FT

Duro golpe al petróleo: el conflicto Israel- Hamás podría disparar el precio a u$s 150, advierte el Banco Mundial

El prestamista multilateral advierte que los mercados de materias primas aún se están recuperando de la guerra de Rusia en Ucrania.

Los precios del crudo podrían subir a más de u$s 150 por barril si se intensifica el conflicto en el Medio Oriente, advirtió el Banco Mundial, corriendo el riesgo de que se repita la crisis de los precios del petróleo de la década de 1970 si los productores clave cortan los suministros.

En su informe trimestral Perspectivas de los Mercados de Materias Primas, el prestamista multilateral dijo que un conflicto prolongado entre Israel y Hamás podría generar grandes aumentos en los precios de la energía y los alimentos en un "doble golpe" para los mercados de materias primas que aún se están tambaleando debido a la invasión a Ucrania por parte de Rusia.

"El último conflicto en el Medio Oriente surgió inmediatamente después del mayor golpe sufrido por los mercados de productos básicos desde la década de 1970: la guerra de Rusia con Ucrania", dijo Indermit Gill, economista jefe del Banco Mundial.

Israel amplía su operación terrestre sobre Gaza y libera a una rehén secuestrada por Hamas

Según las proyecciones básicas del Banco, se prevé que los precios generales de las materias primas caigan un 4,1% durante el próximo año, y que los precios del petróleo disminuyan a un promedio de u$s 81 por barril, frente a los u$s 90 por barril proyectados en el trimestre actual, a medida que el crecimiento económico se ralentiza.

Sin embargo, el informe dice que esta perspectiva podría revertirse rápidamente si el conflicto en el Medio Oriente se intensifica. En el peor de los casos, el suministro mundial de petróleo podría reducirse entre 6 y 8 millones de barriles por día (b/d), elevando los precios a entre u$s 140 y u$s 157 por barril, si los principales productores árabes, como Arabia Saudita, toman medidas para recortar las exportaciones.

En los escenarios de perturbaciones pequeñas y medianas, los precios podrían alcanzar entre u$s 102 y u$s 121 por barril, añade el informe. La demanda mundial actual de petróleo es de unos 102 millones de b/d.

La guerra comenzó cuando Hamás lanzó ataques transfronterizos desde Gaza el 7 de octubre, matando a más de 1400 personas en Israel y tomando más de 230 rehenes, según funcionarios israelíes. El bombardeo israelí ha matado a más de 8000 personas en Gaza y ha herido a más de 20.000, según funcionarios palestinos.

El conflicto amenaza con extenderse más allá de Israel y los territorios palestinos ocupados, y los analistas energéticos advierten que las exportaciones mundiales podrían verse afectadas si los principales productores de crudo, como Irán, se involucraran activamente.

Los precios de referencia del Brent cayeron más de un 3% a alrededor de u$s 87 por barril el lunes, tras haber superado u$s 89 tras el estallido del último conflicto. Los precios del crudo alcanzaron un récord de u$s 147 por barril en 2008, en vísperas de la crisis financiera mundial.

Las tácticas detrás de la ofensiva terrestre de Israel

El Banco Mundial dijo que la economía global estaba en mejor posición para resistir un shock de oferta que en octubre de 1973, cuando los miembros árabes de la OPEP recortaron las exportaciones a Estados Unidos y otros países que apoyaron a Israel en la guerra de Yom Kippur, cuadriplicando los precios del crudo.

Medio Oriente es menos importante para las exportaciones mundiales de petróleo que hace 50 años; representa alrededor del 30% del suministro, frente al 37 % en la década de 1970.

Pero el 30 % sigue siendo una proporción grande, advirtió Ayhan Kose, economista jefe adjunto del Banco Mundial. "Cuando piensas en los precios del petróleo, lo que sucede en el Medio Oriente no se queda en el Medio Oriente. Tiene enormes repercusiones globales".

Rusia prohíbe las exportaciones de gasoil y nafta

Pero el informe advertía que aún no se había producido una recuperación total de la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022, que Kose describió como "un evento traumático para los mercados de materias primas".

Le dijo al Financial Times que se produciría un "resultado realmente negativo" si una escalada del conflicto genera un aumento persistente de los precios de las materias primas, lo que desencadenaría "otra ola de inflación" lo cual obligaría a los banqueros centrales a actuar.

Según el Banco, esto tendría graves consecuencias para la seguridad alimentaria en los países más pobres que ya enfrentan niveles crecientes de hambre. Los aumentos en los precios del petróleo y el gas también aumentarían los costos de envío y de fertilizantes, encareciendo los productos agrícolas.

"El aumento de los precios del petróleo, si se mantiene, inevitablemente significará un aumento de los precios de los alimentos", afirmó Kose, añadiendo que a finales de 2022 casi una décima parte de la población mundial estaba desnutrida. "Una escalada de este último conflicto intensificaría la inseguridad alimentaria, no sólo dentro de la región sino también en todo el mundo".

Temas relacionados
Más noticias de Banco Mundial

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.