 

El petróleo ha empezado a bajar esta semana hasta niveles anteriores a la invasión, ya que los comerciantes se preparan para un fuerte descenso del consumo. Pero la inflación de los precios de los alimentos sigue siendo obstinadamente alta. Las cifras del índice de precios al consumo de Estados Unidos correspondientes al mes de junio muestran que el precio del pollo y la harina han subido cada uno cerca de un 20% en términos interanuales, y la margarina se ha disparado un 34%.

"Hablamos mucho de los precios de la nafta porque es lo que afecta a los estadounidenses, pero el problema mayor es la comida", dijo Fink. "Se ha producido una tremenda destrucción de tierras de cultivo en Ucrania... A nivel mundial, el precio de los fertilizantes ha subido casi un 100% y ese costo adicional está reduciendo la cantidad de fertilizantes utilizados en la agricultura. Eso está perjudicando la calidad de la cosecha en todo el mundo".

Aunque la bajada de los precios del petróleo ha empezado a repercutir en el precio en las estaciones de servicio, las empresas de bienes de consumo siguen viendo los altos costos de los insumos. Es probable que cualquier descenso de los precios de los fertilizantes llegue demasiado tarde para impulsar las cosechas de alimentos de este año.

El Banco Mundial pronosticó, tras la invasión, que los precios mundiales de los alimentos aumentarían un 20% este año, muy por encima de las materias primas.

El impacto es especialmente grave en África, que suele importar grano de Ucrania, además de producir sus propios alimentos. Los precios de los fertilizantes han subido un 300%, y el continente se enfrenta a una escasez de 2 millones de toneladas métricas, según el Banco Africano de Desarrollo. Ha aprobado un programa de u$s 1500 millones para ayudar a los agricultores a subsanar la falta, pero advierte que la producción total podría caer un 20% este año.

FT: la disparada de la inflación en Estados Unidos indica que se acercan tiempos difíciles para los mercados emergentes

Janet Yellen, secretaria del Tesoro de los Estados Unidos, dijo que el mundo se enfrenta a "un momento extremadamente difícil para la seguridad alimentaria mundial" e instó al G20 a detener el almacenamiento y las restricciones a la exportación de alimentos y a proporcionar ayuda financiera adicional a los países y personas que luchan contra la inseguridad alimentaria.

Bill Gates, filántropo y cofundador de Microsoft, señaló una preocupación similar, afirmando que la reducción del suministro de trigo, aceites comestibles y otros alimentos causada por la guerra en Ucrania estaba "haciendo subir los precios de los alimentos, lo que aumentará la malnutrición y la inestabilidad en los países de bajos ingresos". Señaló en un blog que la mejora de la productividad agrícola en África requiere "mucha más inversión".

La inflación es un desafío político, además de económico

Mientras que algunos fabricantes de productos de consumo y minoristas de alimentos dicen tener la esperanza de que la inflación de los precios de los alimentos comience a disminuir, otros se preparan para lo peor.

El fabricante de aperitivos Mondelez está viendo tanta inflación y "problemas de disponibilidad" de aceites comestibles y granos que "estamos buscando una fórmula flexible para asegurarnos de que podemos sustituir algunos ingredientes y componentes que escasean por algo que esté más disponible", dijo el mes pasado Luca Zaramella, director financiero.

General Mills prevé un "aumento significativo de la inflación de los costos de los insumos" hasta el 14% para el año fiscal que comenzó en junio. El CEO, Jeff Harmening, afirmó el mes pasado que el fabricante de Cheerios, así como de los productos de repostería casera Pillsbury y Betty Crocker, espera ver "reducido el poder adquisitivo de los consumidores".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios