Europa: el precio de la electricidad se dispara a nuevos récords por los cortes de suministro de gas de Rusia

Los precios se cuadruplican en un año agravados por los problemas de mantenimiento de las centrales nucleares francesas

Los precios de la electricidad en Europa han alcanzado el nivel más alto jamás registrado, ya que los cortes de Rusia en el suministro de gas al continente se extienden por las redes energéticas y amenazan con causar un dolor duradero para industrias y hogares.

El precio de la energía eléctrica alemana para el año que viene, el precio europeo de referencia, alcanzó el lunes el nivel más alto de su historia y superó el récord anterior, establecido en diciembre, tras incrementar un 13% y cotizar a 325 euros (u$s 334) por megavatio hora. El contrato equivalente en Francia se ha duplicado hasta los 366 euros (u$s 376) por MWh desde principios de año.

Los precios de la energía están muy influidos por el costo del gas, que se utiliza para generar electricidad. En Europa, los precios del gas han subido a su nivel más alto en cuatro meses y se han cuadruplicado desde hace un año, después de que Moscú profundizara los cortes de suministro de gas a Europa.

La AIE advierte a Europa que se prepare para el cierre total de las exportaciones de gas ruso

Pero la situación también se ve agravada por los problemas de mantenimiento de un gran número de centrales nucleares francesas. Los países vecinos están quemando gas adicional para generar electricidad para Francia en un momento en que el continente está tratando de conservar los suministros para el invierno, por temor a nuevos recortes de las exportaciones rusas.

"No es una situación que nadie en Alemania tuviera en sus gráficos ni siquiera hace un año", dijo Hanns Koenig, jefe de proyectos encargados en Aurora Energy, una firma de investigación.

Alemania exportó en junio unos 600.000 MWh de electricidad en términos netos a Francia, frente a los 300.000 MWh de importaciones de su vecino un año antes, según datos de la Agencia Federal de Redes alemana. El Reino Unido también exporta a Francia el equivalente de hasta el 10% de su propia demanda de electricidad doméstica cada día.

William Peck, analista del mercado de la energía en ICIS, una empresa de análisis de materias primas, dijo que el aumento de los precios de la electricidad reflejaba que los comerciantes preveían cada vez más que los suministros de gas seguirán siendo extremadamente ajustados durante al menos otro año.

"El [sector del] gas no invirtió lo suficiente en nuevas infraestructuras de producción durante el Covid y la demanda volvió más rápido de lo que se esperaba. Los precios empezaron a subir hace un año", dijo. "La guerra entre Rusia y Ucrania lo aceleró todo".

Los temores sobre el suministro de gas se ven avivados por el cierre del gasoducto Nord Stream 1 entre Rusia y Alemania a partir del 11 de julio para su mantenimiento programado. Moscú alega que las sanciones han provocado un descenso de los flujos, ya que las piezas clave de los compresores están atascadas en Canadá, pero los políticos europeos lo ven como un pretexto para cortar los suministros y les preocupa que los flujos no vuelvan a la capacidad actual del 40% una vez que se reanude el gasoducto.

Alemania tiene planes para volver a generar hasta 10GW de electricidad con carbón, pero los analistas dicen que los precios récord del carbón limitarán el alivio del mercado eléctrico.

Europa: la inflación de la eurozona alcanza un récord del 8,6% en junio

"Por si estas dos cosas no fueran suficientes, también está el problema de la disponibilidad de la energía nuclear francesa, que es históricamente baja", dijo Koenig.

Como consecuencia del elevado costo de las importaciones energéticas y del debilitamiento del sector manufacturero, la balanza comercial alemana fue negativa en mayo, con un déficit de 1000 millones de euros (u$s 1029 millones), por primera vez desde 1991.

El mes pasado, Berlín puso en marcha la segunda fase de su plan de emergencia de tres partes. La tercera etapa exigiría el racionamiento del gas a los usuarios industriales y a los hogares. Un funcionario del gobierno local de Hamburgo advirtió el pasado fin de semana que podría ser necesario un racionamiento de agua caliente durante el invierno si la escasez de gas se agudiza.

Los elevados precios de la electricidad ya están dando muestras de reducir la demanda. Peck dijo que la demanda de electricidad alemana se redujo un 5% en los últimos cuatro meses en comparación con el año anterior debido a los mayores costos de la energía, lo que reflejaría principalmente la reducción de las operaciones de los usuarios industriales.

Las fundiciones europeas de zinc y aluminio están sometidas a una importante presión por el aumento de los costos energéticos y la caída de los precios. Chris Heron, director de asuntos públicos de Eurometaux, la asociación europea de metales, afirmó que el sector "está de rodillas" desde el pasado mes de septiembre y que "el cierre de más plantas es una preocupación real si los precios de la energía se mantienen tan altos".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios