Documental

Fórmula 1: Drive to survive, la serie de Netflix que muestra el backstage de la rivalidad entre Hamilton y Verstappen

'Drive to Survive' atrajo a nuevos públicos a la Fórmula 1, ahora los dos mejores pilotos les dan verdadero dramatismo.

La apuesta de la Fórmula 1 por Netflix está dando sus frutos. Drive to Survive, el documental entre bastidores de la plataforma de streaming, atrajo a nuevos aficionados al deporte del motor. Ahora, Max Verstappen, de Red Bull, y Lewis Hamilton, de Mercedes, están devolviendo el favor, produciendo la carrera por el título de F1 más apasionante en años.

En Abu Dhabi, el domingo, el piloto británico Hamilton, de 36 años, competirá por su octavo título de pilotos, un récord histórico, mientras que el holandés Verstappen, de 24 años, está a la caza de su primer campeonato.

Cuando Liberty Media, con sede en Colorado, se hizo cargo de la F1 en un acuerdo de u$s 8000 millones en 2017, la empresa de inversión estadounidense apostó por la creación de una operación de medios digitales que marcaría la diferencia en los mercados en expansión como el estadounidense. A pesar del escepticismo inicial dentro del deporte, las figuras principales dicen que la estrategia está empezando a dar resultados en Estados Unidos.

La batalla del Real Madrid y Barcelona para bloquear un acuerdo de La Liga por u$s 2,2 mil millones

Las tres primeras temporadas de Drive to Survive distrajeron la atención de la falta de acción en la grilla, mientras Mercedes y Hamilton rompían récord tras récord. Pero la carrera por el título de esta temporada y las múltiples colisiones entre los dos pilotos, la última en Arabia Saudita, han dado a Netflix una nueva narrativa para la próxima entrega que se estrenará el año que viene.

"Las cosas ya son bastante locas en la vida real y seguro que lo serán aún más cuando veas Drive to Survive el año que viene", dijo Toto Wolff, director del equipo y copropietario de Mercedes. "Están añadiendo el drama de Hollywood a lo que ya es bastante drama esta temporada".

Christian Horner, su homólogo en Red Bull, comparó la lucha por el título con otro éxito de Netflix: "Llevar a Mercedes a la carrera final, se siente un poco como El Juego del Calamar. No podrías guionar tener a los dos pilotos empatados en puntos al llegar a la última carrera....Podrían hacer una temporada completa sobre la rivalidad entre Red Bull y Mercedes".

Sin embargo, el éxito de Drive to Survive, que se proyectó por primera vez en 2019, da pistas sobre cómo los deportes pueden utilizar los medios digitales para atraer a nuevas audiencias, ya que una reciente encuesta de Nielsen encontró que la edad promedio de un fan de la F1 ha caído a 32 años desde los 36 de 2017, al tiempo que proporciona a Netflix contenido exclusivo para competir con sus rivales de streaming.

La alianza con Netflix fue recibida inicialmente con desconfianza, con los equipos protegiendo los secretos comerciales que les ayudan a ganar en la pista y Mercedes y Ferrari se quedaron fuera de la primera temporada antes de cambiar rápidamente de rumbo.

Pero la plataforma convirtió a los pilotos en héroes y presentó a los espectadores grandes personalidades que antes estaban ocultas tras los cascos. La tercera temporada, que se estrenó en marzo, alcanzó el primer puesto de Netflix en 27 países.

Mercedes Benz vuelve a ser simplemente Mercedes Benz

Stefano Domenicali, director ejecutivo de la F1, dijo que Netflix y las redes sociales habían ayudado a la F1 a dar un "gran paso" para atraer a un público más joven, y les atribuyó el mérito de permitir a los pilotos, "las joyas de nuestro deporte", conectar con los fanáticos de nuevas maneras.

"Estoy seguro de que habrá mucha gente que tendrá curiosidad por ver cómo se traduce la acción en la pista en la narración [de Drive to Survive]", dijo. "Seguro que el contenido no será un problema para esa serie".

Lando Norris, a sus 22 años uno de los pilotos más jóvenes en la pista, dijo: "La cantidad de gente que veo ahora que dice: 'Me metí en la Fórmula 1 gracias a Netflix' es enorme".

El piloto de McLaren también atribuye al programa el aumento de su número de seguidores, aunque reconoce que es difícil "dar siempre la mejor imagen" ante la cámara.

Drive to Survive forma parte de una estrategia digital más amplia adoptada por Liberty Media, el vehículo de inversión controlado por el multimillonario estadounidense John Malone, para expandir el deporte, sobre todo en Estados Unidos, donde la F1 tuvo dificultades para ganar terreno.

Zak Brown, el estadounidense a cargo de McLaren Racing, la escudería británica que ocupa el cuarto lugar, señaló que "no hace tanto tiempo" que la F1 estaba "muy atrasada en el mundo digital". En los años anteriores a la adquisición de la F1 por parte de Liberty a la empresa de capital privado CVC Capital Partners, el antiguo jefe de la F1, Bernie Ecclestone, evitó los medios digitales después de años de convertir el deporte en un fenómeno mundial gracias a los grandes contratos de televisión y a los acuerdos con los promotores de carreras.

¿Crear fans ávidos a partir de espectadores ocasionales? "Normalmente, eso lleva años", dice Brown. "Netflix ha ayudado a hacerlo en 10 episodios".

Los ingresos del grupo de la F1 ascendieron a u$s 1300 millones en los primeros nueve meses de 2021, a pesar de tener que celebrar varias carreras sin llenar el aforo. En el mismo periodo del año pasado cayeron a u$s 660 millones, por debajo de los casi u$s 1500 millones de la temporada anterior al virus.

Cómo la guerra entre Taylor Swift y un fondo privado terminó en uno de los experimentos más interesantes de la historia de la música

Aunque está satisfecho de haber supervisado una recuperación de los ingresos de la F1, Greg Maffei, director ejecutivo de Liberty Media, advirtió que la aparición de la variante Ómicron podría ser un revés para la temporada 2022 en medio de los planes de un calendario récord de 23 carreras.

Aun así, este año fue un punto de inflexión para las ambiciones de la F1 en Estados Unidos. Alrededor de 400.000 espectadores, entre ellos la leyenda del basketball Shaquille O'Neal, asistieron al fin de semana de la carrera de Austin (Texas), un aumento de más de la mitad con respecto a 2018, y aproximadamente dos tercios de ellos vieron su primer Gran Premio de F1.

Mattia Binotto, director del equipo de la Scuderia Ferrari, que se mantiene firme en el tercer puesto del campeonato de constructores, atribuye a Netflix la atracción de nuevos aficionados. "Fuimos realmente estrellas de rock [en Austin esta temporada]", dijo. "Nunca había sido así".

Un promedio de 1,2 millones de personas vieron Austin en directo a través de ABC, según ESPN, que tiene los derechos de emisión en Estados Unidos hasta fines del próximo año. El promedio de espectadores por carrera esta temporada se sitúa en 933.000, un aumento de más de la mitad respecto a 2020 y de casi el 40% respecto a 2019.

Y la F1 logró un gran avance para añadir Miami, Florida, a su calendario a partir del próximo mayo, asegurando otro evento crucial en el horario que cuenta para las emisoras acostumbradas a mostrar las carreras europeas a los aficionados estadounidenses por la mañana. Alrededor de 275.000 personas se han inscrito para comprar entradas para Miami, con depósitos de u$s 9 millones pagados por 1800 personas para la hospitalidad de lujo y las suites.

"Podemos aumentar nuestro precio promedio de venta para muchos de los eventos, sobre todo cuando vamos a nuevas sedes como Miami, donde el potencial de mayores ingresos en el Paddock Club, [y] así la hospitalidad, puede subir", dijo Maffei. "Nuestro potencial para renovar la emisión con cifras más altas... parece cada vez más bueno. La cifra de Estados Unidos es anémica y se va a convertir en una cifra real. . . y el sponsoreo subirá".

Horner estuvo de acuerdo, diciendo que las asociaciones de Red Bull esta temporada con empresas como el grupo tecnológico Oracle en marzo y la empresa blockchain Tezos fueron "a raíz del éxito de Netflix", que "de repente abrió la F1 a los Estados Unidos".

Sin embargo, desde el inicio de la pandemia, la F1 ha estrechado sus lazos con estados autocráticos, como Arabia Saudita y Qatar, que se han unido al circuito por primera vez esta temporada. Saudi Aramco, la compañía petrolera del reino, llegó a un acuerdo de auspicio global con la F1 en marzo de 2020, lo que provocó las críticas de los defensores de los derechos humanos que acusan a los estados del Golfo, ricos en combustibles fósiles, de "lavar su imagen deportivamente". La postura de la F1 es que el deporte puede ser una fuerza impulsora del bien en esos países.

Los ejecutivos de la F1 sugieren que hay mucho más que hacer para capitalizar el éxito de Drive to Survive y los primeros signos de crecimiento en los Estados Unidos, antes de las negociaciones para el próximo acuerdo de transmisión allí.

"Tal vez lo correcto sea celebrar una tercera carrera en Estados Unidos", dijo Otmar Szafnauer, director del equipo Aston Martin F1. "El país es lo suficientemente grande como para hacerlo".

Pero se avecinan cambios mayores en la F1. En 2022, los equipos dispondrán de autos renovados diseñados para fomentar una competencia aún mayor al permitir que los pilotos corran más juntos y se adelanten con más frecuencia. En 2026 se espera un nuevo motor alimentado por combustibles sostenibles.

Mucho depende de estas innovaciones, que darán forma al futuro de las carreras y a las historias que se dramatizan en Netflix.

Incluso Wolff, que lucha por preservar el dominio de Mercedes, está de acuerdo con los aficionados: "Un deporte en el que equipos y pilotos compiten hasta el final es lo que lo hace tan emocionante".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios